Prometen más seguridad para el personal de salud luego de otro hecho violento

El gobierno rionegrino dijo que analiza un refuerzo en las medidas de resguardo. Hubo dos casos -el más grave en Campo Grande- en menos de 24 horas.





El Plan Detectar continuó ayer su tarea en el barrio Noroeste de Roca. El jueves hubo tensión con un vecino en J.J. Gómez. (Foto: Juan Thomes)

El Plan Detectar continuó ayer su tarea en el barrio Noroeste de Roca. El jueves hubo tensión con un vecino en J.J. Gómez. (Foto: Juan Thomes)

El gobierno rionegrino prometió mejorar la seguridad en los hospitales, luego de advertir un creciente nivel de tensión entre pacientes, familiares y trabajadores del sistema de salud. Después del ataque con un arma de fuego sufrido durante la madrugada del jueves por un médico en Campo Grande, ese mismo día hubo un segundo hecho violento en Roca, cuando un hombre agredió verbalmente al personal que realizaba testeos rápidos en el barrio J.J. Gómez.

“Vamos a analizar todos los hechos para mejorar la seguridad en todos los hospitales. Tenemos que entender que hay un crecimiento de malestar generalizado en la población. Esto no justifica ningún hecho, pero nos hace un llamado de alerta sobre la necesidad de nuevas modalidades de presencia del Estado, con personal policial, de seguridad o de otro tipo, en función de que la población está con los ánimos muy exacerbados”, sostuvo la gobernadora, Arabela Carreras.

La mandataria visitó durante la tarde del jueves el hospital de Campo Grande, donde el médico Alejandro Vega sufrió el impacto de tres disparos realizados por un hombre que lo sorprendió segundos después de que el profesional se bajara de la ambulancia.

Casi en simultáneo con esa reunión, en Roca los trabajadores que llevan adelante el Plan Detectar en los barrios tuvieron que soportar la reacción de una persona que se molestó porque le dijeron que su situación no ameritaba la realización de un hisopado.

"Fue un episodio de violencia verbal, totalmente repudiable, que nos llevó casi a tener que llamar a la policía. Este tipo de reacciones lo único que hacen es generar aún más desgaste en quienes se encargan de la Salud en esta pandemia y ponen en riesgo la continuidad del operativo", indicó la directora del hospital López Lima, Ana Senesi.

Senesi explicó que la agresión verbal se produjo porque muchos de los pacientes exigen ser testeados cuando no tienen síntomas. "El criterio para realizar el hisopado lo define el personal de Salud evaluando las condiciones de cada caso y los protocolos, no el paciente. Los hisopados se efectúan cuando hay síntomas", remarcó, al insistir que no se tolerará ningún acto de violencia.

"Zozobra generalizada"

En declaraciones al programa Posdata, la gobernadora Carreras reconoció que la seguridad del personal de salud “es un aspecto para analizar, para ajustar las políticas públicas”.

“Esto se debe a la zozobra generalizada, al malestar que genera la situación de pandemia, la incertidumbre, el encierro, una serie de factores que actúa sobre el ánimo de las personas”, interpretó la mandataria, aclarando luego que “el delito y el atentado contra la vida de una persona es otra cuestión” y es “inadmisible en cualquier estado de derecho”.

Sobre el escenario previo a los dos hechos registrados esta semana, la gobernadora indicó que no se habían reportado episodios “por fuera de las tensiones habituales”.

“Lo que sí hay es una demanda muy importante, que impone un ritmo muy estresante, que también impone una espera que tensiona los ánimos de los familiares y de los pacientes. Pero cualquier situación de tensión tiene un límite, que es la agresión, hacia cualquier persona y más hacia el personal de salud, que es el que está intentando salvar vidas”, concluyó.  


Personal de refuerzo y oxígeno, otros pedidos


Los trabajadores del hospital de Campo Grande pidieron mayor presencia policial en la institución, pero también hicieron otras demandas a la gobernadora Carreras y al ministro de Salud, Fabián Zgaib.

Durante los encuentros separados que tuvieron con ambos funcionarios (la mandataria visitó la localidad el jueves por la tarde, luego de la actividad en Vaca Muerta con el presidente Fernández) se planteó la necesidad de mayor recurso humano y la posibilidad de contar con oxígeno para sostener camas en el centro asistencial.

“Fue una asamblea en la que escuchamos a los trabajadores. Teníamos que estar presentes, es una jornada triste y es nuestro deber acompañar al equipo y a la familia en este momento”, indicó Zgaib luego de su reunión.


Comentarios


Prometen más seguridad para el personal de salud luego de otro hecho violento