No los mandan a la escuela porque en el camino les pegan y cobran peaje



ROCA (AR).- La violencia en las aulas no es nueva pero llegó al límite. Los padres de la escuela 56 del barrio Campamento decidieron dejar de enviar a sus hijos al colegio hasta que no se implementen medidas para proteger a los chicos de una banda que los agrede y cobra “peaje” para no golpearlos.

La situación pasó a ser casi cotidiana. Hace aproximadamente un año, un grupo de jóvenes de entre 14 y 18 años agrede y extorsiona a los alumnos más pequeños del establecimiento ubicado en el extremo noreste de Roca. Si no les hacen los deberes, les pegan y, en otros casos, para no sufrir la violencia los estudiantes deben pagar un “peaje”. Esto lo relató Elsa Carrera, mamá de tres chicos que concurren al colegio.

La mujer, y varios padres más, se sienten indignados por los recurrentes actos de violencia que sufren sus hijos. Por ello, decidieron convocar a toda la comunidad educativa para que, juntos, reclamen por una solución. Mientras tanto, los alumnos no concurrirían a la escuela hasta que no se termine con estos hechos.

Al mismo tiempo que se exigen respuestas, algunos padres ya utilizaron la vía legal para defender a sus hijos. Hasta el momento se presentaron dos denuncias penales contra esta banda que opera, según comentó Carrera, “dentro y afuera del colegio”. Esta mamá fue una de las denunciantes, ya que su hija debía abonar una suma de cuatro pesos para que no la agredan. La otra acusación remite a que uno de los alumnos se lesionó cuando fue arrojado sobre el techo del jardín de infantes que funciona en el predio.

“No son travesuras de niños”, afirmó Carrera e hizo referencia a la renuncia del sereno quien estaba “amenazado de muerte”. Además manifestó que hasta ahora nadie quería dar a conocer la situación “por miedo” y que, cuando se denunció a los jóvenes, la policía los detuvo pero, como son menores, a las dos horas los dejó en libertad. A la violencia se le suma que las autoridades del colegio no hacen eco de los reclamos de los padres. Al respecto, la directora del establecimiento dijo que están teniendo clases normalmente. Por su parte, Carrera comentó que la actitud que tomaron desde la escuela fue “una burla total” ya que, cuando ella planteó la situación, la directora la mandó a leer una nota periodística donde se explicaban las conductas agresivas de los adolescentes. Carrera contó que ayer iban a entregar una nota, planteando el conflicto, a la delegada del Consejo Provincial de Educación y a las autoridades de Supervisión de nivel primario.


Comentarios


No los mandan a la escuela porque en el camino les pegan y cobran peaje