"No va a ser lo mismo, pero hay que retomar la vida de nuevo", dice la mamá de Luciano

Tras el veredicto de culpabilidad que emitió el jurado popular contra Diego "Neneo" San Martín, la mamá sostiene que está un poco más tranquila.

Yereni Fuente, es la mamá de Luciano Fuente y después del veredicto de "culpabilidad" para el acusado Diego Andrés "Neneo" San Martín, dice sentirse un poco más tranquila y que ahora deben retomar la vida. Se siente agradecida con el trabajo de investigación y del jurado. Ahora, cuenta que junto a su pareja y a sus dos hijas seguirán adelante.

Después de agradecer a cada uno y una de las personas que acompañó a la familia a lo largo de todo el proceso, desde el pasado 7 de octubre de 2019 hizo lo mismo con su abogado defensor, Omar Pérez, el fiscal Maximiliano Breide Obeid, la asistente letrada, Valeria Zeballos, entre otros.

Reconoció que después del veredicto "no podía hablar y le dije gracias a la gente pero en realidad quiero agradecer a todos".

La noche anterior a la jornada del veredicto, Yereni reconoce que no pudo comer aunque recuerda que desde la semana pasada no comía y estaba con nervios porque "tanta plata que pusieron, me daba miedo eso y yo decía que Dios estaba con nosotros y se iba a hacer justicia".

La mamá de Luciano habla pausada y tranquila, aunque no puede evitar emocionarse cuando recuerda situaciones cotidianas que vivía con su hijo y que ahora, le toca con su nena mayor que va a ir a la misma escuela -la 119- que iba el niño.

(Foto de gentileza)

"Va a empezar mi nena. La cambié a la tarde, pero para eso creo que todavía no estoy. Mi compañero, Joni me dijo que iba a ir él porque hay que retomar la vida de nuevo", explica.

"Ella no quiere ir a la escuela porque se acuerda de su hermanito. Y le digo: 'bueno hija, pero hay que seguir, y ahora no nos queda otra que ella y mi otra nena de 3 años", dice con sus ojos empañados y bajando la cabeza, como intentando esconder su dolor.

Yereni recordó que el año pasado con las clases virtuales, no pudo acompañar en la tarea a su nena mayor. "Siempre me sentaba con mi nene cuando iba a la escuela, y ahí le enseñaba y él traía su cuadernito. Me preguntaba 'mamá y esto?' Traía la mochila y sacaba todos sus útiles, una ve y otra vez de nuevo. Y la mesa estaba como siempre, pero yo no me pude sentar y enseñarle a mi nena, no podía", cuenta. Tras el veredicto y con esta etapa cree que ahora las cosas serán diferentes.

Para esta joven mamá ahora es "empezar como de vuelta. Hoy mi marido empezó a trabajar". Aunque todavía siente que les puede pasar algo, por el resultado del veredicto y la culpabilidad de San Martín. Dice que no tiene miedo pero que sabe a quién responsabilizar si les pasara algo.

Finalmente, Yereni cree que Luciano "ya puede descansar en paz, hay que dejarlo que descanse en paz. Obvio que no va a ser lo mismo, pero un poco de tranquilidad y de paz me dio y gracias a ellos que se hizo justicia".

El abogado defensor Omar Pérez, explicó el gran peso que sintió representar a la familia del niño que falleció mientras estaba "jugando y con una vida normal que hace cualquier niño". Después de recordar la conmoción social que generó el hecho, mencionó que en un año y cuatro meses se recolectaron muchísimas pruebas.

"Al momento de venir a declarar, de la misma barriada donde se produjo el hecho es una zona muy conflictiva una zona roja, hay extremada violencia, cada uno que declara sabe que tiene que volver al mismo ámbito, que tiene que convivir con los violentos y esto hace que no se pueda trasuntar cómo podría ser. El resultado del juicio logramos con todas estas dificultades y llegamos a una sentencia condenatoria", dijo.

Pérez contó que conoce el barrio y explicó que en el lugar debería trabajarse con políticas de Estado que puedan lograr que en la barriadas se viva de una manera más pacífica.

"Es una zona que se secuestró un arma de guerra como un Fal, un calibre 38, hay enfrentamientos, y uno de los testigos dijo en el juicio: 'nosotros nuestros temas no los arreglamos en la justicia, los arreglamos entre nosotros", recalcó.

Finalmente, mencionó que la expectativa de la pena es de 15 años como mínimo aunque todavía falta para el juicio de cesura. Durante los próximos días, las partes deben presentar si lo consideran necesario nuevas pruebas.

El jurado popular declaró responsable por diez votos a dos, a San Martín por el delito de homicidio agravado por el uso de arma de fuego.


SUSCRIBITE A NOTICIAS DIARIAS
Todos los días un correo con las noticias más importantes del día.

Comentarios


«No va a ser lo mismo, pero hay que retomar la vida de nuevo», dice la mamá de Luciano