Rescatan a un “charito” de un cajero automático

Un empleado de la Secretaría de Ambiente encontró al ejemplar que será devuelto a su hábitat natural.



La desaprensión le jugó una mala pasada a un furtivo, y gracias al olvido de un pichón de Ñandú en el cajero automático de la calle Buenos Aires, este ejemplar podrá ser devuelto a su hábitat natural.

Más de uno se llevó una sorpresa cuando encontraron el ave, en un sector atestado de gente con muchos perros vagabundos ladrando en las inmediaciones ante la presencia de que algo raro sucedía.

Se deduce que ese ejemplar habría llegado al sitio trasladado por desconocidos que lo capturaron de su hábitat natural para trasladarlo a la ciudad.

La recuperación de ese sector céntrico se concretó por mera casualidad cuando un empleado de la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable (Sayds) encontró al ejemplar en ese lugar.

Al tratarse de una especie que no se encuentra en la ciudad, inmediatamente lo trasladó a la oficina para que sea revisado por personal del área de Fauna con la intención de ser enviado a un campo.

En ese momento el médico veterinario constató que se trataba de un ejemplar de apenas pocos días de vida por lo cual se decidió tenerlo en resguardo hasta tanto tenga el tiempo suficiente para dejarlo en libertad.

Este tipo de práctica está penada por la Ley de Fauna N° 2.056 que establece llamados de atención, multas, secuestros y/o decomisos; entre otros castigos la captura, como la tenencia, transporte, comercialización, de especies de la fauna silvestre, constituyen un delito en todo el país, y son penados por ley hasta con prisión.

A raíz de este hecho inusual, la Sayds recordó que se trabaja a través de la educación ambiental en la tenencia ilegal de fauna silvestre y mascotismo.

Esta tarea también se lleva adelante con los guardafaunas honorarios, que apuntan especialmente a las aves.

En los últimos años, a partir de esta campaña, se han recuperado y liberado cientos de aves silvestres que se encontraban en cautiverio.

De acuerdo a datos recabados, el tráfico ilegal de especies animales es el tercer negocio más lucrativo en el mercado negro del mundo. Hay personas que pagan precios altos por poseer un animal exótico, y esto alimenta un negocio muy perjudicial.

En el marco de una campaña de concientización se puso énfasis en definir algunos términos a tomar en cuenta

Silvestre: adjetivo para hacer referencia a aquellos seres vivos que no han sido objeto de un proceso de domesticación. Pueden desarrollarse tanto en libertad como en cautiverio, manteniendo su comportamiento, morfología y fisiología.

Cautiverio: estado del animal silvestre al que se le ha privado de la libertad.

Mascotismo: “Proceso por el cual se pretende transformar un animal silvestre en un animal doméstico, visualizándolo bajo un concepto de mascota, mantenido en situación de cautiverio e interpretándolo como un animal afectivo activo”.


Comentarios


Rescatan a un “charito” de un cajero automático