Plantas: ¿sabés cuáles necesitan suelos ácidos?

Se las llama plantas acidófilas y son muchas de las que tenemos en nuestro jardín. Aquí, los secretos y cuidados que debemos tener para que la hortensia, las azaleas y las magnolias púrpuras, entre otras muchas, tengan el suelo que necesitan.





Las hermosas y llamativas azaleas, los perfumados jazmines, las arbustivas magnolias púrpuras, las hortensias y camelias entre tantas especies y variedades necesitan de un suelo ácido para su crecimiento. La importancia del suelo para nuestras plantas es tan indispensable como la vida misma. La necesidad de brindarles el sustrato adecuado dependiendo de cada especie, les garantizará una vida saludable y buen desarrollo.


Se llaman plantas acidófilas a las especies que requieren de suelos ácidos para su buen desarrollo. La mayoría de las plantas acidófilas provienen de Asia, en especial de países como China y Japón y su nombre es porque crecen y se desarrollan muy bien en suelos ácidos, es decir, en aquellos cuyo pH está entre 4,5 y 6,5.

Debido a ello, la planta se nutre correctamente asegurándose una excelente calidad de vida y lo demuestra a través de su floración y crecimiento en buen estado.
Si bien son plantas que necesitan de un clima húmedo todo el año, en nuestra zona han logrado adaptarse, con determinados cuidados, principalmente sabiendo nivelar el pH del suelo.
“Aquí, el clima es seco, muy caliente y muy frío en invierno; y, al no tener tanta cantidad de lluvia los suelos no son ácidos, sino más alcalinos. Por eso se debe preparar el suelo para cada especie”, indicó Ricardo Vázquez de El Vivero, de calle Rochdale, en Stefenelli.

La increíble magnolia púrpura es una de las bellezas que necesitan que prestemos atención al suelo en el que las plantamos.


Las acidófilas como las azaleas, hortensias, camelias, jazmines, las magnolias y también los cítricos son solo algunas de las tantas plantas que necesitan de un suelo ácido con un pH más bajo, enumera Vázquez. Estas especies necesitan tipo de suelo mas ácido -menor a 7- y no tan alcalino. Un suelo alcalino es superior a 7 y un pH equilibrado es un pH en 7.


Para medir el pH de nuestro suelo existen distintas formas, como por ejemplo, con la ayuda de un laboratorio, cuenta el especialista. Pero -aclara- en nuestra zona, generalmente contamos con un suelo equilibrado por la ausencia de lluvias. “Tenemos que levantar un poco la acidez en ese tipo de plantas y bajar el PH. Eso se hace con una mezcla de pinocha: resaca de pino y hojas de pino. Otra forma es usar el sulfato de hierro. Nos damos cuenta que una planta está falta de hierro cuando tiene hojas amarillas”, explicó el experto a RÍO NEGRO.


Esta preparación se consigue en todos los viveros y mercados de plantas y ayuda a levantar la acidez del suelo. Vázquez aconseja agregar la pinocha al momento de la plantación y cada 3 o 4 meses, el sulfato de hierro. De esta manera se mantiene la acidez equilibrada.

No sólo el suelo


Según Vázquez, cuando se adquieren plantas acidofilas se debe tener en cuenta tanto el suelo como el sol.
Efectivamente, para las camelias, azaleas, magnolias y jazmines -el más conocido el jazmín del cabo- es importante no sólo que tengan suelo ácido, sino también el sol filtrado, o sea a través de un árbol, o a media sombra, porque no toleran el sol fuerte.


Antes de plantar es conveniente conocer el tipo de suelo que le daremos a la planta. En caso de no tener un suelo con buenos nutrientes se aconseja colocar tierra de bolsa preparada. También se utiliza mucha resaca, que es todo resto orgánico, y contiene una gran carga nutriente para las plantas en general, pero sobre todo para las acidófilas.

Dependiendo del tamaño de planta será la cantidad de pinocha que utilizaremos:en una planta grande, como por ejemplo un jazmín del cabo, la medida ideal sería media bolsa de pinocha (de 5 litros) mezclada con la resaca. También es importante saber que, por más que la planta se encuentre en suelo directo- se debe fertilizar al menos 1 o 2 veces al año, “más allá de que se trate de plantas con hojas caducas o no”, sugiere Vázquez. Y agrega que a las caducas es importante fertilizarlas antes de la época del brote, para que la planta arranque con todas las fuerzas y floración.

El perfumado jazmín del cabo entra en la lista.


Para todo tipo de plantas se debe acomodar el sustrato antes, con una carga de nutrientes. Cada tanto se debe remover la tierra e ir renovando los nutrientes orgánicos, con los restos de pinocha y resaca. De esta manera, el suelo se irá renovando y mantendrá la acidez equilibrada que la planta necesita para vivir saludablemente, a medida que el suelo va absorbiendo.

También debemos conocer que en cuanto al riego de las acidófilas, lo ideal es el agua de lluvia, pero nuestra zona no es lluviosa y el agua de canilla que usamos contiene cal, por eso es una forma de contrarrestar y nivelar el cuidado del PH preparando bien el suelo”, señaló.
Las acidofilas no soportan el sol pleno de nuestra zona, por eso se aconseja un sol filtrado media sombra.


Si la vivienda da al norte lo más conveniente sería buscar un árbol que este ubicado al frente de la planta, para filtrar la luz solar y no recibir los rayos del sol directo.
Si la vivienda está ubicada hacia el sur lo ideal sería buscar un lugar intermedio entre la casa y e árbol, donde no pegue el sol directo de la tarde a la planta.


Cómo cuidar cada una de las plantas

Azaleas: En esta época se encuentra en plena floración y para ello, la fertilización es muy importante. “La floración significa un gasto energético muy grande para la planta que- si no tiene un suelo adecuado – no tiene la carga de nutrientes necesarios y, la floración puede no darse, por eso lo ideal es fertilizar antes de la primavera”, aseguró Vázquez.
Una azalea se puede tener en suelo directo – explica- pero siempre debemos tener en cuenta que las plantas vienen de invernaderos, por lo tanto no están adaptadas a las heladas. Taparlas con telas antiheladas, por ejemplo, es una buena opción. Pero hay que tener en cuenta que la tela antihelada protege hasta 5 ° C. Si la helada es más intensa, se debe reforzar con cartón grueso. De esta manera una azalea vive por muchos años, con este tipo de cuidados y prevención.
Las azaleas crecen tanto en interior como en exterior, no soportan cambios bruscos de temperatura y requieren mucha luz. En cuanto al riego esta planta requiere de mucha humedad , pero sin encharcar.


Las magnolias más conocidas son arbustivas, se adaptan muy bien a nuestra zona y soporta bien el frío. Se puede podar dando formas y también como árbol.
Las magnolias precisan un riego normal y más abundante en verano. Se aconseja regar su follaje en noches de mucho calor. En caso de que el suelo esté muy compacto el consejo es utilizar un abono con estiércol, abono orgánico en otoño e invierno y un fertilizante mineral en primavera.

Magnolia púrpura (Magnolia liliiflora)


Jazmín del cabo, jazmín betsy, jazmin kimura son las variedades que más necesitan de un suelo ácido – explica el experto – y tampoco soporta un sol pleno o fuerte. Lo ideal es el sol filtrado o media sombra.Le gusta el sol medio de la mañana. En jazmines el riego es abundante y rociado cada 4-5 días en verano y semanal en invierno.


En los cítricos que también son plantas acidófilas, pero a diferencia de las otras especies, los cítricos sí necesitan del sol pleno para poder desarrollarse, además de un suelo alto en acidez, y también un proceso de adaptación a nuestro clima. “El mismo lleva de 2 a 3 años de adaptación al frío de nuestra zona”, afirma.


Tips y consejos para cuidado de plantas acidófilas


*-Para evitar que las hojas se pongan amarillas utilizar sulfato de hierro. Para ello, disolver 3 gramos de Sulfato de hierro en un litro de agua.
* Se puede usar jugo de cítricos en 1 litro de agua ayudará a bajar el pH.
* Si se utiliza abono que sea específico para plantas ácidas. Los más aconsejables el humus de lombriz y el compost orgánico.
* Un abono casero para plantas acidófilas preparando vinagre de manzana (1 cucharada) diluido en un litro de agua


¿Cómo se puede medir el pH de forma casera?


Un modo casero es realizar la prueba con vinagre.
Se toma una muestra de suelo seco (aproximadamente 1/4 taza) y luego se mezcla con agua destilada formando barro. Luego se agrega el vinagre sobre la superficie. Si la mezcla burbujea, el suelo es alcalino.


Comentarios


Seguí Leyendo

Plantas: ¿sabés cuáles necesitan suelos ácidos?