Revisión de cuentas



Neuquén

Aunque se intente demostrar fortaleza en las negociaciones y se exhiba como un triunfo eso de que “el Fondo nos dio la razón”, la verdad es que seguimos subordinados al mencionado organismo internacional.

En efecto, la Argentina va a ser colocada nuevamente bajo el escrutinio del FMI, pues ya tenemos aquí una nueva “misión”, trece días después del retiro de la anterior, ahora directamente para controlar las cuentas y monitorear la marcha de la economía. Del relato del freezer para el FMI, han pasado a colocarlo en primer plano de la reestructuración de deuda y, a través de ella, condicionando el total del manejo de la crisis económica y social. No se trata ya del famoso Artículo IV, por el cual anualmente el Fondo controla las cuentas de los países socios, tan denostado por la religión kirchnerista y ahora aceptado ante el “maravilloso” reconocimiento de la “insustentabilidad” de la deuda por parte del gendarme financiero internacional.

La misión de apertura de los libros del país es excepcional y minuciosa (pondrá la lupa tanto sobre las cuentas fiscales como sobre la balanza comercial y de pagos) y tiene por destino emitir un veredicto de factibilidad de los pagos futuros al FMI y al conjunto de los bonistas a los cuales se les hará una oferta de reestructuración antes de que termine marzo. En otras palabras, el FMI será quien diga cuál es plan económico “sustentable” para el repago de la deuda. En simultáneo, bajaron de los aviones -incluido el que trajo el coronavirus-, los ejecutivos de los fondos de inversión Greylock, Pimco, Fidelity, Templeton y BlackRock, para hacer su propio monitoreo sobre el terreno.

Joaquín Bertrán | DNI 5.433.822


Comentarios


Revisión de cuentas