Para el gobierno rionegrino, el Libro Blanco de la Fruticultura “no es un capricho”

Argumentan que tienen el 60 por ciento de adhesiones dentro del complejo frutícola, y estiman que podrá trabajarse en modificaciones hacia adelante.



#

Con el debate sobre la implementación del Libro Blanco sobre la mesa, el gobierno rionegrino se defendió y expresó que la medida de aplicarlo tiene “el aval de buena parte del complejo frutícola” y que “es necesario para generar el cambio estructural en el sector”.

“El proyecto es fruto del consenso de casi el 60 por ciento de sus integrantes”, postularon oficialmente desde el Ejecutivo, a través de un comunicado de prensa.

Si bien todo está dado para su aplicación, “se aceptarán e incorporarán todos los cambios y aportes necesarios de los distintos sectores siempre que signifiquen modificaciones de fondo para solucionar la crisis estructural que afecta al sector”, agregaron al respecto.

Hace algunas semanas, se estimaba que este tema iba a volver a generar suspicacias, ya que la Federación de Productores había definido acercar posiciones al respecto con los funcionarios, luego de algunas reuniones con Fruticultura.

Pero la decisión cambió el panorama, y tanto chacareros como empresarios aún no comprenden los motivos.

“El proyecto es fruto del consenso de casi el 60 por ciento de los integrantes del complejo frutícola”, sostienen oficialmente, en respuesta al debate surgido.

Y en cuanto a los por qué de la puesta en marcha del plan, desde Fruticultura aseveraron que las posturas por la negativa fueron “muy fuertes” en su momento, pero “sin realizar aportes que sirvieran a mejorar la propuesta”, lo que llevó a tomar la determinación de poner en marcha el proceso.

“Ante la situación de crisis del complejo, se hacía imperioso no dilatar más los tiempos para el inicio de las acciones concretas, aún con la posibilidad de realizar modificaciones hacia adelante, razón por la cual se dictó el Decreto Nº 2032”, agregaron.

En tanto que concluyeron que las reuniones con el presidente Mauricio Macri y con el ministro de Agroindustria, Luis Miguel Etchevere, generaron “un nuevo escenario que representa una instancia superadora” en la búsqueda de mejorar la situación que atraviesa la economía regional.


Comentarios


Para el gobierno rionegrino, el Libro Blanco de la Fruticultura “no es un capricho”