Río Negro: el viaje solidario de los odontólogos a la Región Sur

Un grupo de la Facultad de Odontología de la UNRN inició el fin de semana pasado un proyecto de cuidado de la salud bucal para los habitantes del paraje Colan Conhue, en el que todos aprenden.

Cuando la combi y el consultorio móvil llegan a Colan Conhue, algo sacude la calma del mediodía en el pequeño paraje. Bruno apura el pedaleo de su bicicleta; Brian y Osvaldo dejan de jugar al fútbol; Alejandra Deccechis se para en la puerta de la Escuela albergue 216; los vecinos espían desde la calle de tierra. Todos esperaban la llegada del equipo de odontología de la Universidad Nacional de Río Negro hace dos meses, cuando una lluvia arruinó el camino de ripio que lo une con las ciudades cercanas y frustró el primer viaje a este lugar.

Del vehículo bajan cuatro docentes, nueve alumnos, dos colaboradores, todos emponchados para hacerle frente a la temperatura bajo cero. Enseguida empiezan a bajar el instrumental que necesitarán para montar en el salón principal de la escuela y en un aula, dos salas de atención. Afuera, el consultorio móvil es el orgullo de todos: tiene dos espacios con absolutamente todo, incluido rayos X, tornos y hasta un equipo de frío/calor.

Concentrado, Alexis escucha la explicación sobre el cepillado.

 

 

 

La escuela albergue es –y fue el fin de semana pasado en particular– el lugar más concurrido. Si habitualmente es el espacio en el que los pobladores se encuentran, intercambian noticias, comparten mates o tortas fritas, el sábado y domingo pasado fue el verdadero centro del pueblo. Es que para muchos de los casi 200 habitantes de este paraje del departamento 25 de Mayo, ubicado a 92 kilómetros de Jacobacci, esta fue su primera posibilidad de ver a un dentista.

“Por suerte, una sola vez en mi vida me dolió la muela”, dice Marta Azucena, que llegó temprano, con sus tres hijos para que la atiendan. “Aquella vez me dieron un remedio casero: buches de agua, sal y orégano”, se sonríe ella, con una mezcla de resignación y valentía ante el dolor. “Para nosotros es muy complejo ir a algún lugar a que nos atiendan. Antes, la ambulancia te podía llevar a Jacobacci, pero ya no”.

La ambulancia es la que está estacionada en la salita de primeros auxilios. Pero no anda. Y en la salita no hay antibióticos. Apenas algunos calmantes.

Brian se divierte con los modelos de dientes.

 

 

 

En los dos días que el equipo de odontólogos atendió en el lugar

–de 14 a 21 el primer día, de 8 a 21 el segundo– pasaron 60 personas. A cada una se le hizo su ficha para que poder seguir cada caso en toda las visitas que hagan hasta fin de año; a cada una se le dio una charla demostrativa para enseñarles a lavarse correctamente los dientes, y a cada uno, también se le hizo la consulta odontológica: hubo arreglos de caries , extracciones, limpiezas, tratamientos de encías y se tomaron los moldes para que la próxima vez que vengan, muchos de ellos puedan ponerse sus prótesis removibles.

Juan Huentelaf es uno de ellos. Tiene 69 años y es uno de los pobladores más antiguos del lugar. Vino el sábado y tuvo que volver al otro día. El domingo se fue de la escuelita sonriendo, pese a las extracciones que le hicieron. Sabe que por un mes está destinado a sopa y puré. Pero por primera vez en su vida, sabe también que en 30 días podrá estrenar una dentadura completa y comer sin dolor.

Juan Huentelaf, quieto, mientras le toman los moldes.

 

 

 

Consejos que van y enseñanzas que vienen

 

Espejo, espejito. Una clase de cómo usar el cepillo de dientes.

Momento de azúcar: una dieta adecuada para prevenir caries debe tener menos de cuatro “momentos azúcar” cada día (es el momento en que se consume algo que contenga azúcar, como puede ser una gaseosa o una torta).

Harinas: aunque el consumo de harina en el lugar es alto, no se ve población con problemas de peso.

Los casos más frecuentes

 

El orgullo del grupo: el consultorio móvil con dos espacios independientes.

Lo que más se atendió, evalúan Pedro Muzevic, Walter Sepúlveda y Mónica Zanchín, los docentes que acompañan en este viaje, son caries. “También se hicieron extracciones y limpieza de dientes y encías”, aseguran. El grupo de la UNRN espera tener un informe preciso de la salud bucal del lugar lo que les permite, en los próximos viajes reforzar lo que falta y completar los trabajos que requieren más tiempo.

Viajar, dar y aprender

“Estos viajes son impagables. La calidez de la gente te lleva a seguir viniendo. Te llena el corazón”.
Sofía Vincenty (23), estudiante

 

“Es la primera vez que vengo, y es tan distinto a lo que uno hace en la ciudad… La gente acá es muy agradecida”.
Nicolás Bidevich (21), estudiante

 

“A mí me encantan estos viajes porque la gente es muy agradecida. Es muy emocionante, siempre”.
Valentina Vignaroli, estudiante

 

Datos

Espejo, espejito. Una clase de cómo usar el cepillo de dientes.
El orgullo del grupo: el consultorio móvil con dos espacios independientes.

Temas

Río Negro
Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Registrate gratis

Disfrutá de nuestros contenidos y entretenimiento

Ver planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora