Exclusivo Suscriptores

Neuquén utilizará el fondo anticíclico para pagar la deuda pública, no para el déficit del ISSN

En la transición se había cambiado el destino para que en lugar de guardar plata se pudiera atender el déficit del Instituto de Seguridad Social del Neuquén. Con la suba de aportes y contribuciones, la caja previsional dejará de recibir fondos de las regalías de exportación que sólo se destinarán a pagar préstamos.

Sabemos lo que tenemos que hacer en materia de políticas públicas pero muchas veces lo postergamos por otras cosas”. El diagnóstico agorero lo hizo hace 4 años Eric Parrado Herrera, economista y gerente general del Departamento de Investigación del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), quien fue invitado a exponer por el entonces vicegobernador de Neuquén, Marcos Koopman sobre la forma de crear un fondo anticíclico.

Pero el sueño terminó en forma abrupta esta semana. El gobierno de Rolando Figueroa resolvió que se destinará al pago de la deuda pública con el concepto de que no se pueden guardar dólares y pedir prestado en esa moneda para pagar la deuda pública. El fondo inclusive ya había sido podado por el entonces gobernador Omar Gutiérrez quien metió mano a la caja que se formaba con las regalías de los hidrocarburos que se exportaban para paliar el déficit del Instituto de Seguridad Social del Neuquén.

El 16 de este mes, el gobernador Figueroa firmó el decreto 130 que con el que le quita la opción de suplir el déficit de la obra social y caja jubilatoria de los empleados públicos y lo destina al fin de pagar deuda.

El 19 de noviembre de 2020, se dictó la Ley 3269 en la Legislatura que creaba el Fondo de Estabilización y Desarrollo del Neuquén “como una herramienta de política fiscal y de promoción del desarrollo sustentable de la provincia, bajo la forma jurídica de un fideicomiso”. Era la forma de proteger el patrimonio, se creaba un agente para que lo administrara y que se pudiera usar en épocas de vacas flacas.

El artículo 3º, estableció que el Feden se encuentra constituido por el subfondo anticíclico y por el subfondo de desarrollo, estableciendo en su artículo 25º la vigencia de la norma a partir del año 2022, motivo por el cual los aportes definidos como recursos del fondo comenzaron a efectivizarse a partir de ese año.

El artículo 15º de la Ley dispuso que el fondo asumía la forma jurídica de fideicomiso, designando en su artículo 16º, entre otras partes, a la Provincia, representada por el ex Ministerio de Economía e Infraestructura o el organismo que lo reemplace, como Fiduciante y a la Fiduciaria Neuquina S.A., como Fiduciario.

En la reglamentación de la ley se establecieron los mecanismos para que se cumpla el objetivo pero por la ley 3380 se dispuso que, excepcionalmente y hasta el 31 de diciembre de 2027, los fondos que resulten de la aplicación del artículo 2º de la Ley 3269, (el 50% de las regalías del gas y petróleo exportado) debían ser remitidos al ISSN “con el objeto de afrontar su déficit financiero, y/o ser aplicados al pago de los servicios de la deuda pública provincial cuyos vencimientos operen a partir de la vigencia de la misma, siempre que su costo resulte superior al rendimiento de los recursos que administra el Fondo de Estabilización y Desarrollo del Neuquén. dejando de ser destinados al fondo durante dicho período”.

Esta ley de la transición del gobierno de Gutiérrez al de Figueroa autorizó al Poder Ejecutivo a dictar las normas reglamentarias o complementarias necesarias para la aplicación de dicha Ley. Se acompañó con un decreto reglametario, para que desde el mes de junio a noviembre de 2023 y desde diciembre de 2023 a junio de 2024 respectivamente, sean remitidos al ISSN con el objeto de afrontar su déficit financiero;.

El gobierno de Figueroa firmó otro decreto en el que resolvió el incremento de las tasas de aportes personales (descuento que se le hace al empleado por obra social y jubilación) y contribuciones patronales al sistema previsional del régimen ordinario establecido en la Ley 611, de creación del Instituto y las correspondientes al sistema de prestación de salud y asistencial administrado.

El fin de esta medida fue propender a la autosustentabilidad del régimen previsional público, incrementando de esta forma los recursos propios a los fines del cumplimiento de las prestaciones a sus afiliados.

Entonces a partir de que los mayores recursos que percibirá el Instituto, se estimó conveniente dejar sin efecto las disposiciones de la transición y en consecuencia determinar que la plata del fondo serán destinados al pago de los servicios de la deuda pública provincial cuyos vencimientos operen a partir del dictado del decreto.

Se aclaró en el articulado que ello se cumplirá siempre que su costo resulte superior al rendimiento de los recursos que administra el Fondo. Es decir que salga más barato pagar la deuda pública que tenerlos guardados ganando menos dinero en intereses.

Se aclaró que los rendimientos obtenidos de las inversiones efectuadas en uso de las facultades otorgadas serán asimismo aplicados al pago de los servicios de la deuda pública provincial.

La deuda pública que mantiene el Estado neuquino nació el 1 de diciembre de 1995 cuando la Legislatura sancionó la ley 2505 que autorizó la emisión de los Títulos de Deuda para el Desarrollo Provincial destinada a financiar la ejecución obras de infraestructura como la multitrocha, el acueducto Mari Menuco y el tren Trasandino.

Fue una emisión de 250 millones de dólares garantizados por regalías. El mecanismo de aprobar bonos después fue periódico y para obtener el voto de los diputados provinciales se sumaban obras puntuales a la lista de destino que iba a tener el bono. Se emitieron, luego, cuatro tipo de bonos que servían para pagar la deuda del anterior.

Luego se sumaron endeudamientos específicos y directos de bancos internacionales cuando se produjo una baja en la producción petrolera y Vaca Muerta todavía estaba en los papeles, no en terreno.

Fuentes del gobierno saliente informaron que el 90% de la deuda se encuentran relacionados de manera directa con el precio del dólar. Es en dólares directamente o en un sistema que autorizó el exministro de Economía Martín Guzmán que se pedía en pesos convertibles en dólares y se pagaban con la flutuación oficial. Un pequeño porcentaje de la deuda también está atada a la inflación, pues se ajusta por variable CER.

Ya durante la pandemia, cuando se discutió el fondo hubo voces de advertencia que consideraron que no era conveniente retener recursos mientras la provincia aún tenía necesidades concretas.

En el proyecto para cambiar el uso del fondo, el entonces gobernador Gutiérrez informó lo que ya tenía acumulado el fondo no se podía tocar sino los ingresos durante las fechas específicas.

Según informó el gobernador Rolando Figueroa, en el Presupuesto 2024 hay una elevada proporción de dinero que se lleva el pago de deudas.

“El Presupuesto provincial es de dos mil millones de dólares, ahora sin aportes del gobierno nacional con lo que va a disminuir ese presupuesto”, dijo. Y señaló que “este año tenemos vencimientos de 320 millones de dólares por endeudamiento consolidado (de la gestión anterior), tenemos alrededor de 200 millones de dólares de deudas de obras en ejecución que han sido paralizadas”.

“Ya vamos 520 millones de dólares”, sostuvo y agregó que “si a eso le sumamos que teníamos que financiar un déficit del Instituto (ISSN) de 100 millones de dólares por año, si le sumamos que tenemos que financiar un déficit de los municipios de 100 millones por año, y si le sumamos que tenemos que financiar a uno de los poderes del Estado en un déficit de 60 millones por año, son cerca de 800 millones que se van en la cancelación de deudas y déficit que no le corresponden al Estado provincial”.

Subrayó que, más allá de las limitaciones presupuestarias, “tenemos que brindar -con justicia- las mismas oportunidades (a todos los neuquinos) y ese es el deber que tenemos aquellos a los que nos toca gobernar”.

Según se previó en el presupuesto que se aprobó el año pasado durante el 2024, se cancelan las Letras del Tesoro Serie IV Clase 2 Tramo A del Programa de Financiamiento 2022, varias de las Series y Clases del Programa de Financiamiento 2023 y las Letras del Tesoro suscriptas por G&P del Neuquén S.A.

Asimismo, comienza a amortizarse el Bono Tideneu y el préstamo otorgado por el Fondo Fiduciario Federal de Infraestructura Regional en el marco de la Ley 3192. En el último endeudamiento en el período de transición, el gobierno se agenció de unos 100 millones de dólares para, supuestamente, tener previsión para pagar deuda en dólares este año.

El fondo anticíclico había reunido unos 150 millones de dólares, es decir que faltarían unos 70 millones para poder hacer frente a los pagos perentorios de este año, sin considerar la opción que ya usó Gutiérrez de emitir nuevos instrumentos financieros para canjearlos por los anteriores y estirar los plazos.

Claro que la situación económica durante este período es más crítica que en años anteriores y por el panorama político imperante no hay demasiadas posibilidades que el Poder Ejecutivo Nacional autorice con su firma un endeudamiento subnacional, en este caso de Neuquén.


Se duplicó la deuda en pesos por la devaluación



Salvo un 5 % de la deuda emitida en pesos, el 95% está atado directa o indirectamente al precio del dólar oficial o el paralelo. Para pagar deuda en dólares, el gobierno de Neuquén debía pedir los billetes al Banco Central y ahora, esta situación, se complicará máxime si el gobierno de Rolando Figueroa se muestra en la vereda del chubutense Ignacio Torres, identificado como el contrincante del presidente Javier Milei.

Con un dólar a 496,7 pesos con el que se había sacado la cuenta en octubre del año pasado, este año el Estado neuquino debía pagar 202.094 millones de pesos en Títulos Públicos, Letras del Tesoro y otros préstamos. Con la devaluación, ese monto trepó al doble.

Este año, en algunos meses el importe del servicio de la deuda resulta superior al de otros, dependiendo del cronograma de pagos de cada una de las operaciones de crédito público. El mayor impacto sucede en el mes de octubre, ya que, junto con otros vencimientos habituales, opera el segundo cupón de amortización de los Tideneu por U$S 29,0 millones que junto a los intereses totaliza la suma de U$S 40,8 millones, según la cuenta que se hizo para el presupuesto. Los dólares siguen siendo los mismos aunque hay que poner el doble de pesos para obtenerlos.

El segundo mes que tiene relevancia es el mes de junio, ya que, en dicho mes, vence el único cupón de amortización de las Letras del Tesoro por $ 10.000 millones que, junto con los intereses, totalizan la suma de $ 19.350 millones. Ese mes comienza a abonarse el primer cupón de amortización de otras letras por U$S 10,7 millones sumado a los intereses. Los siguientes cupones de capital de estas Letras se pagan en los meses de septiembre y diciembre.


Comentarios