Polémica suspensión del partido en el Monumental

Lo pidió el gobierno porteño por el clima. Protestó el club visitante y Gallego rearma el equipo para hoy.

BUENOS AIRES (DyN).- El partido entre River y El Nacional de Quito por la Libertadores fue suspendido anoche a expreso pedido del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, debido al alerta meteorológico, y postergado por la Confederación Sudamericana de Fútbol (CSF) para hoy a las 20.30, en una decisión que provocó todo tipo de controversias y polémicas y un particular enojo por parte del club ecuatoriano.

La suspensión fue anunciada oficialmente por el Jefe de Gobierno, Aníbal Ibarra, a las 18.50, atendiendo razones climáticas de fuerza mayor, pero hubo que esperar hasta pasadas las 20 para que se confirmara plenamente su aplazamiento. Entre medio, todas las partes involucradas en el espectáculo deportivo intentaron hacer prevalecer su posición y argumentos para que el evento se realizara en el horario programado de las 21 en el Monumental.

Por un lado, la postura gubernamental se mantuvo firme en todo momento, aunque trascendió que en un momento Ibarra no se opuso a la propuesta de que el encuentro se disputase a puertas cerradas, alternativa que tanto River como El Nacional, y ciertamente la televisión, observaron con beneplácito.

Entonces surgieron algunas contradicciones. DyN chequeó de fuente directa de la Jefatura de gobierno que hacia las 19 el presidente de River, David Pintado, había dado el visto bueno a Ibarra para la suspensión. Sin embargo, al poco tiempo Pintado dijo que no tenía problema en tomar esa determinación, pero a condición de que se enviara un fax oficial y en términos rotundos a la CSF "a fin de quedar a resguardo de una posible pérdida de los puntos por no presentación del equipo".

A partir de allí la cuestión medular del problema se trasladó a la CSF, que cerca de las 20 por fin recibió esa comunicación formal en la que el Gobierno de la Ciudad le indica que la zona de escenario del partido es de sumo riesgo por las cercanías de un Río de la Plata en constante crecida a causa de la sudestada y que eso implicaba riesgo para la vida de las personas.

Aun así, la postura de El Nacional se mantenía en total desacuerdo e intransigencia en cuanto a sus argumentos en contra.

"No vemos ninguna razón para que no se juegue. Estamos aquí desde hace 72 horas y la cancha está en perfectas condiciones. Merecemos respeto como país y como institución. Esto nos ocasiona, entre otras molestias, muchos gastos. Ecuador es un país respetuoso y exigimos lo mismo de todos", expresaron dirigentes del club que está estrechamente vinculado a las fuerzas armadas.

A esto, River contestó que nada tenía que ver con la suspensión, sino que era decisión gubernamental, y luego avalada por la CSF.

"El fútbol se gobierna por el fútbol y no veo ningún problema de fuerza mayor", insistió el club de Quito.

Enterado de la disputa, Ibarra sentenció que "el gobierno tiene autonomía para suspender el partido".

En caso de que hoy persistan las graves condiciones atmosféricas, el cotejo se jugaría el 18 de abril.

La alteración de fecha llevó al entrenador Américo Gallego a un abrupto cambio de los planes que tenía para encarar los compromisos de esta semana. Tuvo que organizar un improvisado entrenamiento nocturno en el Monumental, tras el cual definió una formación diferente, de menor cantidad de habituales titulares, debido a la proximidad del crucial clásico del próximo domingo frente a San Lorenzo por el local torneo Clausura.


Comentarios


Polémica suspensión del partido en el Monumental