Schoklender: “La Cámpora también libera presos”





El ex apoderado legal de la fundación Madres de Plaza de Mayo Sergio Schoklender insistió hoy con que la agrupación “La Cámpora”, fundada por el hijo de la presidenta Cristina Fernández, Máximo Kirchner, libera presos para que asistan a actos políticos y los utiliza como “fuerza de choque”. Además, dijo haber visto en el penal de Ezeiza a “mujeres” que iban “de parte” del secretario general de La Cámpora, Andrés “Cuervo” Larroque, y mandaban “con mayor autoridad que cualquier juez” cuando Schoklender, ex aliado del kirchnerismo, estuvo 52 días preso acusado de liderar una organización para desviar fondos públicos destinados a viviendas sociales. Agregó que daban órdenes con mayor poder incluso que el “director nacional” del Servicio Penitenciario Federal (SPF), Víctor Hortel. Además, reiteró que efectuó una denuncia penal al respecto en el Juzgado Criminal y Correccional 11, a cargo del juez federal Claudio Bonadio, “ni bien” recuperó la libertad. “El problema es la protección que tiene un grupo de delincuentes que sale de la cárcel militando en La Cámpora”, insistió Schoklender y añadió: “Tienen una serie de privilegios que los demás detenidos no: ellos deciden los que salen y los que no”. Detalló que el supuesto mecanismo de liberación consiste en “reclutar pibes jóvenes que están detenidos para que, el día de mañana, a medida que van recuperando la libertad, vayan reclutando a su vez compañeros de villas y asentamientos de donde son originarios”. El ex apoderado de Madres de Plaza de Mayo completó: “Y esto es el germen de algo muy complicado porque no es reincorporarlos (a la sociedad), sumarlos a alguna oportunidad laboral, sino ir reclutando una fuerza de choque a la que, después, no la van a pagar con plancitos o subsidios”. Al ser consultado por radio Mitre sobre si vio en el penal de Ezeiza a Larroque, respondió: “No, pero sí vi a algunas mujeres que venían de parte de él, quienes caminan dentro de la Unidad y mandan con mayor autoridad que cualquier juez o que el mismo director nacional (del SPF)”. Por último, reiteró que efectuó una denuncia penal al respecto ante la justicia federal. “Ni bien salí de la cárcel, el primer día de libertad, me dirigí al Juzgado Federal de Bonadio, donde denuncié todo esto, además del hambre, la miseria y los abusos que padecen los detenidos, y del presupuesto del Servicio Penitenciario que, en lugar de transformarse en comida, ropa y medicamentos para los detenidos, se esfuma, se evapora”, concluyó. Agencia DyN


Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
Schoklender: “La Cámpora también libera presos”