Romper, morder, tragar: ¡cuidado con lo que juegan nuestros perros!

Es común que los perros se traguen elementos con los que suelen jugar. Sin embargo, puede generar inconvenientes de salud y hasta su muerte, advierte un médico veterinario.




Ingerir cualquier cosa que no sea su comida y el agua se considera un cuerpo extraño en los perros y puede resultar un gran riesgo para su vida. Sin embargo, que coman cualquier cosa es más común de lo que se cree por la simple razón de que les gusta masticar y morder, ya sea pelotas, medias, huesos, huesos de plásticos, calzados, trozos de madera, entre otras cosas. Pero las consecuencias de estas costumbres pueden ser perjudiciales.

En muchas ocasiones los perros rompen cosas porque les gusta morder y masticar incorporndo cuerpos extraños que pueden acabar con su vida.


“Esta conducta se da más en cachorros, pero hay perros de ciertas razas predispuestos y que son cachorros toda su vida como el Golden o el Labrador propensos a masticar cosas y pueden pasar por una obstrucción intestinal o en el aparato digestivo”, explica Francisco Fieg, médico veterinario de Roca, al ser consultado por Río Negro.


Los síntomas más frecuentes - aclara el profesional - son decaimiento y vómitos de todo lo que el animal consuma: agua y comida cayendo a un estado de deshidratación extremo, que, si no se somete a cirugía, se muere. También la ausencia de defecación llevando al animal a un proceso metabólico al no transitar el contenido digestivo, es decir ni el bolo alimenticio y tampoco los jugos gástricos.

“Aunque para algunos sea una costumbre, a los perros no se les debe dar huesos vacunos y tampoco de pollo”.

Francisco Fieg- MP N° 605- Médico veterinario, de Roca.


Según Fieg, un animal puede contener un cuerpo extraño en el estómago de 3 y hasta 6 días. En muchas ocasiones estos objetos pueden ser eliminado por vómitos, pero también puede correr el riesgo de que se traslade a la parte del píloro y a su vez pase al intestino delgado, que por lo general es donde se traba y corre riesgos, aunque a veces puede despedirlo.
Estos objetos pueden ser sólidos o duros, lineales o blandos. Estos últimos son más difíciles de diagnosticar en radiografías o ecografías, pero son notables al palpar, comenta el profesional y asegura que son muy frecuentes estos casos por semana.

A veces los mismos juguetes pueden transformarse en un peligro en caso de ingerirlos


Para Fieg, se trata de un problema subdiagnosticado, porque generalmente se trata como una gastroenteritis y muchas veces termina con la vida del animal, al no operarse.
Estos objetos a veces actúan como cuerpo pasajero, o también lesionando como algo punzante hasta que pueda eliminarlo, o puede ser obstructivo en todo su recorrido digestivo. “Cuando el animal traga ese cuerpo extraño genera una isquemia intestinal, es decir se queda sin irrigación generando una necrosis en las paredes, por eso mientras más rápido se diagnostique, mejor”, señaló e indicó ser prudentes - en caso de que el animal no presente síntomas- como esperar 48 horas ante la probabilidad de despedir el objeto, antes de una cirugía.

Cuando se rompen los juguetes como pelotas es conveniente no dejar al alcance del animal


Fieg aconsejó tener cuidado con los juguetes, si se trata de un perro destructor, se debe evitar juguetes punzantes y macizos. En el caso de astillas, aunque generan lesiones, estas transitan y a veces las despiden. “La gente culturalmente les da huesos al perro y esas astillas transitan por todo el aparato digestivo generando laceraciones y muchas veces dejando fecalomas (materia fecal calcificada y seca) que en muchas ocasiones resultan un cuerpo extraño, operable también. Por eso no se debe dar huesos ni de pollo ni de vaca y tampoco marlos de choclos”, concluyó Fieg.

Para tener en cuenta:
Cuerpo extraño
se llama a todo aquello que no es comida y pueda causar obstrucción intestinal.
El objeto después de llegar al estómago, puede pasar al intestino y producir una obstrucción. Es la situación más grave donde el animal corre peligro de vida.

Cuando mastican trozos de madera o huesos, las astillas se desplazan por todo el aparato digestivo generando lesiones


En las obstrucciones intestinales, la rapidez del diagnóstico e intervención quirúrgica es fundamental.
La lista de cuerpos extraños es amplia: medias, ropa interior, piedras, huesos, pañuelos, chupetes, marlos de choclos, entre otros. No se debe dar huesos de ningún tipo a los perros y tampoco los marlos de choclo.


Las radiografías y ecografías son muy útiles para el diagnóstico, pero la palpación determina.


En los gatos, los cuerpos extraños en la mayoría de los casos son lineales, como por ejemplo hilos.


Temas

Mascotas

Comentarios


Romper, morder, tragar: ¡cuidado con lo que juegan nuestros perros!