Alberto Weretilneck silencia su armado provincial en Río Negro, pero ya hay indicios

A 35 días de su asunción en Río Negro, el gobernador electo avanza en la definición de la estructura y su equipo provincial. Negocia con sus aliados y aportará también el contexto nacional.

En algo más de un mes, Alberto Weretilneck asumirá el gobierno de Río Negro.

Poco a poco, el senador se sumerge plenamente en la conformación del equipo mientras se mantiene en modo electoral al involucrar a JSRN en favor de la candidatura presidencial de Sergio Massa para el balotaje del 19 de noviembre.

Silencia lo resuelto aunque restan parte de las definiciones.

Evalúa alternativas y sigue atento al contexto porque la resolución de la elección nacional no será ajena al diseño que finalmente aflore. Eso también explica que la constitución se plasmará después de la definición del nuevo presidente.

No existe claridad de cuánto de la complejidad del momento y de «la austeridad» -aludida por Weretilneck- se expresarán en la reformulación de las áreas.

Algunas definiciones estarían consolidadas y responden a la concentración propia de las situaciones de crisis. Por caso, la cartera de Economía se reducirá a las funciones de las finanzas, entre recursos y erogaciones, y dejará para otros aquellas carteras o empresas ajenas a las cuestiones de caja.

El esquema final estará concluido dentro de las próximas dos semanas. «Será antes del balotaje», indicó. Aún así, la reforma ministerial tendrá tratamiento parlamentario recién después de la asunción del 10 de diciembre.

El actual organigrama de Gabinete se compone por 16 miembros, con su Jefatura, diez ministros y cinco secretarios de Estado.

El nuevo número estaría en diez carteras o algunas más, a partir de diferentes reagrupamientos.

La Jefatura de Gabinete desaparece y las secretarías serían tres o cuatro: General, Energía y Trabajo (hoy, es ministerio) y SENAF (se evalúa su incorporación a la cartera social).

En cambio, Planificación y Cultura se sumarán a otras estructuras. Esas áreas fueron ascendidas a Secretarías de Estado en el gobierno de Arabela Carreras.

El resto del esquema se conformaría -esencialmente- por los tradicionales ministerios.

Los titulares definidos representan un misterio que atesora el aún senador. Parte de la formación sí la sabe Facundo López que colabora y aporta a Weretilneck en esa faena.

Se oficializarán a fines de noviembre y el futuro gobernador no ofrece datos aislados.

«Si anunciará individualmente los lugares, no estaría explicitando bien el concepto del gobierno. Si dijera que uno sigue o no sigue estaría enfocándome en lo particular y correría el eje, que es la idea de un nuevo gobierno», declaró en Roca.

Sus reuniones y sus charlas -que concentró esta semana en Viedma- ofrecen avances. Así, el contador Gabriel Sánchez asumiría en la futura cartera financiera.

Las obligaciones de pago que se acumulan en las tesorerías generan una preocupación especial porque se incorporan a las exigencias regulares. Diciembre, como siempre, demanda el esfuerzo de los aguinaldos.

Particular observación recae en las planillas que las carteras entregaron al «equipo de transición», con recepción positiva por los datos técnicos aportados y también reparos ya que, en algunos casos, entienden se asemejan más a promocionales informes de gestión que a respuestas de la situación existente.

Weretilneck consigna a Salud y Seguridad como las «urgencias. Son las prioridades generales para ahora», explica, que ubica temporalmente en diciembre, enero y febrero.

Pretende reacciones en las gestiones de esos servicios, consciente de las complicaciones de la innegable de estrechez de recursos. Los pilares de conducción en esas carteras aparentan estar definidas.

La directora del hospital roquense Ana Senesi sería la ministra de la cartera sanitaria mientras la legisladora Marcela Avila iría al Ipross.

La reconducción policial tendrá un sostén en el exjefe Daniel Jara, aún sin precisión de cuál sería su formal designación.

Entre otras posibles determinaciones, el cipoleño Nélson Cides regresaría a la Secretaría General, en Energía continuaría Andrea Confini y en Trabajo se acordaría un titular con algunos gremios.

En Obras Públicas posiblemente sea el tiempo de Alejandro Echarren y ascienda a mandamás del ministerio.

Para Educación -como en Salud y Seguridad- piensa inicialmente en partícipes de resolución en conflictos. Otras evaluaciones recaen en Gobierno, Desarrollo Social, Producción y Turismo.

Son resoluciones que estarán también ligadas al contexto nacional y, también, a los entendimientos con sus aliados del Gran Acuerdo.

«No quiero ser prisionero de las palabras», insiste en su silencio cuando esquiva ofrecer precisiones de funcionarios.

Afirma sí que «miembros del MPP, la UCR, de Nos Une y del Frente Renovador tendrán integrantes en sus cuadros técnicos políticos».

Debate actualmente su integración con esa dirigencia mientras reitera que la estructura será «más chica» que la actual.

Insiste en ese aviso que bien aparenta estar dirigido a sus interlocutores internos y aliados, que concurren con sus pretensiones, habitualmente exageradas.

«Estamos hablando (con los otros miembros del Gran Acuerdo) dentro del esquema de austeridad», remarcó.

Este intercambio propone un flujo adicional a la organización que surgirá con Weretilneck.


La negociación paralela con los aliados por su participación


La organización de su gobierno tiene para Weretilneck un componente paralelo: la negociación con los aliados políticos, desde la UCR al PJ de Martín Doñate, pasando por el Frente Renovador y otros actores.

En principio, la interrelación con el FR (con Alejo Ramos Mexia y Nicolás Rochas en Río Negro, entre otros) seguirá marcada por el destino de su líder, Sergio Massa.

Luego, los accionistas mayoritarios -la UCR y el PJ- transitan procesos de repaso de sus acuerdos, con diferencias palpables.

Los radicales -con el Comité provincial, legisladores e intendentes- evalúan su integración pero destacan que está activa y consignan los entendimientos y triunfos compartidos en los municipios de Sierra Grande y Jacobacci. Esta confluencia se expresó el martes en un asado en Viedma de la UCR que tuvo la presencia y el discurso del gobernador electo.

La actuación radical en el equipo provincial es un punto de análisis continúo de Weretilneck con el titular del Comité, Pedro Sánchez y el exministro Daniel Sartor.

Más entrincado viene el proceso con el peronismo. Días pasados, el futuro mandatario se reunió con Doñate y ratificaron coincidencias generales, pero sin definiciones puntuales en la participación gubernamental.

El senador camporista procura conducir un acuerdo integral y no ofrecer fisuras con inclusiones aisladas de peronistas.

La desconfianza se expande. El parlamentario de Luis Beltrán convocó el jueves al Senado a la totalidad de legisladores y intendentes actuales y electos. Su propósito: reafirmar un compromiso conjunto, bajo su liderazgo. Estimó el mejor tiempo de negociación para después del balotaje.

Weretilneck, aún ciertas conversaciones sueltas, respeta -por ahora- la interlocución de Doñate mientras realimenta su vínculo especial con el diputado nacional y legislador electo, Pedro Dantas.


Las finanzas en un área bien concentrada


El desfinanciamiento estatal existente y las modificaciones proyectadas potenciarán el significado del actual Ministerio de Economía, que tendrá su readecuación. Se concentrará -con otra denominación- en las finanzas, es decir, los ingresos y las erogaciones estatales. Las empresas o las áreas ajenas a la cuestión serán derivadas.

En principio, Weretilneck piensa en un incondicional para mandar en ese ministerio: Gabriel Sánchez. Fue presidente de Horizonte en gran parte de su gestión provincial. Sus tareas previas fueron en el sector privado, desde el grupo Pérez Companc hasta funciones en Venezuela, incluyendo en la petrolera OPS.

Como integrante del grupo para la transición, Sánchez ya dispone de información y trabaja en la reformulación ministerial.

Producción será receptora de parte de los desprendimientos del ministerio que conduce hoy Luis Vaisberg. El dominio de las políticas -especificamente- económicas no tiene aún su conductor, pero podría recaer en algún integrante de los aliados del Gran Acuerdo.


El ordenamiento policial para un incondicional


El ordenamiento policial es un objetivo inmediato. El futuro gobernador tiene un primer articulador en la cuestión y es el exjefe de la Policía, Daniel Jara.

Ya encomendado en tareas de transición, el oficial superior comenzó con contactos para la próxima jefatura. Su agenda se integra con un tratamiento salarial propio, analizar viejas reivindicaciones y buscar recursos para reequipar la fuerza.

Jara fue un actor clave en la política de Seguridad para Weretilneck en sus gobiernos anteriores. Volverá, pero aún no está definido su cargo.

Posiblemente, se le asigne una secretaría y el ministro sea otro fiel referente del hoy senador. Circuló el nombre de Nicolás Land, que fue ministro del área social entre el 2017 y mayo del 2020.

En la transición, Jara se juntó con la titular de Seguridad, Bettiana Minor. El ex jefe se movió con cautela y comodidad política. Un clima de encuentro bien diferente del último entre ellos, a fines del 2020, cuando Carreras lo echó a Jara y la reunión concluyó muy mal.


El ministerio político y el análisis pendiente


La función para Gobierno no despierta demasiada atención en Weretilneck, pues nada indica que delegue la tarea política en otro. Monitorea sí, conductas para resolver quién irá a esa cartera.

No desalentó al intendente de Bariloche, Gustavo Gennuso cuando el ingeniero nuclear se imaginó ese destino en el gabinete provincial. Esta posibilidad emerge hoy como bastante lejana aunque el jefe andino tendrá un ofrecimiento en el futuro equipo.

No es el único mandatario que finaliza mandato que figura en esa nómina. Con entusiasmo y ponderación dispar, el cipoleño que vuelve piensa en rodearse de esos protagonistas que ya tienen experiencia en gestión. Figuran, además de Gennuso, Mariano Lavin (Fernández Oro), Néstor Ayuelef (Pilcaniyeu), Fabian Galli (Cordero) y Javier Iud (San Antonio Oeste).

Sorprendió con Federico Lutz cuando lo nombró en la mesa de transición. El abogado que militó en la UCR pero, luego, se centró en lo profesional y fue gerente de la CEB. Su inclusión ya fue un mensaje a la cúpula de JSRN de Bariloche y es una opción para Gobierno.


El sistema sanitario y el manejo hospitalario


La situación en Salud -según Weretilneck- exige reacción y control inmediato para evaluar posteriormente cambios más estructurales.

La idea de un ministro extra sistema que se pensó con Diego Mel -titular del PAMI Río Negro- fue apartada y se concentró en protagonistas del esquema público.

Así, se hurgó entre los directores de los centros mayores. Leonardo Gil, de Bariloche, desistió por razones personales y la elección para Salud recaería en la médica roquense Ana Senesi.

La unificación de las políticas y las contrataciones entre Salud, Ipross y ART Horizonte si se proyecta en el corto plazo.

La legisladora Marcela Ávila reúne la información de la cartera sanitaria y de la obra social. Ella, según trascendió, sería quién asumiría al frente del Ipross.

Las obligaciones acumuladas con los privados conforman las urgencias de ambas carteras. El instituto prestacional de Río Negro ya tiene pasivos por unos 13.000 millones, que significan cuatro meses de ingresos totales.


La cartera educativa y dos conocedoras


Los mandos en Educación y en el ministerio social no están definidos.

El gobernador electo se ilusionó con que Mónica Silva aceptara volver a ser jefa de Educación, pero no será así. Irá al Senado a ocupar la banca que dejará Weretilneck. Tampoco existió un pedido firme.

La legisladora le acercó ideas y nombres, como la continuidad de Pablo Ñuñez y alternativas del sistema. El cipoleño no lo resolvió, pero no incluiría al ministro entre las alternativas, pues no está conforme con su gestión.

Hizo visibles a las consejeras escolares Patricia Campos, de El Bolsón, y Laura Gioavanini, de SAO.

Tienen más de ocho años en esas delegaciones y, por eso, saben administrar conflictos. Eso ya les otorga alta ponderación en Weretilneck y, en especial, para los momentos que viene. Hoy nada indica que la ministra sea una de ellas, pero si que integrarán el próximo equipo educativo. El área social no está resuelto. Solo diseños y planes. El jefe comunal de Fernández Oro, Mariano Lavin supo mencionarse para ese ministerio.


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios