Pichetto-Arriaga, con manual de imagen y discurso

La fórmula del Frente para la Victoria tiene definido qué decir y hacer ante cada acto de campaña. Fueron asesorados por una consultora porteña. Destacarán la inclusión de figuras jóvenes.



” Desde el discurso, darle a la política un carácter creativo, o sea propiciar el campo de las ideas. No degradarla como mera expresión de lucha por un espacio de poder.

” Siempre desde el discurso, establecer una agenda preactiva de temas a desarrollar que tengan que ver con necesidades objetivas de la sociedad, y no apartarse de ellas sino someterla, siempre en esa dirección, al enriquecimiento de sus argumentos.

” Obligar al adversario a hablar de esa agenda con argumentos, si no lo hace o simplemente la desjerarquiza sin fundamentos, estará mostrando debilidad.

” No devolver golpes bajos. Si se torna imprescindible hacerlo, apelar a la ironía o simplemente a un desdén no agraviante.

” No ponerse en educador, sino en un político que tiene ideas, convicción en ellas y las explica. No creerse que se sabe todo.

” No hablar en abundancia de “pueblo”. Es una categoría muy abstracta -a igual que las clases sociales- en la Argentina de hoy. En una provincia como Río Negro, con regionalismos tan nítidos y diferenciados, con una sociedad a la que cuesta vertebrarse bajo un mismo manto de intereses de conjunto, no debe descartarse hablar más de sectores determinados por su idiosincrasia productiva. La gente pone más atención cuando se les habla de problemas y soluciones que hacen al rol que desempeñan en la sociedad desde sus trabajos y como demandantes de servicios, que como integrantes de un todo que suele resultarles difuso.

Estas son algunas de las conclusiones alrededor de las cuales comenzó ayer en Buenos Aires a sistematizarse el conjunto de ideas que formarán parte del discurso que desarrollará la fórmula del Frente para la Victoria -Miguel Pichetto y Julio Arriaga-, en la campaña para las elección a gobernador de Río Negro.

Ayer, en la Capital Federal la fórmula se reunió con profesionales de una consultora en sus orígenes ligada a José Albistur, polémico secretario de Medios de la administración Kirchner.

Ahí comenzaron a dibujarse aspectos que hacen a la proyección de imagen y política publicitaria a desarrollar por los medios.

Sin embargo y en lo que hacen a contenidos de discurso, Pichetto- Arriaga están decididos a definir desde la experiencia que les da el conocer la provincia en grado significativo. Desde ese conocimiento ya tienen conformado un standard de discurso que han conversado largamente con los principales dirigentes de sus respectivos partidos: PJ y Frente Grande. De ese estándar hablaron largamente, por caso, el lunes en Viedma y asado mediante, Pichetto y el intendente de Roca Carlos Soria.

El primero señaló ayer a este diario la decisión de hacer valer en la campaña, dos perfiles que ofrece el Frente para la Victoria:

Uno: rostros sin desgastes políticos en las lista para legisladores provinciales.

Dos: en ese plano, rostros, en muchos casos, más vinculados a la labor social en la comunidad que a la militancia política muy activa.

Pichetto y Arriaga dividirán tareas a lo largo de la campaña, pero se mostrarán juntos a lo largo de toda su extensión.

(ABA)


Comentarios


Pichetto-Arriaga, con manual de imagen y discurso