Peronismo a la carta




Noticias Diarias
>
Recibí las noticias
que te interesan
NEWSLETTER

Zapala

En una curiosa expresión de sus propios deseos, y su concepción política, Raúl Timmerman aseguró que “los peronistas tendrán que acostumbrarse a un líder no autoritario”. Obviamente pretendía elogiar la conducción del presidente. Sin embargo, semejante disparate ni responde a la realidad ni le hace ningún favor a Alberto Fernández.


Es sabido que un porcentaje significativo de argentinos rescata su liderazgo y conducción en las trágicas circunstancias actuales, inclusive votantes o exvotantes del macrismo. Es el liderazgo de un país al que, mojado por la anterior administración, le llovió nada menos que una pandemia.
Pero la conducción de un espacio político en general y del peronismo en particular es otra cosa muy distinta, lo cual Timmerman no entiende o no quiere entender.


No es el primero ni será el último que reclama los votos del peronismo para su propia versión política. Olvida que los peronistas no consideran autoritaria la conducción de sus líderes, sino orientadora desde la capacidad que muestran o –según los opositores– les atribuyen. Olvida que la designación de Alberto Fernández y de Axel Kicillof fue una decisión que el mismo Timmerman calificaría de autoritaria. Muchísimos dirigentes que orbitan alrededor del peronismo y periodistas críticos del Pro, como el mismo Timmerman, reclaman un peronismo a su gusto y paladar.


Con todas las críticas y las proscripciones “a pesar de las bombas y los fusilamientos” al peronismo y sus votos se recurre una y otra vez en cada crisis. Solamente con sus propios errores y maniobras se lo puede vencer en una elección. Y así ocurre aún pese las diversas líneas internas. Los Timmerman y los demás que quieran encargar su propio menú pueden participar de ese modo. Discutiendo con sus propios votos y no con los ajenos.


Julián Álvarez

DNI 7.574.027


Comentarios


Peronismo a la carta