Primer gran paso para que el gas sea realidad en la Línea Sur

Es la obra más emblemática en el marco de la puesta en marcha del plan Castello. Permitirá llegar con el recurso a todas las localidades de la región. Se viene la licitación para construirlo.



Desarrollo regional

El anuncio esperado durante décadas un día se concretó y generó muchas esperanzas. El pasado 7 de diciembre, en el marco del 90 aniversario de Los Menucos, el gobernador Alberto Weretilneck, anunció el llamado a licitación para el 29 de este mes para la compra de materiales que demandará la obra del gasoducto que unirá Maquinchao con la ruta Nacional 3.

La obra, la primera que se licitará del plan Castello y la de mayor presupuesto de esta primera etapa, está valuada en 47 millones de dólares y completará el anillado para dotar de gas natural por red a la totalidad de los pobladores de la Línea Sur rionegrina ubicados a la vera de la ruta Nacional 23.

No sólo mejorará la calidad de vida de más de 17.000 personas, sino que también potenciará a la región de cara al futuro haciéndola más atractiva para la radicación de inversores. Se complementa con el pavimento de la ruta Nacional 23.

“Es una obra que quienes vivimos en esta región estábamos reclamando desde hace años. Cada invierno padecemos muchas dificultades con el gas porque el sistema que tenemos actualmente no da abasto. Hay familias que no pueden acceder a este servicio porque las plantas que tenemos funcionando en nuestros pueblos están colapsadas. Además necesitamos el gasoducto para poder desarrollar la zona. No tengo dudas que a partir de esta obra se nos abre otro panorama para Los Menucos y para la región”, señaló la intendente de Los Menucos, Mabel Yauhar (UCR). La jefa comunal fue una de las impulsoras para que esta obra sea incluida en el plan Castello.

La denominada Línea Sur se extiende a lo largo de los 600 kilómetros de la ruta Nacional 23. A principios de la década del 90, durante la gestión del ex gobernador Horacio Massaccesi, se construyó el gasoducto entre Bariloche y Jacobacci y también entre la ruta Nacional 3 y Valcheta.

Esa decisión política le cambió la vida a miles de pobladores de una zona que en invierno padece temperaturas que llegan a los 20 grados bajo cero y que, a partir del gas, dejaron de utilizar gas oil, kerosene y leña para poder calefaccionarse, bajando considerablemente los gastos en este sentido. Los caños unieron Bariloche con las localidades de Pilcaniyeu, Comallo y Jacobacci y recién en el 2006 fue conectada la localidad de Clemente Onelli. El 24 de octubre de 1991 quedó inaugurado el gas en Jacobacci. Ese año también llegó a Valcheta, pero quedó al margen la pequeña comunidad de Aguada Cecilio, ubicada a medio camino entre esta localidad y la ruta 3.

Entre 1993 y 1994 el gobierno de la provincia instaló en Maquinchao, Los Menucos, Sierra Colorada y Ramos Mexía, plantas vaporizadoras de gas licuado de petróleo para poner, de alguna manera, en igualdad de condiciones a los vecinos de estas localidades.

En las primeras tres localidades, comenzaron a funcionar en 1994 y en Ramos Mexía, recién en el 2004. Sin embargo el crecimiento poblacional hizo que desde hace un tiempo estén colapsadas, lo que significa que numerosas familias no puedan acceder al servicio.

“En invierno necesitamos un camión de gas –22.000 kilos– por día. Y tenemos como agravante que cuando hace mucho frío, el gas se congela y eso hace que no tengan presión suficiente. Actualmente tenemos 720 usuarios y la planta está trabajando al límite. Hay un 40% de la población que no tiene gas”, señaló Aurelio Mansilla, operador de la planta de gas de Maquinchao. Entre las cuatro plantas abastecen a unos 2.560 usuarios.

El sueño del gas natural está a punto de cumplirse.

El gasoducto tendrá 345 kilómetros y abastecerá a Aguada Cecilio, Nahuel Niyeu, Ramos Mexía, Sierra Colorada, Los Menucos, A. de Guerra y Maquinchao.

Mucho territorio con baja población

Es enorme la cantidad de kilómetros que tendrá el gasoducto y es muy amplio el territorio que abarcará. La población que se verá beneficiada será de unas 17.000 personas, contando los habitantes de cada localidad a la que llegará.

En cifras

La obra comenzaría en julio del año

que se inicia

El ministro de Obras y Servicios Públicos de la provincia, Carlos Valeri, afirmó que el gasoducto de la Región Sur “es una obra estratégica” para el gobierno provincial porque permitirá mejorar la calidad de vida de unos 17.000 habitantes y el desarrollo de una de las regiones de la provincia que tiene un gran futuro.

“Complementada con el asfalto de la ruta 23 y la electrificación que está prevista en la segunda etapa del plan Castello, el gasoducto es una obra estratégica para la Región Sur. La zona tiene un gran potencial y no tengo dudas que a partir de la mejora en los servicios y la conectividad, va a cambiar”.

–¿Qué se licita el 29 de diciembre?

–La licitación de esta obra se divide en dos. El 29 vamos a licitar la compra de materiales, por un monto que ronda los 17 millones de dólares y en febrero, en algún lugar de la región, vamos a hacer la apertura de los sobres. En marzo, vamos a licitar la mano de obra por un monto de 30 millones de dólares.

–¿Cuándo se inicia la obra y qué plazo tiene?

–Si todo anda bien, estaremos en condiciones de iniciar la obra en julio de 2018 y el plazo de ejecución son 12 meses. Debemos tener en cuenta que la provisión de materiales prevé un plazo de 90 días. Son unos 240 camiones que van a ir depositando los caños en distintos puntos. Cada camión transportará caños para la construcción de 2 kilómetros de gasoducto.

–¿Cuántos kilómetros de cañería se construirán?

–Son 345 kilómetros de obra. Empieza a unos 4 kilómetros del empalme de las rutas 2 y 23 hacia Las Grutas. Allí se conecta al gasoducto San Martín y llega hasta Maquinchao con un caño de 6 pulgadas. Se invertirán 47 millones de dólares.

Mucho más que un privilegio es cubrir una necesidad

“Se nos hace muy difícil poder afrontar el invierno sin gas por red”, señaló Ana Jara, una vecina del barrio 12 de Octubre de Maquinchao. El lugar es uno de los más poblados de la localidad y sólo una parte de los vecinos cuentan con gas por red. La mujer, que se radicó en este poblado hace cuatro años junto su familia, afirma que junto a otros vecinos han solicitado el gas en reiteradas oportunidades, pero las limitaciones que presenta la planta, impiden conectar a nuevos usuarios.

Ana vive con su esposo, Ángel Sosa y sus cuatro hijos. Detalla que para poder calefaccionar la vivienda gasta entre 8.000 y 9.000 pesos mensuales. “En invierno gastamos cuatro cilindros de 45 kilos al mes –cuesta alrededor de 1.000 pesos cada uno– y también leña para la salamandra. Este invierno, por ejemplo, tuvimos registros de temperaturas de 22 grados bajo cero y mucha nieve. El gas de los tubos se congeló y 100 kilos de leña –cuestan 400 pesos–, cuidándola, nos alcanzaba para cuatro días. Se hace muy difícil pasar el invierno sin complicaciones”, señaló.

Su esposo se mostró esperanzado en el gasoducto que comenzará a construirse. “Nos enteramos que se va a licitar. Estamos pendientes de que se concrete esta obra porque nos va a cambiar la vida. Seguramente vamos a tener posibilidades de que construyan la red domiciliaria y poder conectarnos”, sentencio.

A una cuadra de la familia Sosa-Jara, en el mismo barrio, vive Mercedes, una ama de casa. Junto a su esposo y uno de sus hijos habita una precaria vivienda. Admite que utiliza la cocina a gas para cocinar y una cocina a leña, “económica” para calefaccionar la casa. “En invierno nos saben dar la garrafa social, pero son pocas y no te alcanza. Tenés que cuidarla mucho porque sino, no te dura nada. Lo mismo nos pasa con la leña”.

Soraya Yauhar (UCR):

El puntapié

“Es el puntapié para poder hablar de un desarrollo sostenido y sustentable en nuestra región No podemos lograrlo si no tenemos el gasoducto y el mejoramiento de la energía, servicios que se van a complementar con el asfalto de la ruta Nacional 23. Llega el invierno y tenemos muchas dificultades porque el gas no nos alcanza. Tenemos que priorizar el mantener el servicio en el hospital y las viviendas domiciliarias y suspender las clases y las actividades recreativas que se realizan bajo techo”, sostuvo la legisladora Soraya Yauhar (UCR), oriunda de Los Menucos e integrante de la Comisión del plan Castello.

Detalló que cuando el ex legislador Rodolfo Lauriente, presidía el Ente de Desarrollo de la Región Sur se contrató a una consultora para que elaborara el proyecto que desde entonces se le venía presentando a los distintos gobiernos y ahora se empieza a concretar. La Región Sur está ante un momento clave de su historia.

Alejandro Marinao (FpV): un gran logro

Alejandro Marinao (FpV) resaltó la importancia de que el gasoducto sea la primera obra que se ejecutará en esta primera etapa del plan Castello y que sea en una sola etapa.

“Para nosotros, los que vivimos en la Línea Sur, que en esta primera etapa hayamos definido todos los integrantes de la comisión del plan Castello que el gasoducto para nuestra región sea una prioridad, es una gran logro. Es una obra emblemática que veníamos reclamando todos desde hace tiempo”.

Agregó que junto al asfalto de la ruta 23 y la fibra óptica que ha iluminado varias localidades se abren puertas para “la posible radicación de industrias, para mejorar la calidad de vida, significa que nos empezamos a realizar. Ahora tenemos que ver cómo mira la comunidad regional hacia adelante, ante la llegada de estas obras”, señaló.

Es una obra que quienes vivimos en esta región estábamos reclamando desde hace años. Cada invierno padecemos muchas dificultades con el gas porque el sistema que tenemos no da abasto”.

Mabel Yauhar, intendente de Los Menucos

Datos

El gasoducto tendrá 345 kilómetros y abastecerá a Aguada Cecilio, Nahuel Niyeu, Ramos Mexía, Sierra Colorada, Los Menucos, A. de Guerra y Maquinchao.
20
grados bajo cero es una de las temperaturas que suelen padecer los pueblos de la Región Sur en invierno.
47
millones de dólares es la inversión que prevé el plan Castello para esta obra, la más costosa de este programa.

Comentarios


Primer gran paso para que el gas sea realidad en la Línea Sur