Pro Huerta: una herramienta para la seguridad alimentaria que se multiplica

Surgió como necesidad, hoy se consolida.

25 años de la implementación del Programa

A través del programa nacional Pro Huerta del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria –INTA–, nacido a partir de la necesidad de abastecimiento alimentario de los sectores más vulnerables de la población en la década del 90, se llega hoy a cerca de 17.000 familias y organizaciones de la provincia de Neuquén y Río Negro.

Con la característica inicial de generar alimentos para el autoconsumo, enmarcado en el esquema de huertas familiares, comunitarias y escolares y articulando en forma interinstitucional, se avanza en forma sostenida, en ambas provincias, con un trabajo que se amplía con mayor intervención en el territorio.

Este programa, transformado con el transcurso de los años a través de un cambio de perspectiva, se aborda hoy desde los Proyectos Regionales con Enfoque Territorial –PRET– formulados desde el INTA, con una planificación que incluye el acceso a la tierra, al agua y la autoproducción de semillas, a fin de garantizar a los productores contar con estos recursos. El proceso marcha, con algunos sectores, hacia la consolidación de la comercialización de excedentes en el marco de la economía social, que entre otras ventajas tiende a la eliminación de la cadena de intermediarios.

El programa en Neuquén

En la provincia de Neuquén se llega a 7.000 grupos familiares y organizaciones de distinto tipo, con acompañamiento de equipos técnicos del INTA y promotores formados junto a la institución. El programa se asocia y conforma redes con diferentes instituciones, ONG, organizaciones nacionales y provinciales y municipios. Se trabaja desde las Agencias de Extensión Rural de San Martín de los Andes, Zapala, Chos Malal, Centenario y Picún Leufú.

Las huertas familiares traspatio se gestionan con un kit de semillas, de unas catorce especies de verduras, para unos 100 metros cuadrados de superficie. La gran mayoría de huertas en los espacios urbanos son más pequeñas, entregándose para estas un kit de diez especies.

Otro tipo de huertas, las escolares, son fortalecidas con capacitaciones hortícolas orientadas a los docentes como agentes multiplicadores. En esta línea se trabaja con la EPEA Nº 2 de Plottier, el IFD Nº 9 de Centenario y la EPEA de San Patricio del Chañar, en el caso de la zona Confluencia.

Estas huertas son también herramientas de trabajo comunitario y terapéutico en centros de salud y en unidades de detención, generando además insumos para quienes trabajan en ellas. Ejemplo de esto lo constituyeron iniciativas acompañadas en la U9, en la Comisaría 18ª y en la cárcel de mujeres de Neuquén.

Centros de multiplicación de aves

Con el paso de los años y a través de los centros de multiplicación de aves, como el de la localidad de Zapala, se incorporó al programa el componente de granja con gallinas ponedoras y pollos camperos. Estos últimos son animales de mayor rusticidad, por lo que su índice de mortandad es más bajo. En sus inicios se entregaban cinco gallinas a los huerteros, hoy en las zonas rurales se les aportan treinta aves, entre las que se suman a las especies mencionadas, desde el año pasado, pavos híbridos provenientes del INTA Pergamino.

En Zapala con el motor de las Ferias

En la zona centro de la provincia de Neuquén se cuenta con 1.100 huertas comunitarias, escolares y demostrativas, en el período primavera-verano, trabajándose en los departamentos de Zapala, Picunches, Loncopué y Catan Lil. Existen huertas en quince escuelas de la zona. Se trabaja a través de una red de cincuenta promotores.

Aparecen experiencias particulares como una escuela de Quili Malal que elabora conservas con lo producido en el espacio de huerta junto a un maestro especializado.

El ingeniero agrónomo Alfredo Vázquez fue uno de los precursores del programa en Zapala, siendo jefe de la Agencia de Extensión Rural –AER–, y el médico veterinario Horacio Cantaro sumó el componente de granja con el Centro de Multiplicación de Aves que existe en la AER.

Las ferias fueron las motorizadoras de la comercialización de excedentes de las huertas y granjas y abrieron camino para trabajar en proyectos como los guardianes y la casa de semillas.

Hoy el programa está incorporando el componente de artesanías con las mujeres de la zona abocadas a esta actividad que importa el bagaje cultural de un pueblo y sus generaciones.

Otra línea de trabajo de Pro Huerta es la del acceso al agua, mejorando la provisión de este vital elemento para el riego, su uso comunitario y la captación de vertientes.

Promotores, una siembra en el tiempo

El promotor de Pro Huerta es uno de los actores fundamentales para el funcionamiento del programa. El mismo distribuye semillas u otros bienes que se proveen, organiza e invita a los huerteros a reuniones, colabora en la elaboración poscosecha de los productos de la huerta, releva necesidades de los huerteros, capacita junto a los equipos técnicos y supervisa las huertas. Es parte de sus funciones animar a los actores de la agricultura familiar, promoviendo acciones colectivas y ayudando en la comercialización de los productos de la huerta.

Patricia Bravo es una histórica promotora de Neuquén capital, ubicada en el barrio San Lorenzo Norte, que da cuenta de estas funciones desde el testimonio de su propia huerta, en la que se hacen numerosas capacitaciones. Ella explica: “Como el espacio de mi huerta es grande, se hacen actividades demostrativas junto a los técnicos del programa para los que quieran empezar con cultivos. Hacemos trasplantes de plantines, manejos de huerta orgánica y charlas sobre aromáticas, entre otros aspectos”.

Patricia es la encargada de entregar los kits de semillas y su conocimiento a los vecinos que se acercan de barrios como Valentina Norte, Cuenca XV, Colonia Rural Nueva Esperanza y San Lorenzo, mientras produce en su espacio de huerta urbana. Cultiva plantines de aromáticas, de flores, verduras para deshidratados; también frutas finas como frambuesas, frutillas y moras híbridas, que se procesan para dulces. “Siempre le busco la vuelta para mantener mi emprendimiento, confiesa, y comparto lo que sé con los que quieran aprender”.

Centro Regional Patagonia Norte INTA


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora