Relevaron al jefe de una cárcel neuquina



Internos dormían en su oficina

NEUQUÉN (AN).- Relevaron al jefe de la U12 y pretenden trasladar internos a otras cárceles para descomprimir la situación del penal del barrio San Lorenzo, que está superpoblado. El martes se realizó una auditoria, ordenada por la Jefatura de Policía, por la cual se inspeccionó la unidad de detención 12 que se encuentra lindante a la Comisaría 16ª en la zona oeste de la ciudad. En el penal donde la justicia deriva a las personas vinculadas con delitos sexuales los auditores detectaron a tres internos durmiendo en la oficina del jefe de la unidad, además de una serie de irregularidades “vinculadas con lo presupuestario”, de acuerdo con lo confiado por una fuente reservada. La ubicación de los internos estaría vinculada con las carencias de espacio físico que padece la unidad de detención que ya en diciembre pasado había trascendido que estaba a punto de colapsar. La U12 tiene espacio para 34 presos pero ya el año pasado superaba los 50. El hacinamiento finalmente se hizo visible cuando arribaron los auditores y detectaron la situación denunciada por “Río Negro”. En esa misma jornada, aproximadamente a las 16, cuando el director de Unidades de Detención, José Luis Maidana, se retiraba de la U12 dialogó con “Río Negro” pero no quiso brindar mayores detalles de las irregularidades advertidas. “Hay un marco de reserva porque esta comisión que visitó el penal está elaborando un documento que será entregado al jefe de Policía, Raúl Laserna, para que determine los pasos a seguir”, se limitó a decir Maidana. Ayer este medio pidió detalles en jefatura e intentó dialogar con el titular de unidades de detención pero sin éxito. Desde prensa de la Policía se comunicó que el informe elaborado por los auditores estaría concluido recién en 10 días. Extraoficialmente se supo que el director de la U12, Evaristo Paredes, fue relevado de su cargo, quedando designado un oficial principal del cual no se brindaron mayores datos.


Comentarios


Relevaron al jefe de una cárcel neuquina