Kevin Spacey, denunciado por abuso sexual, quebró en llanto y dijo: «Estoy en bancarrota»

La vida de Kevin Spacey dio un giro desde que fue denunciado por abuso sexual y pasó de ser uno de los actores más prestigiosos y mejores pagos a convertirse en un hombre cancelado por los productores y dejado de lado en la industria del entretenimiento.

Como fueron varias las denuncias en su contra, debió gastar una fortuna en su defensa y hoy está a punto de perder su casa, según contó en el programa de Piers Morgan.

Una pregunta que parecía simple terminó desencadenando las lágrimas del actor. El conductor de «Piers Morgan Uncensored» quiso saber dónde en encontraba viviendo actualmente y Spacey quebró en llanto: “Es gracioso que preguntes eso porque esta semana se está ejecutando la hipoteca de mi casa en Baltimore”.

El actor había comprado esa casa durante el rodaje de la exitosa serie «House of Cards», en 2012. Pero un total de 20 denuncias en su contra lo llevaron a endeudarse al punto tal de que se está por quedar sin hogar y sin posibilidades laborales porque Hollywood le cerró las puertas.

Si bien fue absuelto de varias de las acusaciones, aún tiene otras que están siendo investigadas.


Detalles del documental «Kevin Spacey al descubierto»


El documental que se estrenó en la plataforma de streaming Max, «Kevin Spacey al descubierto” arroja mucha luz en sus demasiadas sombras.

El documental de dos episodios, dirigido y producido por Katherine Haywood, es tan sobrio como estremecedor. No hay sensacionalismoHay hombres que se animan a contar el accionar de Spacey a lo largo de prácticamente toda su carrera, incluso desde que era un estudiante de secundaria, mucho antes de que fuera el poderoso ganador de dos Oscars y el protagonista de la serie que apuntaló a Netflix, “House of cards”.

El documental deja en claro la absolución de Spacey en más de una ocasión. Pero se ocupa de ir más atrás en el tiempo. Mucho más atrás.


Un documental con entrevistas estremecedoras que delatan la personalidad de Kevin Spacey


Hay varias entrevistas estremecedoras. Una de ellas es la que le hacen a su hermano, Randall Fowler (Kevin Spacey no usa su apellido sino que convirtió su segundo nombre en apellido). El hombre habla de la infancia que padecieron en lo que llamaban la “casa de los horrores”. 

Otra de las entrevistas estremecedoras es la de una de las víctimas, un ex marine, tan enorme y musculoso como frágil. El hombre, que estuvo en el detrás de alguna escenas de “Rescatando al soldado Ryan”, soñaba con convertirse en actor.

Spacey le aseguró que él podía ayudarlo. Ese, cuando no directamente violento, era su modus operandi según los testimonios que recoge el documental: aprovecharse de la inocencia y el deseo de hombres que querían iniciarse en la industria.


Kevin Spacey y su vida sentimental


Además de la decena de testimonios, casi todos desconocidos hasta ahora, el documental se detiene en el celo con el que Spacey intentó ocultar su vida sentimental. En 1997, cuando la conductora y comediante Ellen DeGenneres, salió del closet en su propia sitcom, la sorpresa se transformó en rechazo para ella. Las cadenas de tevé no querían su show.

 Spacey se mostraba con mujeres en las galas. A espaldas de esa vidriera, según relatan las víctimas en el documental, llevaba a jóvenes a su departamento, los subía a su auto o abusaba de ellos de las maneras más inesperadas y sorpresivas para las propias víctimas.

Dónde verlo: Se puede ver en la plataforma Max 


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios