Obispos temen “daños irreparables” en hospitales

Los prelados cuestionaron la "falta de atención en los centros hospitalarios" de Río Negro y se asombraron por las largas colas que deben cumplir los pacientes para lograr ser atendidos.



Los obispos de Río Negro advirtieron ayer por los “daños irreparables” originados en “la falta de atención en los centros hospitalarios”.

El mayor cuestionamiento se centró en el servicio en los hospitales pero también resaltaron las falencias educativas.

Además, los prelados afirmaron que “no se perciben todavía respuestas válidas de la dirigencia política, que sigue diluyéndose en estériles internas”, sin haber “asimilado la dura lección” de las últimas elecciones.

Alertaron sobre la desesperanza y la resignación, que no favorecen para revertir la situación sino que amenazan con transformarse en “una anarquía social de imprevisibles consecuencias”.

Este mensaje eclesiástico de ayer es el primero que realiza el flamante obispo de Bariloche, Fernando Maletti con sus pares de Roca y Viedma, José Pozzi y Marcelo Melani.

Los tres obispos se reunieron en Roca para “reflexionar” sobre la provincia y la Nación. Expresaron que se “vive momentos de marcada incertidumbre por el aumento progresivo de falta de trabajo” y “el recorte de salarios” a lo que “se suma el incumplimiento de los cronogramas anunciados y los graves inconvenientes ocasionados por la paralización de las obras sociales”.

“Nos duelen -dicen los obispos- los daños, a veces irreparables, causados por la falta de atención” en los centros hospitalarios. Enumeran “la falta de medicamentos, la reducción de médicos y especialistas y de personal de enfermería y de servicio”. En su evaluación de la situación hospitalarios, los obispos se asombran “de las largas colas que enfermos, en muchos casos venidos del interior, deben hacer para conseguir número para ser atendidos”. También, se solidarizan con los “justos reclamos de los trabajadores de la salud”.

En otra parte, el mensaje avanza en la situación educativa. “Nos duele el deterioro de los edificios educativos que deriva, a veces, hasta en suspensión de clases y la carencia de material didáctico por falta de presupuesto”. Agregan “la indefinición de los ciclos de enseñanza y el conveniente perfeccionamiento docente”. Además, respaldan los reclamos de los docentes en “lo que se refiere a su sueldo y condiciones de trabajo”.

Frente a tanto dolor, los obispos aseguran que “no se perciben todavía respuestas válidas de la dirigencia política, que sigue diluyéndose en estériles internas, y que pareciera no haber asimilado la dura lección de las urnas del 14 de octubre”.

Se mostraron temorosos que crezca “un sentimiento generalizado de desesperanza y, lo que es peor, de resignación”. Esa posibilidad no es buena “para revertir la actual situación y amenaza en derivar en anarquía social de imprevisibles consecuencias”.

Al final, alentaron el esfuerzo de quienes, como ciudadanos, deben intervenir organizadamente en la reconstrucción de la provincia y del país”. (AV)

Se mantienen los paros y las retenciones en los centros de salud

Los trabajadores de los hospitales mantienen medidas de fuerza. En Viedma y en Catriel sigue el paro con diferentes manifestaciones mientras en San Antonio ratificaron la retención de servicios pero hoy se movilizarían a la estación marítima para exponer su situación en el marco de las jornadas de Puertas Abiertas del Puerto de San Antonio.

Los hospitalarios de SAO continuarán con la medida de fuerza iniciada el viernes pasado luego de una asamblea realizada ayer al mediodía que ratificó por unanimidad la decisión de seguir y profundizar las acciones de reclamo. Entre otras cosas, los empleados de Salud Pública afiliados en UPCN consideraron establecer a partir de hoy en el marco de las II Jornadas de Puertas Abiertas del Puerto de San Antonio Este pancartas y carteles alusivos a la dramática situación que atraviesa el sector.

Cabe destacar que en ese evento que durará hasta el próximo domingo, Salud Pública tendrá su espacio dedicado a cuestiones específicas de carácter sanitario. Expondrá sobre Sida y otras temáticas de interés. El titular de la seccional local de la Unión del Personal Civil de la Nación, Sandro Castro, expresó que se informará a la comunidad “boca a boca” acerca de las situación que atraviesa el nosocomio local. En el hospital de SAO se mantendrán las guardias mínimas y se prestarán los servicios esenciales en casos de emergencias.

En Allen, los trabajadores del hospital instalaron un consultorio público. Mantienen la retención de servicios y ayer hicieron participar a la comunidad de un consultorio público que instalaron en el predio del “Ernesto Accame”, donde se atendieron consultas médicas de diversa índole. Tal iniciativa formó parte de “una manifestación pública y callejera de nuestro rechazo a la actual situación que vivimos como trabajadores públicos”, según sostuvieron.

Mientras tanto, en el hospital de Catriel se realiza desde el lunes un paro activo por tiempo indeterminado debido a la crisis por la que atraviesa la salud pública y que se manifiesta en el atraso salarial, pago con tickets, la falta de insumos y medicamentos. El delegado local de UPCN, Gustavo Maestra, sostuvo que “no hay una política definida sobre qué hacer con la salud en Río Negro, y esto se ve porque la mayoría de los hospitales están al borde de dejar de funcionar”. El personal hospitalario criticó duramente la gestión de Claudio Di Tella, porque nunca dio respuestas a los reclamos y sugerencias que le hicieron.

“No puede ser que el personal que ingresó a este hospital haya estado cuatro meses sin cobrar porque el funcionario no había firmado los papeles”, se quejó uno de los empleados.

En Viedma, el personal siguió con el paro por tiempo indeterminado aunque también se realizaron distintas actividades, incluyendo el oficio de una misa en solidaridad y acompañamiento a los trabajadores de los hospitales rionegrinos. (AV/ASA/AA/AC)


Comentarios


Obispos temen "daños irreparables" en hospitales