Se reactivó la venta de plantas, flores e insumos

Esta semana los viveros retomaron la venta al público general en Bariloche y se reactiva paulatinamente en la región. Todo se realiza bajo protocolos de seguridad para esta actividad.



Por Ariel Mazzoni, técnico del INTA Bariloche

Reactivación. Los viveros se ponen en marcha en la región.

En el marco de la cuarentena administrada, la cadena productiva y comercial de flores y plantas ornamentales podrá transitar de modo interjurisdiccional cumpliendo con las recomendaciones de seguridad y cuidados de todos los trabajadores, establecidos en el protocolo nacional de lineamientos de buenas prácticas para evitar la propagación del COVID-19.
En la ciudad de San Carlos de Bariloche se autorizó la modalidad de entrega a domicilio y desde esta semana el sector retomó la venta de productos para parquizar obras públicas y privadas, y la venta al público general. La reactivación de la comercialización se logró tras una gestión mancomunada entre grupos organizados a nivel regional junto a una mesa nacional conformada por el Instituto de Floricultura del INTA, la Asociación Argentina de Viveristas y Floricultores, y el Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación.
“Había viveros productores de la región que tenían toda la producción parada porque los viveros de venta al público no estaban vendiendo nada. Por eso, desde el INTA priorizamos acompañar gestiones locales que destraben ese último eslabón comercial para traccionar el resto de la cadena productiva”, explicó Ariel Mazzoni, técnico del INTA Bariloche.
Al comienzo de la cuarentena, la actividad estaba enmarcada en las actividades agropecuarias exentas de cumplir con el aislamiento social y preventivo, los operarios dedicados a esta tarea estaban autorizados a circular y continuar desarrollando tareas de mantenimiento de las plantas. A pesar de eso, la falta de comercialización provocó que algunos cultivos y plantines de temporada cumplieran su ciclo, se deterioren y tuvieran que ser descartados.
En ese sentido, la primera habilitación que se obtuvo fue la entrega a domicilio de plantas e insumos. Al respecto, Mazzoni destacó que: “Desde el inicio de la cuarentena se incrementó el interés de realizar actividades con las plantas en los hogares, el trabajo en huertas urbanas y periurbanas, pero para esto se necesitaban semillas, plantines e insumos que permitan mantener la buena nutrición y sanidad de las plantas, y eso sólo podía ser abastecido por los más de 20 viveros locales”.
Durante este período los técnicos del INTA Bariloche también mantuvieron contacto y colaboración con viveros desde las provincias de Santa Cruz hasta Neuquén para abordar la problemática a escala regional. Hoy brindan asistencia a los municipios sobre las normativas y la aplicación de los protocolos, y asesoramiento técnico a toda la cadena productiva de flores y plantas ornamentales.


Para poder reactivar estas tareas fue necesario trabajar en un protocolo nacional de seguridad que incluyó la producción, el transporte y la comercialización. Si bien no hay constancia de que esta enfermedad pueda transmitirse mediante las plantas y flores, se destaca la importancia central de resguardar la salud de los trabajadores, clientes, choferes y demás operadores al desempeñar sus tareas para prevenir el contagio entre personas.
Así, entre las recomendaciones generales, se destacan las referidas a los establecimientos productores que requieren encuadrarse con las buenas prácticas de manipulación. Todas ellas, centradas en el cumplimiento de los procedimientos de limpieza y desinfección en general, extremando la higiene del personal y la organización de las tareas habituales.

Había viveros productores de la región que tenían toda la producción parada porque la venta al público no estaba habilitada.


Al entrar en los sectores de laboreo, recolección y cosecha es recomendable utilizar ropa exclusiva para el trabajo como una camisa y pantalón largo, como así también adoptar protocolos de limpieza y desinfección para instalaciones, pisos, superficies, equipos, personal.
Con respecto a la carga y transporte en vehículos, se deberá asegurar que el transporte, así como los equipos de conservación en el caso que se requiera, estén limpios y desinfectados, realizándose la sanitización de estos luego de cada recorrida de reparto. El transportista deberá cumplir los requisitos de salud establecidos para todos los operadores de la cadena de distribución. Los participantes de la carga, deberán lavarse las manos con agua segura y jabón líquido. No compartir la cabina del vehículo, definfectar manos, volante y palanca de cambios con frecuencia, ventilar los vehículos entre turnos de trabajo y ampliar el horario de lavado del vehículo para evitar la mayor concentración de transportistas.
En lo posible, es importante esperar turnos de carga y descarga arriba del camión, así como mantener distancias mínimas (1,5 metros) con respecto a otras personas. Se deberá contar en la cabina con alcohol en gel o preparado de alcohol 70 %, y no compartir mates, botellas, vasos, teléfonos, herramientas y/o equipamientos con otras personas. En caso de necesidad de hacerlo, desinfectar preventivamente.
Todas las medidas anteriormente descriptas deberán repetirse durante el traslado en la ruta, en los nodos de distribución, traslados, puntos de venta y servicios de delivery o envíos puerta a puerta.

En números

20
Los viveros de Bariloche que están habilitados a retomar sus actividades bajo protocolos de buenas prácticas.

Temas

Instagram RN

Comentarios


Se reactivó la venta de plantas, flores e insumos