aseguraron desde el sindicato de Empleados de Comercio que fue el acatamiento a la medida de fuerza lanzada por la CGT en todo el país.

Las calles de Neuquén quedaron inmóviles por el paro general

El paro general obligó a los que trabajaron a usar estrategias para llegar a destino. Los piquetes y las marchas agregaron complicaciones. En escuelas y bancos la medida fue casi total.

26 jun 2018 - 00:00

La ausencia de colectivos en la calle, las aulas vacías y los bancos cerrados marcaron ayer el ritmo del paro general en Neuquén. La adhesión a la medida de fuerza nacional reunió a sectores del arco público y privado de la provincia y se manifestó, además, con piquetes en las rutas y marchas en el centro de la capital.

Los reclamos fueron direccionados al gobierno nacional, en rechazo al ajuste y al acuerdo con el FMI, pero sumaron condimentos locales. “La contundencia del paro marca el descontento que hay y la necesidad de que se cambie el rumbo económico”, afirmó ayer el titular de la CTA, Carlos Quintriqueo, antes de subirse al palco desde donde hablaron referentes de varios sindicatos y organizaciones sociales, frente a la Casa de Gobierno.

La medida de fuerza convocada por las centrales obreras del país se notó desde bien temprano por el acatamiento total del transporte público. Los colectivos de Autobuses Santa Fe directamente no funcionaron aunque sí hubo taxis y remises circulando. El titular del Sindicato de Peones, Eduardo Lira, estimó que se trató de alrededor de un 15% de la flota, estimada en 1200 unidades. “Venimos como todos. La canasta familiar es un gran problema y los aumentos de luz y gas no fueron acorde a los aumentos salariales”, planteó. Evaluó que una medida de fuerza como la de ayer “hacía rato no pasaba” y la comparó con los niveles de 2002.

Te puede interesar Los neuquinos que caminaron largas cuadras por el paro nacional

Para las 8, el paro empezó a notarse en las escuelas, en las oficinas públicas y en los bancos, cuyas principales sucursales no abrieron. Desde ATEN aseguraron que el acatamiento docente fue del 90% en ambos turnos y lo mismo ocurrió con los auxiliares de servicio. El relevamiento de ATE indicó que en hospitales y empresas del Estado se mantuvieron guardias como en día domingo, pero que en otras dependencias como Registro Civil y Rentas la adhesión fue del 100%.

Te puede interesar El paro dejó pasajeros varados en la terminal de Neuquén

En los bancos, el acatamiento fue “total en el centro”, aseguró el secretario general de La Bancaria, Francisco Melo. Los principales bancos no abrieron sus puertas durante la jornada y tampoco hubo reposición de dinero en los cajeros.

En la aduana de Neuquén, el acatamiento promedió el 70% del personal agremiado en Supara. Tampoco hubo actividad en el aeropuerto Presidente Perón porque los trabajadores aeronáuticos acataron la medida de fuerza. Al cese de estos servicios se sumó la recolección de residuos y el cobro de estacionamiento medido.

El comercio registró adhesión dispar. Según el secretario gremial del Centro de Empleados de Comercio (CEC), Ramón Fernández, promedió el 80% e incluso fue más elevado en las grandes superficies. El dirigente indicó que hubo negocios cerraron y otros que abrieron con personal reducido o atendidos por sus empleadores. Los locales gastronómicos también funcionaron.

El único piquete de la jornada lo protagonizaron los trabajadores madereros, ceramistas y obreros de la Uocra junto a militantes de izquierda. El bloqueo se montó alrededor de las 6 y se levantó cerca de las 11 para que los manifestantes participaran de la marcha convocada por la CTA.

Alan En Barrio Hipódromo
En la capital neuquina, donde unas 80.000 personas usan el colectivo diariamente, el paro se sitió con la falta de transporte urbano. Desde la zona oeste, donde se concentra la mayor cantidad de líneas, los usuarios tuvieron que recurrir a distintas estrategias para evitar los “caros” taxis.
Alan, un joven de 18 años, le contó a “Río Negro” que salió a las 7 de la mañana desde el barrio Hipódromo para llegar cerca de las 8:30 a la zona céntrica para trabajar. “Ya lo sabía, me habían dicho que había paro supuestamente el lunes, así que decidí venir, corriendo y caminando como me gusta hacer deporte, preferí salir temprano”, contó.
Acompañado por su perra casi no se detuvo para charlar con este medio: “Es re acompañadora, me sigue constantemente”. Aseguró que cualquier opción es buena antes que pagar un viaje en taxi porque “sale una fortuna”.
Daniela, una joven de 36 años y cursa el último año en el IFD 4 de la capital, también sabía del paro y se las arregló para suplir la falta de colectivo. “Con la docente hemos decidido tener la clase porque si no nos atrasábamos mucho, más de lo que ya veníamos, no nos daban las cuentas para poder llegar con todos los contenidos”, explica sobre la cursada.
Lautaro En la terminal
La Estación Terminal de Ómnibus de Neuquén (ETON), fue una de las postales del paro general que impulsó la CGT y al que se sumaron otras organizaciones gremiales. Ayer temprano se pudo ver mucha gente caminando y esperando a través de la extensa galería, es que varios debieron pasar todo el día para esperar que se retomen los servicios.
Lautaro Nehuen es un baqueano que llegó el domingo a las 17 desde 25 de Mayo, provincia de La Pampa. Explicó que el último colectivo que salió hasta Barrancas, su destino, fue a las 14 y que por eso pasará más de 24 horas en la terminal neuquina.
En diálogo con “Río Negro” contó que pasó la noche dentro de la ETON “para zafar del frío y tomando mates”. Dijo que salió “a probar suerte a otros lugares” pero que no le fue bien y que tuvo que gastar unos pesos extras. Finalmente explicó que como tenía poco dinero quizá tenga que “hacer dedo porque no me alcanza para el pasaje”.
Otros de los que tuvo que usar la terminal con parada obligada fue Pedro Lacier que arribó desde Buenos Aires y hasta hoy no tendrá opciones para viajar en colectivo hasta Añelo. En su caso aseguró que analizaba buscar un alojamiento barato para pasar la noche.
Rolly En bicicleta
Los comercios del bajo abrieron pero fue poca la concurrencia que vieron pasar por sus puertas, Los trabajadores, alertados de la medida, utilizaron distintas estrategias para llegar a tiempo a sus puestos.
“Me vine en bicicleta desde Cipolletti, mi compañera de trabajo no pudo venir porque no tuvo cómo”, explicó Rolly, un empleado de una tienda de ropa, a “Río Negro”.
El paisaje en la zona del Parque Central, donde llegan la mayoría de las líneas del transporte urbano, fue atípico porque no hubo pasajeros esperando en los andenes y tampoco en la estación del tren.
“La gente ya estaba organizada y buscó cómo venir al centro, cada uno buscó cómo llegar”, agregó un taxista de la parada de San Martín y avenida Argentina, notablemente despoblada.
Rolly se mostró conforme con la medida y consideró que “la gente está cansada, tiene que pagar mucho de impuestos y lo que cobra no le alcanza”.
Zapala: Una ciudad paralizada

La cabecera del centro neuquino quedó paralizada como consecuencia del paro nacional. En las escuelas, el municipio y los tribunales no hubo actividades. Lo mismo sucedió en la banca privada que no abrió sus puertas al público mientras en los cajeros se registró un faltante de dinero, que ya comenzó evidenciarse desde el domingo a la noche.

En la terminal de ómnibus no hubo movimiento y quedaron cancelados todos los servicios de media y larga distancia.

En tanto el gremio de los empleados de comercio también adhirió al paro.

Cutral Co: Bloqueo en la refinería

Los gremios estatales CTA y ATE protestaron en las puertas de la refinería de Huincul. Los manifestantes se acercaron y colocaron la cubiertas encendidas sobre la calle Mario Zambrano e impiden el paso de camiones o transportes de personal. Solo pudieron pasar los vehículos particulares.

El dirigente Carlos Muñoz, explicó que “es ante el rechazo de las políticas de ajuste del gobierno nacional y provincial”. Señaló que los trabajadores son los que pagan “el ajuste que están haciendo los gobiernos de (Mauricio) Macri en el país y de (Omar) Gutiérrez en la provincia”.

Chos Malal: Sin atención al público

En Chos Malal la medida de fuerza nacional se sintió con fuerza ya que se sumaron los trabajadores de las entidades bancarias, en las escuelas no hubo clases, tampoco transporte urbano, de media y larga distancia y el Instituto de Seguridad Social del Neuquén (ISSN) sólo atendió urgencias.

En el área de Salud, el hospital Gregorio Alvarez trabajó solo garantizando servicios mínimos esenciales. En las escuelas fue clave la adhesión los auxiliares de servicio, pese a que entre los docentes también fue alto el actamiento. Los municipales también se plegaron.

Seguí informado, suscribite GRATIS a nuestro newsletter

NEWSLETTER

Suscribite a “Noticias del día”Recibí todas las mañanas un correo con toda la información.