Ruta de la arena: ¿Cómo es el proceso de producción?

Una de las firmas que comenzó con las pruebas para operar, le contó a RÍO NEGRO cómo funcionan las operaciones dentro del predio montado en Allen. Utilizan camiones a GNC para reducir las emisiones y almacenan el producto en silos que evitan la volatilidad.





Desde la empresa NRG Proppants Argentina que tiene su planta en Allen, explicaron cómo es el tratamiento de la arena que luego es usada para fractura. “Identificamos gran potencial en un conjunto de canteras en Río Negro que reúnen dos elementos a destacar: calidad (satisface la norma API 19C) y cercanía a las concesiones petroleras de la cuenca neuquina”, comunicaron a este medio.

La arena cruda se traslada hacia la planta de procesamiento que tienen en Allen a través de camiones a GNC con bateas especialmente construidas para la carga y descarga del material.

Esta flota transporta material tanto de las canteras hacia la planta de procesamiento como de la planta hacia los pozos, “con una notoria reducción de la emisión de ruidos, gases tóxicos y gases de efecto invernadero”, destacaron.

Luego llega la parte de lavado y corte húmedo. El material crudo proveniente de las canteras es sometido a un proceso de lavado con agua, atrición y separación húmeda según el tamaño de los granos. Esto se logra a través de hidro-ciclones y equipos especiales de separación de contra-flujo, obteniéndose lo que se denomina el “corte húmedo”.

La planta de lavado y clasificación húmeda de arena está compuesta por un número de módulos en serie que comienza por la carga de la arena cruda, el paso por zarandas de selección primaria, sector de lavado y separación húmeda con hidrociclones. La planta tiene, asimismo, un conjunto de celdas de atrición compuestas por palas que provocan la fricción mecánica entre los granos a fin de limpiarlos y un banco de espirales para separación de minerales pesados y sedimentos. Además del lavado, los procesos realizados sobre la arena mejoran el perfil granulométrico y la redondez de los granos.

La planta también cuenta con un sistema de tratamiento de agua, con el objetivo de reducir al mínimo el requerimiento de este insumo.

La siguiente etapa es de secado y clasificación. La fracción útil de arena lavada ingresa al proceso de secado mientras que el resto del material lavado que no reúne las características deseadas es transportado nuevamente a la cantera o utilizado como materia prima para la fabricación de ladrillos, cerámicos o vidrios. El secado de la fracción útil se realiza en un horno rotativo preparado para reducir el contenido de humedad hasta el 0,01%. El diámetro del secador es de 126 pulgadas de diámetro por 50 pies de largo.

Luego del módulo de secado, la planta tiene clasificadores de arena seca capaces de separar diferentes mallas. El edificio de soporte de los clasificadores es abulonado y diseñado especialmente para las condiciones de vientos, carga y uso de NRG en Río Negro, lo que evita vibraciones y extiende la vida útil y la performance de los equipos.
El producto final se almacena en silos de transbordo, listo para su recolección y transporte en camiones hacia locaciones petroleras.

Se trata de cuatro silos de acero abulonados y descargaderos de los productos terminados. Cada silo tiene un diámetro nominal de 10 metros y 35 metros de altura.

Finalmente, la arena ya procesada se traslada a las locaciones petroleras en camiones hasta la boca de pozo.
En el pozo la empresa gestiona arena a través de un sistema de silos móviles que tiene altos estándares de seguridad y menor impronta en locación.

“Cada sistema está compuesto por seis silos y mecanismos para descarga de camiones tolva por gravedad en tiempos menores que con cualquier otro sistema. Además, es completamente cerrado, eliminando así el problema del material particulado que no afecta la salud de los empleados”, destacaron.


Bloqueos y controles en la puerta


Las operaciones de la planta de arenas en Allen se vieron interrumpidas en julio por un bloqueo de una agrupación de dueños de camiones que le generó pérdidas de entre 40 y 60 millones de pesos a la empresa indicaron.

Fuentes de la compañía señalaron que en junio la Cámara Empresarial Patagónica de Transporte Automotor de Carga (Cepatacal) que “alega representatividad de algunos fleteros de Río Negro”, participó -como tantos otros proveedores- de la compulsa de precios para el servicio temporario de traslado de arena de cantera a planta dentro de la provincia.

“Cotizaron una tarifa 50% superior a la que proveen fleteros independientes de la misma zona por el mismo trabajo y la empresa le solicitó un ajuste a precio de mercado”, señalaron las fuentes.

Según detallaron la agrupación propuso una nueva cotización, pero del 30% por encima de precio de mercado y “amenazaron que de no aceptarse su propuesta ejercerían medidas de fuerza”.

El 22 de julio Cepatacal realizó un primer bloqueo de ingreso y egreso de camiones a la planta. La firma hizo una primera denuncia ante la comisaría Sexta de Allen y se dio aviso a la Fiscalía de Roca solicitando que se ordene el cese de la medida.

“Se mantuvieron nuevas conversaciones con esta agrupación y exigieron que el servicio tercerizado pase por su agrupación. No hubo en ningún momento acuerdo de ningún tipo”, indicaron las fuentes. “La empresa no tiene obligación para con ningún servicio externo que decide contratar para su operación comercial. La empresa dispone de total libertad de contratación de terceros”, aclararon.

El 27 de julio, frente a una nueva interrupción de tareas, NRG realizó una ampliación de la denuncia.

El 28 de julio el fiscal Ricardo Romero acudió al lugar y constató el corte y su alcance, y el impedimento para el normal funcionamiento de la empresa. “Sin embargo, se retiró del lugar declinando intervención para solicitar a la justicia el levantamiento del corte”, señalaron fuentes de la firma.

El 29 de julio, tras varias discusiones entre los choferes que participaban de la medida, las agrupaciones se retiraron del lugar.

El 3 de agosto hubo un nuevo corte al acceso de la planta, pero la situación fue muy diferente a lo ocurrido en julio, señalaron fuentes de la empresa. Esta vez el sindicato de Camioneros de Río Negro realizó un operativo junto con la provincia para verificar que los papeles administrativos/legales (recibos de sueldos, aporte sindical, libre deuda sindical, etc.) estuvieran en orden.

Detuvieron de forma momentánea a los camiones propios y tercerizados para ese chequeo de los tercerizados (los propios estaban en orden).


Comentarios


Ruta de la arena: ¿Cómo es el proceso de producción?