De la derrota a la resistida transición: crónica de la semana más tensa para el oficialismo rionegrino

Después del fracaso Bariloche, Carreras busca apurar la conexión con el equipo que asumirá en diciembre. Weretilneck rechaza esa idea, pero al mismo tiempo puso a colaboradores a trabajar en proyectos para el nuevo gobierno.

La derrota en las elecciones municipales de Bariloche profundizó la grieta interna de Juntos Somos Río Negro, pero no adelantará la transición en el gobierno provincial. Y esa decisión corresponde exclusivamente al gobernador electo, Alberto Weretilneck, que durante toda esta semana neutralizó los intentos de la gobernadora, Arabela Carreras, por iniciar la transferencia de información sobre pasado, presente y futuro del Estado.

Weretilneck se guarda la llave principal que necesita ese proceso para desencadenarse: los nombres de sus futuros ministros y secretarios.

Sin esas confirmaciones, no hay interlocutores válidos, pero principalmente no se produce el escenario más complejo que advierte el senador: el cogobierno.

RÍO NEGRO reconstruyó a partir del diálogo con distintas fuentes del oficialismo cómo fueron los pasos de los principales actores del poder político e institucional rionegrino durante esta semana, para llegar a la conclusión de que existen ritmos y miradas cada vez más lejanas entre los dos dirigentes que alguna vez -aunque por pocas semanas- se presentaron como fórmula para conducir los destinos de la provincia.

Carreras se fue rápido de Bariloche, luego de perder los comicios municipales contra Walter Cortés.

La templanza y la sensación de que «todo pasa» que transmitió en su ciudad a sus colaboradores directos no fue la misma que percibió el presidente del bloque oficialista en la Legislatura, Facundo López, convocado a las pocas horas del arribo de la mandataria a a capital.

El dirigente viedmense es el nexo entre Weretilneck y Carreras desde hace meses y a principios de semana escuchó un variado reparto de culpas ajenas, con la cuota mayor asignada al intendente, Gustavo Gennuso.

Cerca de Weretilneck afirman que ese enojo con el mandatario local no los sorprendió, como tampoco fue imprevista la derrota, porque las encuestas que se manejaban en las horas previas a las urnas marcaban una diferencia mínima a favor, pero con un importante margen de error.

El dato que sí tomó el círculo cercano al senador es que Carreras se mantiene lejos de un mea culpa por lo ocurrido en las elecciones municipales y en los procesos anteriores, que marcaron resultados preocupantes para JSRN, a pesar de haber retenido la Gobernación.

“Es algo que ya había aparecido en Fernández Oro (NdR: en la última reunión partidaria, en junio) y que ahora se repite. En esa reunión hasta Alberto admitió que se equivocó con la estrategia de unificar las elecciones municipales con las provinciales, pensando que de esa manera comprometía a los intendentes a trabajar. Nos pasó que algunos procesos municipales terminaron siendo más importantes y la derrota local arrastró a los números provinciales. Pero en esa misma reunión en la que él reconoció el error, mostrando los datos, ella tuvo una actitud totalmente distinta: dijo que había que salir del clima de velorio y priorizar que el partido sigue en el Gobierno”, describió un referente del ala albertista.

Weretilneck conectó esos puntos de junio y septiembre para definir que el escenario pos Bariloche no lo movería de sus planes iniciales.

Eso significa extender las indefiniciones sobre el gabinete y concentrarse en las campañas municipales, para apuntalar a los candidatos de JSRN. Dentro de ese camino, esta semana recorrió Río Colorado, se movió luego a Sierra Grande y terminará hoy en Jacobacci.

Las dos últimas ciudades son claves para la gestión que empezará el 10 de diciembre. “Oleoducto y minería a full”, lo sintetizó un colaborador, confirmando que la energía será prioridad y que el proyecto de YPF para exportar desde Punta Colorada, además de los planes de explotación de minerales tendrán puertas abiertas, aunque siempre buscando la licencia social. Y para eso serán decisivos Roxana Fernández y José Mellado, los elegidos para competir por las intendencias en la comuna serrana y en el principal distrito de la Región Sur.

La estrategia de no confirmar a nadie para el futuro gabinete también le ahorró un dolor de cabeza a Weretilneck.

“No prometió cargos a nadie, a ningún intendente. Imaginá, si hubiese dicho que Gennuso iba a ser su ministro de Gobierno, hoy tendríamos una crisis política interna mucho peor”, razonó otro dirigente que sigue de cerca los pasos del presidente del partido.

Ahora bien, esa pausa -que implicó también la suspensión del encuentro provincial de JSRN que se iba a realizar ayer- no significa que Weretilneck está quieto ante la asunción que se acerca.

El gobernador ya encomendó a varios colaboradores y exintegrantes de su última gestión una serie de informes sobre el estado de situación en diferentes ámbitos del Estado provincial.

En ese terreno aparece el exjefe de la Policía, Daniel Jara, recopilando y procesando datos sobre los delitos ocurridos en la provincia durante los últimos años, principalmente robos y hurtos.

En reuniones sobre esa temática se lo escuchó al senador manifestarse a favor de la creación de una Policía Judicial, por lo tanto no sólo hay en análisis estadísticas, sino también aspectos legales para una eventual reforma que deba pasar por la Legislatura.


El vínculo con Walter Cortés, intendente electo de Bariloche


En el entorno de Weretilneck no sólo niegan haber colaborado para el triunfo de Walter Cortés en Bariloche. También sostienen que la primera etapa será compleja para el vínculo entre el gobierno provincial y el futuro intendente.

“Ya nos mostró los dientes. No va a ser fácil”, advirtió uno de los referentes del equipo que rodea al gobernador electo. Esa referencia alude a las declaraciones del sindicalista, esta semana luego del triunfo. “La relación va a ser buena, porque hay un marco de respeto, pero si es resbaloso o se ladea, vamos a chocar”, aseguró.

Desde el lado del senador creen que no habrá espacio para ese impacto. “Se necesitan mutuamente”, concluyó el vocero consultado, cruzando el complejo escenario financiero del municipio con la debilidad política de JSRN en la ciudad.


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios