No baja el precio de las casas en Bariloche

La crisis provocada por la erupción del volcán Puyehue hizo caer el ritmo de las operaciones pero no el valor del mercado inmobiliario. Lo que se notó es un bajón en los alquileres.



#

Otro dato interesante es que desde junio, cuando comenzó la crisis de la ceniza, no hubo cierre de inmobiliarias en la ciudad.

Archivo

SAN CARLOS DE BARILOCHE (AB).- Si bien el desempeño del mercado inmobiliario fue “pobre” en los últimos meses, la crisis provocada por la erupción volcánica no produjo mayores alteraciones en los precios de las propiedades. Así lo aseguraron varios agentes del sector consultados sobre el tema, quienes dijeron que “la oferta se retrajo un poco, sin bajar los valores”, a la expectativa de lo que ocurra también con la crisis económica mundial y con las elecciones nacionales del próximo domingo. El presidente del Colegio de Martilleros de Bariloche, Julio Fernández, señaló que el mayor impacto en el último invierno se produjo sobre los alquileres temporarios y los locales comerciales. Explicó que “hay mucha disponibilidad, como hacía tiempo no se veía, y los precios bajaron un poco, tanto en la oferta de locales como en el alquiler de viviendas por 3 ó 4 meses”, cuyo público habitual es la gente que llega a la ciudad para trabajar en el invierno. En cuanto a las ventas, Fernández dijo que “los valores se han mantenido”, de modo que Bariloche continúa ubicada como una de las ciudades más caras del país en ese rubro. Un departamento usado (con antigüedad promedio de 20 años) cuesta por metro cuadrado “desde los 1.400 ó 1.500 dólares para arriba”. Mientras que los departamentos a estrenar no se consiguen por menos de 2.000 dólares el metro cuadrado. Horacio Vázquez, de la inmobiliaria homónima, indicó que “la plaza está dura y se vende poco”, pero en general hay inflexibilidad en los precios. “Sólo baja aquel que necesita vender o se tiene que ir, pero son muy pocos casos”, especificó. Aclaró que la actividad en la compraventa de inmuebles “ya venía bajando antes del volcán” y que en materia de alquileres “no hubo reducción de precios pero tampoco aumentos”, como hubiera ocurrido en un año normal. Según indicó Fernández, desde comienzos de año y hasta el 4 de junio (cuando se produjo la erupción del Puyehue-Cordón Caulle), los precios para la locación de propiedades había subido en promedio un 18%. Desde entonces se mantuvieron estables. El dirigente empresario explicó que para las casas de alquiler permanente la demanda mantuvo sus niveles habituales, sin registrar grandes cambios. Por una vivienda “tipo” de tres dormitorios en el área céntrica hay que desembolsar entre 2.800 y 3.800 pesos mensuales. Los precios se reducen un poco en los barrios periféricos o al alejarse hacia “los kilómetros”. Fernández insistió en que el impacto más visible se notó en el alquiler turístico y temporario, por la menor demanda de personal. “Hay gente que tiene varios bungalows para trabajar con turismo y ha pasado una parte para alquiler permanente”, explicó. Al profundizar en el análisis del mercado, dijo que “cuando hay dudas sobre el comportamiento del dólar y las variables económicas, lo habitual es que el inversor se vuelque sobre las propiedades inmobiliarias. Por eso los precios no han bajado”. En cuanto a los alquileres, la responsable de otra inmobiliaria dijo que los precios “tendían a subir” pero quedaron paralizados, lo cual demuestra que la crisis del volcán también llegó a este sector. Aclaró sin embargo que, de acuerdo con su percepción, “lo peor ya pasó”. Una evidencia es que comenzó a moverse el segmento de alquileres comerciales, de cara al próximo verano. Fernández evaluó que “aunque siga la ceniza el verano no va a ser tan malo para Bariloche, porque tradicionalmente hay menos dependencia del avión” que en los meses de nieve y esquí. Indicó también que en esta ciudad hay unas 70 inmobiliarias y que en general no hubo quebrantos ni bajas en los últimos meses.


Comentarios


No baja el precio de las casas en Bariloche