¿Se podrá regular a los gigantes tecnológicos?

En EE. UU. el Congreso evaluó a Facebook, Google, Amazon y Apple. Se las acusa de abusos y prácticas monopólicas. Mientras la economía global se hunde por la pandemia, tienen ganancias récord.



El CEO de Facebook, Mark Zuckerberg, declara por videoconferencia ante una subcomisión judicial antimonopolios. Foto: AP

Había mucha expectativa en la audiencia del Congreso de EE. UU., donde los principales ejecutivos de las firmas más importantes de tecnología iban a dar explicaciones ante las acusaciones de prácticas monopólicas, de lucrar con contenidos de otros productores y de abusar en el uso de los datos privados de las personas. Desde hace años, diversos sectores vienen reclamando una mayor regulación de ese sector, exigiendo más impuestos y mejores controles a los contenidos que se divulgan en la web. Sin embargo, por ahora las firmas parecieran haber salido bien libradas de las polémicas suscitadas tanto en su país de origen como en Europa, y no se avizoran medidas inmediatas en su contra.


Desde hace un año, se han investigado las prácticas de los gigantes de Silicon Valley para determinar si es necesario regularlas o incluso dividirlas.


Sin embargo, en casi cinco horas de interrogatorios, las revelaciones sorprendentes y los enfrentamientos escandalosos brillaron por su ausencia. A pesar de las preguntas hostiles y las interrupciones frecuentes de los legisladores de ambos partidos, pocos golpes parecieron hacer mella.

Y el jueves, estas firmas demostraron ser las grandes ganadoras de la pandemia, al reportar que Facebook y Amazon duplicaron sus márgenes de beneficios, aunque Alphabet, dueña de Google, cayó un 30%. Facebook logró ganancias netas por 5.200 millones de dólares, al igual que Amazon, que obtuvo una cifra similar. Pero Alphabet “sólo” obtuvo 6.960 millones. Apple, otro de los gigantes tecnológicos, informó un alza del 8% en sus beneficios, hasta 11.200 millones, en medio de la pandemia.

Amazon, Apple, Google y Facebook son demasiado poderosos y probablemente emerjan más fuertes de la pandemia de coronavirus, estimó el jefe del comité del Congreso de Estados Unidos que investiga si estas firmas abusan de su posición dominante.

“En pocas palabras, tienen demasiado poder”, dijo el titular de la comisión antimonopolio de la Cámara de Representantes, David Cicilline, en sus comentarios de apertura de la audiencia virtual con los CEO de los cuatro gigantes tecnológicos estadounidenses. “Ese poder evita nuevas formas de competencia, creatividad e innovación”, agregó el representante demócrata de Rhode Island. “Las plataformas dominantes han ejercido su poder de manera destructiva y perjudicial para expandirse”.


“Antes de la pandemia de covid-19, estas corporaciones ya se destacaban como titanes en nuestra economía”, indicó. “Sin embargo, a raíz de la covid-19, es probable que emerjan más fuertes y poderosos que nunca”.

La audiencia conjunta, sin precedentes, ante el subcomité Judicial de la Cámara, ocurre en medio de una creciente preocupación por el dominio de las “Big Tech” y se enmarca en una investigación sobre la competencia en el marco de ley antimonopolio. Varios legisladores se mostraron decididos a revisar las leyes para enfrentar su extraordinario poder.

Sin embargo, no quedó claro hasta qué punto avanzaron en su objetivo de imponerse a estas empresas gigantescas acerca de su dominio del sector y en detener las supuestas prácticas que asfixian a la competencia.

En la subcomisión judicial antimonopolios de la cámara baja abundaron las diatribas en las preguntas a Mark Zuckerberg, de Facebook; Jeff Bezos, de Amazon; Sundar Pichai, de Google y Tim Cook, de Apple. Desde hace un año, el panel ha investigado las prácticas empresariales de los gigantes de Silicon Valley para determinar si es necesario regularlas o incluso dividirlas.

Los CEO declararon por video ante los legisladores que en ocasiones aparecían juntos como pequeñas figuras individuales en una pantalla dividida en cuadrados vacíos. La mayoría de los congresistas estaban sentados, con mascarillas puestas, en la sala de audiencias en Washington.

Los ejecutivos abundaron en datos que pretendían demostrar la fuerte competencia que enfrentan y el valor de su innovación y sus servicios esenciales a los consumidores, pero en ocasiones vacilaban al responder a preguntas filosas sobre sus prácticas comerciales. También se les interrogó sobre sus presuntas tendencias políticas, cómo afectan la democracia estadounidense y su rol en China.

Cicilline dijo que cada plataforma controlada por Facebook, Amazon, Google y Apple “es un cuello de botella en un canal de distribución crucial’’. “Pueden cobrar tarifas exorbitantes, imponer contratos asfixiantes y extraer datos valiosos de la gente y las empresas que dependen de ellos… tienen demasiado poder’’.

Los cuatro CEO dirigen empresas cuyos productos forman parte de la trama de la vida cotidiana, con miles de millones de clientes y un valor de mercado combinado que supera toda la economía alemana. Bezos es el individuo más rico del mundo; Zuckerberg está cuarto en la lista de multimillonarios.

Los interrogados pasaron por algunos apuros. Pichai y Zuckerberg lucieron incómodos cuando los interrogaron acerca de aspectos aparentemente turbios de sus negocios, pero tuvieron un respiro cuando se les agotó el tiempo a sus inquisidores. Bezos reconoció que las presuntas fechorías de Amazon (por ejemplo, las denuncias de que la empresa ha utilizado datos generados por vendedores independientes en su plataforma para competir contra ellos) serían “inaceptables” si se las demostrara.

También en Europa

Las autoridades reguladoras en Estados Unidos y Europa han escudriñado la relación de Amazon con empresas que realizan ventas en su sitio web y si el gigante del comercio en línea ha utilizado información de los vendedores para crear sus productos de marca propia.

“Tenemos una política de no utilizar información específica de los vendedores para ayudar a nuestro negocio de marca privada”, dijo Bezos en respuesta a una pregunta de la demócrata Pramila Jayapal. “Sin embargo, no puedo garantizarles que esa política no fue violada”.

Pero observadores externos pudieron sacar conclusiones diametralmente opuestas del evento. Stephen Beck, CEO de la consultora empresaria cg42, dijo que las tecnológicas y sus marcas salieron relativamente ilesas. Cook, añadió, se mostró particularmente hábil y bien preparado y dio una “clase magistral sobre la manera de manejar estas situaciones”. Recibió menos preguntas que sus colegas después de afirmar que Apple no es dominante en mercado alguno.

Las leyes antimonopolio de Estados Unidos hacen difícil para los reguladores actuar contra las empresas simplemente por ser grandes o dominantes si no pueden demostrar que dañan a los consumidores o abusan de su poder de mercado.

No obstante, algunos analistas estimaron que la audiencia podría sentar las bases para revisar las leyes antimonopolio. Michael Carrier, profesor de derecho antimonopolio de la Universidad de Rutgers, dijo no creer que provoque “cambios inmediatos”, pero la audiencia dará un “impulso continuo para desafiar a estas compañías”.


Las acusaciones de manipulación política de la información


La sesión en el Congreso de EE. UU. se desplazó también hacia otros temas, como el discurso de odio, la moderación del contenido, la desigualdad económica, la privacidad y la protección de datos e incluso los comentarios, muchas veces virulentos, del presidente Donald Trump en las redes.


“Simplemente iré al grano: la gran tecnología persigue a los conservadores”, dijo Jim Jordan, congresista republicano de Ohio. “No es una sospecha. No es una corazonada. Es un hecho”.

El demócrata Jamie Raskin, de Maryland, rechazó el argumento: “Si Facebook está tratando de reprimir el discurso conservador, están haciendo un pésimo trabajo. No entiendo este lloriqueo interminable” de los republicanos.

Trump, quien acusó a Facebook y Twitter de censurar sus comentarios y de ir en contra de los conservadores, intervino con un tuit poco antes del inicio de la audiencia.

“Si el Congreso no hace justicia con las Big Tech, lo que deberían haber hecho hace años, lo haré yo mismo con órdenes ejecutivas”, dijo. “En Washington, ha sido todo hablar y no actuar durante años, ¡y la gente de nuestro país está harta y cansada!”, añadió.

Zuckerberg y Pichai rechazaron las acusaciones de que sus plataformas filtran opiniones conservadoras.

“Nuestro objetivo es ofrecer una plataforma para todas las ideas”, dijo Zuckerberg. “Queremos darle voz a todo el mundo”.


Apple: rigidez y abuso en las plataformas y apps

Las quejas contra Apple se centran en su App Store, mediante la que recauda el 30% de las suscripciones que cobran a los servicios brindados por desarrolladores externos.

Algunos desarrolladores dicen que Apple se lleva una parte desproporcionada de los ingresos y mantiene políticas rígidas que impactan en los servicios que compiten con los del fabricante de iPhone. El gigante de la música en streaming Spotify presentó una denuncia ante la Unión Europea alegando que Apple usa su plataforma para promocionar su propio servicio de Apple Music. Apple argumenta que su App Store entrega miles de millones a los desarrolladores independientes y que sus prácticas son razonables.


El dominio del 90% de las búsquedas y Android

Google, la mayor compañía de la corporación Alphabet, ha enfrentado en Europa investigaciones antimonopolio relacionadas con sus operaciones de compra y publicidad, así como la administración de Android, el sistema operativo móvil que domina el mercado global.

El enfoque de las investigaciones estatales y federales que enfrenta en Estados Unidos siguen sin estar claras. Sin embargo, algunos analistas creen que pueden basarse en su dominio de búsqueda en línea, que controla alrededor del 90% de ese universo, dejando relegados a otros servicios rivales.

También sería objeto de investigación la publicidad digital, un mercado que domina junto a Facebook.


Facebook: una porción desmesurada del mercado

Facebook es la red social líder, con un mercado de cerca de 3.000 millones de personas en todo el mundo utilizando su plataforma central, junto a Instagram y los servicios de mensajería Whatsapp y Messenger.

Su alcance le permite jugar un papel descomunal en la publicidad digital y en la entrega de noticias.

Si bien muchas quejas a Facebook se centran en su manejo de contenido como la desinformación política y el discurso de odio, algunos activistas aseguran que la firma liderada por Mark Zuckerberg sofocó la competencia comprando a compañías rivales más pequeñas, y que esto podría ser usado para generar una respuesta antimonopolio.

Una revisión de la Comisión Federal de Comercio sobre adquisiciones que se remonta a 2010 podría potencialmente “deshacer” algunos de esos acuerdos alcanzados por la compañía.


Amazon: uso de datos de la competencia

La empresa liderada por Jeff Bezos es líder indiscutible del comercio en línea y representa alrededor del 40% de las ventas de comercio electrónico en Estados Unidos, según la firma de investigación eMarketer.

Además del tamaño de Amazon, es probable que su relación con vendedores externos esté en la mira. Al menos un informe sugiere que Amazon usó incorrectamente datos de vendedores del mercado para desarrollar sus propios productos y competir con estas empresas, una acusación que la compañía niega.

Algunos de sus críticos argumentan que a compañías como Amazon y Apple no se les debe permitir ser dueñas de la “plataforma” en simultáneo a su papel de competencia de otras empresas que dependen de estas para sus negocios. Sin embargo, cualquier restricción necesitaría legislación. Amazon también es un proveedor líder de computación en la nube, un mercado donde compite con Google, Microsoft y otros. Sus servicios web han sido un motor clave de ingresos y beneficios, incluso durante los periodos donde sus ventas en línea daban escasas ganancias.



Comentarios


¿Se podrá regular a los gigantes tecnológicos?