River sigue de fiesta

<b>El Millonario cerró una semana ideal: le ganó 2-0 a Central, lo dejó sin invicto y está expectante.</b>

TORNEO PRIMERA DIVISIÓN

River está de fiesta en fiesta y ayer sumó a su Payasito preferido. Con la vuelta de Pablo Aimar, el Millo venció 2-0 a Central, lo dejó sin invicto y sigue prendido en el torneo de Primera. De esta cerró una semana perfecta, luego del 3-0 ante Cruzeiro, que lo depositó en las semifinales de la Copa.

En el primer tiempo, el Canaya salió a incomodar al local con presión alta y aprovechó cada vez que pudo los espacios que Mayada dejó a sus espalda.

Sin embargo River, en la primera a fondo que tuvo, se puso en ventaja con un golazo de Teo. Rojas tocó para Pisculichi, quien de primera habilitó al colombiano, que ingresó por derecha al área y definió con un toque sutil por encima de Caranta.

A partir de ahí, se hizo de ida y vuelta porque Central fue por el empate y lo tuvo en dos ocasiones, con Villagra y Aguirre. Y el Millo respondió con una de Piscu que obligó a una buena atajada del arquero visitante.

En el complemento, Central siguió con su presión alta y con mayor dominio de balón, pero le faltó puntería para llegar al gol y volvió a chocar con la figura de Barovero, quien tuvo un partido perfecto.

La primera ocasión clara la tuvo River a los 7 con un centro de Rojas desde la izquierda que Cavenaghi no llegó a conectar en medio de la marca de los dos centrales y la pelota quedó a los pies de Gutiérrez, quien definió cruzado, pero Caranta despejó con los pies.

A partir de entonces la visita empujó al dueño de casa contra su arco y llenó de centros el área.

Hubo otras oportunidades netas, como a los 34, con una jugada del Chelito Delgado, que sacó Barovero al córner volando hacia su derecha, y en el posterior tiro de esquina, cuando Ruben ganó en el primer palo de cabeza, obligando al guardameta cordobés a volar hacia su izquierda para evitar la caída de su arco.

Sin dudas la reaparición de Pablo Aimar fue una de las mejores noticias para el hincha millonario (ver aparte), quien se emocionó y aplaudió de pie cada intervención del riocuartense desde su ingreso por Pisculichi a los 29.

Sobre el final el equipo anfitrión amplió la ventaja luego de un centro de Augusto Solari desde la derecha que cabeceó Boyé estrellando la pelota en el palo, para que luego Mayada se la llevara por delante para establecer el definitivo 2-0.

Este triunfo dejó al Millonario en una posición expectante, ya que quedó a tres puntos de la cima y aún debe el partido suspendido ante Tigre del fin de semana último por el fallecimiento del jugador de Atlético Paraná Cristian Gómez. Por el otro lado, Central perdió su primer partido en el torneo y ya no quedan invictos en el certamen. De todas maneras, ayer dejó en claro que tiene material para soñar.


Comentarios


River sigue de fiesta