Otras fuerzas se sumarían a la búsqueda de Sergio

Beliz le dijo a Tirachini que siguen el caso.



NEUQUEN (AN).- El gobierno nacional le aseguró ayer a la defensora del Pueblo de Neuquén, Blanca Tirachini, que está siguiendo paso a paso la investigación por la desaparición de Sergio Avalos y le informó que tanto Gendarmería como Prefectura están colaborando con la búsqueda y que pueden reforzar la asistencia.

Tirachini, en doble condición de docente de la facultad de Economía y defensora del Pueblo de Neuquén, se reunió en Buenos Aires con el secretario general de la Presidencia, el neuquino Oscar Parrilli, para expresar su preocupación por el caso y éste tomó inmediato contacto con el ministro de Justicia, Gustavo Béliz. Lo hizo desde su despacho y en presencia de la defensora.

"Béliz me transmitió que están al tanto del tema y que Gendarmería está colaborando con la investigación, que se hará todo lo que se solicite y ofreció una reunión con el secretario (de Justicia y Asuntos Penitenciarios) Pablo Lanusse, que no se pudo concretar debido a que tenía que volver a Neuquén", sostuvo Tirachini.

La intervención de otras fuerzas se supo ayer. "Si me requieren traer otra gente con otra capacidad de análisis lo vamos a hacer. Todo lo que se tenga que hacer lo vamos a hacer, sin ninguna duda".

La frase la pronunció el gobernador de Neuquén, Jorge Sobisch, y respalda la posibilidad de que peritos de Gendarmería Nacional o de la Policía Federal se sumen al personal de la Policía provincial que busca algún dato que permita determinar qué pasó con el estudiante Sergio Avalos, desaparecido hacen ya 22 días.

"Estoy muy preocupada como todos los neuquinos, el tiempo pasa y no hay pistas firmes. Por eso, pedí la reunión con Parrilli", justificó Tirachini.

La presencia de los verdes uniformes de Gendarmería en la ruta, de las azulísimas prendas de la Federal en los autoparques de la calle Primeros Pobladores parecieron ayer el preludio de un futuro desembarco de nuevos actores, que se sumarían a los policías neuquinos. La concentración de las fuerzas (que se justifica por distintos operativos ajenos a la causa) fue precisamente en las inmediaciones de El Fuerte o Las Palmas, el último lugar donde se lo vio a Sergio. El local fue clausurado por orden municipal ante la falta de estacionamiento y allí esta tarde los dueños y los empleados realizaron una concentración en defensa de la fuente laboral.

Una alta fuente policial consultad ayer no descartó que se apele a los peritos de otras fuerzas, sobre todo luego de la asombrosa gestión de los peritos científicos de Gendarmería en tres resonantes causas producidas en Río Negro.

La definición podría darse en las próximas horas pero nadie lo confirmó oficialmente.

En un hecho con directa conexión con la desaparición del estudiante, el jefe de la Policía neuquina, Juan Carlos Lezcano, ordenó que de aquí en más los efectivos que presten servicios adicionales en confiterías o locales bailables sólo lo hagan de uniforme. La eliminación de los policías de civil en tareas de prevención es una directa consecuencia del perfil que ha tomado la causa y una forma concreta de control sobre los efectivos.

En El Fuerte, además de la Policía, prestan servicio de seguridad, entre cinco y diez suboficiales del Ejército. Lo hacen en forma particular y a sabiendas de las autoridades militares. "Sólo tienen que dar aviso al Comando de cuál es la actividad que prestan, y no pueden usar armas", confió una fuente del Ejército ante la consulta de este diario.


Comentarios


Otras fuerzas se sumarían a la búsqueda de Sergio