Obispo neuquino se sumó a las preocupaciones por el proyecto

El obispo de Neuquén Virginio Bressanelli declaró estar preocupado por la central nuclear proyectada para Río Negro. En la presentación del V Congreso Misionero Nacional explicó que “tenemos una lista larga de temas que tratar, pero siempre en nuestros encuentros hay una mirada sobre las cosas más acuciantes en nuestra región. Y ese tema de la planta nuclear, es un tema que está en lista”.

Señaló que “es un tema que nos preocupa mucho, tanto a nosotros como al resto del pueblo. Nosotros no inventamos temas, son los mismos que le preocupan a la gente.”

Además Bressanelli dijo: “uno sufre frente a determinados temas, mucha gente tiene miedo de la contaminación y que suceda lo que ha sucedido en Japón (por el accidente en la planta Fukushima tras un terremoto y tsunami). Si en ese país, que es una sociedad tremendamente tecnificada, que tiene un progreso muy grande, pasan desastres, ¿qué tenemos que pensar nosotros cuando estamos en una realidad mucho menos fuerte en lo que es el cuidado ambiental?”, se preguntó.

La postura de la iglesia católica neuquina no es aislada. En Viedma, la institución también ha tenido un rol protagónico en el debate nuclear.

La Catedral viedmense abrió sus puertas ya en dos ocasiones para estimular el funcionamiento de una asamblea popular que tuvo gran convocatoria y que manifestó en contra de la iniciativa.

En los encuentrso realizado el 6 y el 13 de junio representantes de entidades sociales, concejales, referentes barriales, ambientalistas y vecinos se expresaron contra la instalación en cercanías de la capital de una planta nuclear y del acuerdo suscripto con ese fin por los gobiernos de Argentina y China.


Comentarios


Obispo neuquino se sumó a las preocupaciones por el proyecto