Rebeldes prorrusos tienen los cadáveres del avión

Dicen que los retiraron para preservarlos. EE. UU. acusa a Rusia de cómplice en el atentado.



#

“No podíamos esperar más por el calor y porque en la zona hay perros y animales salvajes”, dijo uno de los líderes rebeldes.

EL MUNDO

TOREZ, Ucrania.- Los rebeldes prorrusos en el este de Ucrania tomaron ayer control de los cadáveres recuperados de entre los restos del Vuelo 17 de Malaysia Airlines y los líderes de Estados Unidos y naciones europeas demandaron al presidente ruso, Vladimir Putin, garantías de que los rebeldes darán a los investigadores internacionales pleno acceso al lugar donde el aparato fue derribado.

El secretario de Estado norteamericano, John Kerry, culpó a los separatistas en Ucrania de haber derribado el avión y dijo que había “pruebas circunstanciales sobresalientes’’ de que Rusia casi seguramente fue cómplice de armar a los rebeldes.

“Hay una cantidad de evidencias de las que Rusia debe dar cuenta. No estamos extrayendo conclusiones definitivas, pero hay mucho que apunta a la responsabilidad de Rusia’’, dijo Kerry a la NBC.

Kiev aumentó la tensión al publicar la grabación de una conversación interceptada entre dos rebeldes que pretendían ocultarles las cajas negras del avión a los observadores internacionales.

El vuelo MH17 fue derribado supuestamente por un misil tierra-aire matando a los 298 ocupantes y aumentando drásticamente el balance del conflicto que comenzó hace tres meses.

Los insurgentes aseguraron que tenían elementos que parecían las cajas negras, pero prometieron que las entregarían a los “investigadores internacionales en cuanto llegaran”.

Un líder rebelde, Alexandre Borodai, explicó en Donetsk que el traslado de los cadáveres a trenes refrigerados había sido necesario para protegerlos.

“Ayer comenzamos a trasladar los cuerpos porque no podíamos esperar más por el calor y también porque en la zona hay muchos perros y animales salvajes”, explicó el líder de la autoproclamada república de Donetsk.

El portavoz de la OSCE, Michael Bociurkiw, describió el olor en la estación de Torez, como “prácticamente insoportable”.

Los cuerpos, algunos quemados y desmembrados, quedaron pudriéndose junto a los restos del avión. Los efectos personales también estaban esparcidos a lo largo de varios kilómetros, donde se podían ver maletas, pasaportes, libros y juguetes.

El conflicto entre las tropas ucranianas y los rebeldes separatistas, en los que al menos 13 personas resultaron heridas en las últimas 24 horas, continuaba a unos 100 kilómetros de Grabove.

Las autoridades ucranianas dijeron que no podían garantizar la seguridad de los investigadores en la zona de la catástrofe que está controlada por los insurgentes desde el mes de abril.

El presidente francés, François Hollande, la jefa del gobierno alemán, Angela Merkel, y el primer ministro británico, David Cameron, amenazaron con imponer nuevas “sanciones” a Rusia si Putin no consigue que los separatistas prorrusos permitan el acceso “total y libre” a la zona donde se estrelló el vuelo MH17, que hacía la ruta Amsterdam-Kuala Lumpur. (AP/AFP)


Comentarios


Rebeldes prorrusos tienen los cadáveres del avión