ONU: la CPI avanza, pese a EE. UU.

Por Bernard Estrade



La instalación del primer tribunal internacional competente para juzgar a los autores de crímenes de guerra continúa, a pesar de la oposición de Estados Unidos, con la apertura ayer en la sede de la ONU en Nueva York de la primera Asamblea de Estados parte del estatuto de la Corte Penal Internacional (CPI).

La primera reunión de esta asamblea, la máxima instancia de la CPI, que sesionará al menos una vez al año para supervisar los trabajos y el funcionamiento, “es un encuentro histórico, un acontecimiento altamente significativo en sí mismo”, declaró Richard Dicker, director del programa Justicia Internacional de la organización Human Rights Watch. Esta reunión “expondrá claramente las calumnias y la desinformación de Estados Unidos, que diaboliza la Corte describiéndola como un tribunal de crápulas”, agregó el responsable de esta organización estadounidense.

El presidente George W. Bush retiró en mayo, en una decisión diplomática sin precedentes, la firma que Estados Unidos había estampado al Tratado de Roma por el que se creó la CPI, competente para juzgar graves crímenes de guerra, como el genocidio.

Luego, y afirmando que dudaba de las “demandas políticamente interesadas”, Washington emprendió una intensa campaña diplomática para lograr que los ciudadanos estadounidenses se beneficien sistemáticamente de la inmunidad ante la jurisdicción de la CPI, cuya creación fue saludada en el mundo como el mayor avance en la defensa de los derechos humanos en el último medio siglo.

La agenda de la primera asamblea de los Estados parte, que adoptará oficialmente el conjunto de documentos puestos a punto por los grupos de trabajo preparatorio, estará dominada por el procedimiento para designar a los 18 jueces que integrarán la CPI, según diplomáticos y representantes de organizaciones no gubernamentales (ONG). Estados Unidos no estará presente: en efecto, sólo los Estados signatarios del estatuto pueden tener observadores en la asamblea. (AFP)


Comentarios


ONU: la CPI avanza, pese a EE. UU.