Oportuno llamado salvó a una escuela de Regina

VILLA REGINA (AVR).- Un menor fue demorado en la madrugada de ayer por la policía reginense, cuando junto a otros dos sujetos intentaban ingresar a una escuela.

Los otros dos jóvenes, uno de los cuales fue identificado, lograron escapar de los efectivos para refugiarse en el interior del barrio San Martín.

El hecho fue detectado por el sereno del corralón de Obras Públicas del municipio reginense, quien alrededor de la 1.20 de ayer alertó telefónicamente a la policía sobre la presencia de tres personas sospechosas en el interior del patio de la escuela primaria 257, ubicada a pocos metros del barrio San Martín.

Al llegar los efectivos policiales al lugar, los tres menores emprendieron la huida a toda carrera.

Sin embargo uno de ellos, que tendría domicilio en el barrio 25 de Mayo de esta ciudad, fue alcanzado por los uniformados, quienes lo trasladaron a la comisaría Quinta en calidad de demorado.

Respecto de los otros dos integrantes del grupo, se pudo saber que uno de ellos fue identificado por la policía, quien inició una causa judicial por intento de robo en poblado y en banda.

Los menores habían utilizado una piedra para romper los vidrios de una de las ventanas del establecimiento, pero no alcanzaron a ingresar, ya que sus movimientos fueron advertidos por el sereno de Obras Públicas, que en forma inmediata dio el aviso al personal policial.

Por otra parte, el viernes la policía detuvo a un hombre mayor de edad, quien minutos antes había intentado sustraer elementos del interior de un Renault 21 que se encontraba estacionado sobre la calle Juan B. Justo.

También en este caso, un vecino del lugar alertó telefónicamente a la policía de la presencia de dos hombres sospechosos en torno al automóvil que se encontraba estacionada.

Al llegar el patrullero al lugar, ambos hombres emprendieron la huida, aunque uno de ellos, de origen chileno, fue capturado a las pocas cuadras, mientras que el restante, que también fue identificado, logró escabullirse.


Comentarios


Oportuno llamado salvó a una escuela de Regina