Piedras y tiros, al grito de “judíos de mierda”

El juez federal de Esquel, Guido Otranto, consideró que está probado el ataque xenófobo contra turistas israelíes que se alojaban en un hostal de Lago Puelo, el 19 de enero pasado. "Judíos de mierda", fue la frase más utilizada por los cuatro sujetos, que hoy están procesados, según difundió el diario "Jornada" de Chubut.



#

En el hostal había decenas de turistas israelíes. Foto: Archivo

Detalles del ataque xenófobo en Puelo

En el hostal Onda Azul había esa noche entre 150 y 200 turistas israelíes. Los policías que fueron a la 1:45 porque vecinos del establecimiento turístico se quejaban de ruidos molestos no percibieron que esa situación existiera.

El juez nombró a los procesados por sus iniciales en el expediente. “El ataque fue el punto más alto de una escalada de violencia contra el complejo, y no un suceso aislado en el contexto de problemas de convivencia entre vecinos”, advirtió. J. A. P., F. D. J. C. y F. F. M son las iniciales de tres de los procesados.

Uno de los policías que acudió esa noche “escuchó a J. A. P. exaltado y alcoholizado decir frases como “judíos de mierda”, “los voy a matar a todos” y “nos vienen a robar la Patagonia”, narra el diario chubutense.

Cuando la policía se retiró comenzó el ataque, con piedras y hasta con perdigones de plomo. “Un turista vio que dos personas ingresaban al predio gritando y tirando piedras. Dos de los atacantes lo increparon por estar alojado: “Vos sos argentino, ¿qué carajo hacés acá?” Lo apedrearon”, señala la crónica.

“Tres de los atacantes rompieron lámparas exteriores, heladeras, ventanas del comedor y de las cabañas, parabrisas, ventanas y lunetas de los coches. También robaron objetos del restaurant, bebidas y potes de helado, y dos handies que el complejo usaba para llamar a la remisería. De un piedrazo rompieron un LCD de pantalla plana empotrado”, según Jornada.

“Varios turistas se refugiaron en el restaurante. Allí llegaron los agresores a piedrazos y dentro del edificio. La esposa de uno de los hijos propietarios les pidió parar y le respondieron con insultos a los judíos”, señala Jornada. J. A. P. entró a una habitación y robó una mochila con dinero y documentación.

Cuando la policía volvió, a las 2:30, “un grupo de turistas ingresó corriendo al hostel perseguidos con piedras por dos de los atacantes. Los policías se colocaron entre turistas y los agresores. Un cabo cargó su escopeta pero no logró disuadirlos y también recibieron piedrazos”.


Comentarios


Piedras y tiros, al grito de "judíos de mierda"