Logo Rio Negro

Se cumplen dos semanas sin pistas de Julio Venegas

Creen que se fue con una persona conocida, probablemente alguien con quien tenía vínculos económicos, y que fue obligado. Pero no encuentran elementos para





NEUQUEN (AN).- Hoy se cumplen dos semanas de la desaparición de Julio Venegas y la Policía sigue sin pistas firmes sobre el paradero del comerciante de 40 años ni de su camioneta Volkswagen Caddy blanca. Los investigadores siguen tratando de reconstruir la red de vínculos comerciales del hombre, porque creen que ahí está la clave.

«Hay dos hipótesis casi descartadas por completo: no se fue por una cuestión pasional, ni fue víctima de un robo común y corriente», confió anoche uno de los encargados de la pesquisa. En cambio, sigue en pie la teoría de que se fue con alguien conocido, y muy probablemente contra su voluntad.

Venegas atendía el local «Los Primos», en Leguizamón al 200, y se dedicaba a la reparación de electrodomésticos. Pero además hacía inversiones a corto plazo en «cualquier negocio que se le presentara, como compra venta de autos, de repuestos, entre otras cosas», señaló una fuente de la investigación.

El día que desapareció tenía que devolverle 25.000 pesos a un comerciante vecino, que se los había prestado para una de esas inversiones. En la casa de Venegas había dinero suficiente para cumplir con esa obligación, y además el acreedor dijo a la Policía que no tenía apuro por cobrar.

Ese 6 de octubre, el comerciante iba a asistir como todos los viernes a compartir un asado con un grupo de amigos, pero le comentó a su empleado que antes debía reunirse con una persona. Nadie sabe con quién ni para qué.

La última vez que lo vieron fue a las 20.30. Alrededor de una hora después sus amigos lo llamaron al teléfono celular sin obtener respuesta. La pareja del comerciante hizo la denuncia el sábado a las 17 y comenzó la investigación.

Ese día cumplió años la hija menor de Venegas, y a todos sus familiares les llamó la atención que no haya intentado comunicarse.

Los investigadores del departamento Seguridad Personal organizaron un amplio operativo de rastrillaje aéreo, terrestre y fluvial. Con el helicóptero sobrevolaron la zona de bardas, a pie caminaron la meseta, y en lancha surcaron los ríos Limay y Neuquén, desde El Chocón y El Chañar hasta la Confluencia. Pero no apareció un solo rastro del comerciante ni de su vehículo.

Tampoco tuvieron suerte sus familiares y amigos, que recorrieron casi toda la provincia en auto y en moto.

También buscaron pistas en una chacra de Venegas en Senillosa, allanaron su vivienda y su comercio y rastrearon todas las llamadas telefónicas que hizo y recibió en sus teléfonos celular y fijo. No surgió ningún elemento relevante.

La línea de trabajo más firme que consiguieron hasta ahora llevó a los investigadores al sur de la provincia de Río Negro a buscar rastros de una actividad comercial que Venegas habría desarrollado en esa zona. Pero hasta anoche no cosecharon resultados.


Comentarios


Seguí Leyendo

Logo Rio Negro
Se cumplen dos semanas sin pistas de Julio Venegas