Pérez no dejó lugar para las sorpresas

Fue campeón en seniors, logrando la cuarta victoria.



Anduvo a fondo como siempre, pero esta vez se ocupó de retribuirle tanto afecto a los aficionados. Osvaldo Pérez completó lo que era un simple trámite y se consagró campeón del segundo certamen nocturno de supercross en el autódromo roquense. En el cierre se dedicó a realizar en el aire toda clase de piruetas, mostrando el dominio de su poderosa moto con la que marcó una enorme diferencia en las cuatro fechas, donde siquiera resignó una sola manga.

Pérez no dejó margen para las dudas. Fue el principal protagonista de un certamen en seniors, la categoría más importante del supercross. Al “Palaco” le sobró moto, la que le faltó a algunos rivales. También es cierto que hasta al neuquino mismo lo habría beneficiado la presencia de algunos otros pilotos, o del lesionado en el inicio Franco “Tino” Paravano, como para que se lo exigiera un poco más, porque realmente está muy enchufado.

En el cierre, Pérez tuvo algo de trabajo en la primera manga. Lo durmió Rodrigo García, también Juan M. Nimo, al que sobre el final se le rompió la moto. Le llevó varias vueltas saltar a la punta, para después imponer su ritmo. En la segunda fue un paseo del “Palaco”, quien se dedicó a realizar toda clase de piruetas con su moto en la altura, arrancando el aplauso de los aficionados.

Muy bien lo del eterno Luis “Bocha” Massa, quien estuvo impecable y superó a las jóvenes figuras del supercross regional.

En las otras divisiones las definiciones tuvieron mucha emoción. En juniors ganó la última Fulvio Canor y se quedó con el título Lucas Battistuzzi, quien tuvo algunos problemas con su moto y no le sobró mucho para superar a Gerardo Ríos, otro que renegó bastante.

En promocionales lució Mauro Rodríguez. Impecable el joven piloto, muy parejo en las dos mangas, se quedó con el triunfo y se consagró campeón.

Mientras, la definición de veteranos fue memorable. En el mismo inicio se le rompió la moto al líder del certamen Alberto Galván. La primera manga la ganó Néstor Villegas, quien se convertía en el nuevo puntero, con sólo tres puntos de ventaja sobre Nelson Pazzareli.

En la segunda se dieron con todo. El que terminaba adelante era campeón. En el penúltimo salto, cuando ya los esperaba la bandera a cuadros, Villegas se tocó con Pazzareli y los dos fueron al piso.

Tardó en levantarse Pazzareli, mientras que fue un rayo en reaccionar Villegas, quien se quedó con el título.

Pasaron volando las cuatro fechas. El certamen ya tiene sus campeones. Como todos se quedaron con las ganas de algo más, es probable que pronto se dispute un Masters con la presencia de los mejores pilotos de la región y algunos “refuerzos” importantes.


Comentarios


Pérez no dejó lugar para las sorpresas