Secundarios de Bariloche no cubren la demanda

Para marzo de 2.001 faltarán más de mil lugares. No está prevista la construcción de nuevos edificios.

SAN CARLOS DE BARILOCHE (AB).- Las escuelas públicas de esta ciudad se encuentran a las puertas de otro conflicto a juzgar por la escasez de inversión en nuevos edificios y la imposibilidad de absorber el continuo aumento de matrícula.

Desde la seccional local de la Unter aseguran que el problema estallará en marzo próximo y que la necesidad más acuciante se da en educación media, donde hacen falta al menos dos escuelas nuevas. Hace unos diez años que la provincia no construye un edificio nuevo para esa rama en Bariloche.

En el Consejo Provincial de Educación hay más resignación que optimismo y su delegada local, Cristina Balest, admitió que la única solución que baraja la provincia es "comprar para el año próximo un inmueble" que pueda albergar un nuevo CEM.

Esa receta ya fue aplicada este año con resultados deplorables. En marzo último la provincia creó el CEM 99, que funciona en un antiguo hotel, donde las condiciones distan de ser las mejores para enseñar y aprender.

Además en ese colegio hubo ya varios problemas de convivencia porque concentra a cientos de alumnos repetidores y conflictivos.

La secretaria general de Unter, Cristina Moraña, dijo que esa fórmula no es la más recomendable desde lo pedagógico y se quejó de que "se sigue improvisando con una escuela pública que así es una payasada".

"Estos chicos están en el borde de la deserción y parece que el sistema estuviera viendo cómo los expulsa de una vez", se indignó. Según la dirigente, en marzo próximo serán más de mil los bancos faltantes en las escuelas secundarias de Bariloche. Aunque esto recién se sabrá unos días antes, ya que muchos padres demoran la inscripción "porque tienen otros problemas".

En un antiguo y desvencijado edificio de la calle Albarracín funcionan tres CEM en condiciones penosas, y la obra nueva ya está decidida pero nunca supera el estatus de promesa.

Moraña dijo que a pesar de que la cantidad de chicos escolarizados crece año tras año, Educación "parece no tener ninguna previsión". Señaló que en una reciente visita el director de Administración del CPE, Jorge Lamarre, reconoció que "no habrá edificios nuevos" el próximo año en esta ciudad.

A modo de módico consuelo, los funcionarios se esperanzan en que no habrá tampoco un traspaso grande de alumnos desde las escuelas privadas porque la provincia mantendrá los polémicos subsidios a ese sector.

La delegada local del CPE dijo que para el próximo año sólo está previsto construir apenas dos aulas nuevas en la escuela 320 y otra más en el jardín 60. Escuálida respuesta para una ciudad que tiene no menos de 20 mil chicos en edad escolar.

Otro ejemplo de desidia e improvisación es el de la escuela 187, que fue clausurada por la justicia hace dos meses debido a las rajaduras y hundimientos de la estructura. Las clases se reanudaron en aulas modulares armadas dentro de un gimnasio privado que alquiló el CPE.

El edificio fue inaugurado por Massaccesi hace seis años y ya es inhabitable por sus graves fallas estructurales. Los padres iniciaron una demanda penal para encontrar culpables, hasta ahora sin resultado. Una de las impulsoras de la denuncia, Verónica Bras, dijo que "como van las cosas y si no hay voluntad política, la escuela va seguir así hasta el 2003, porque recién ese año hay elecciones".


Comentarios


Secundarios de Bariloche no cubren la demanda