Sobisch admite que ordenó a la policía no actuar

Sorprendente revelación en la jefatura de Policía.



NEUQUEN (AN).- El gobernador Jorge Sobisch admitió ayer que le ordenó a la policía no intervenir ante los obreros de la UOCRA que desalojaron a golpes a los docentes que mantenían un piquete Plaza Huincul. De esta forma confirmó las denuncias de "zona liberada" hechas por altos oficiales de la policía, quienes revelaron que la plana mayor de la fuerza no dejó interceder a los efectivos para prevenir el enfrentamiento entre ambos sectores.

"El jefe político de la policía soy yo, y la responsabilidad de no actuar de la fuerza tiene nombre, apellido y responsable: Jorge Sobisch", afirmó en el acto del 49 aniversario de la policía celebrado ayer en esta capital. Y remarcó que él impartió la orden al jefe de la policía y sus colaboradores para "que no actúen cuando yo creía que estaba en riesgo la paz social".

El gobernador no habló en forma explícita sobre los acontecimientos en Plaza Huincul, aunque mencionó un hecho similar ocurrido anteayer en Colón, Entre Ríos. Allí un grupo de comerciantes desalojó a los vecinos que mantenía cortada la ruta que une esa ciudad con Uruguay.

"Hoy leí en los diarios que en Entre Ríos, la Gendarmería no habiendo liberado y decretado una zona blanca o liberada, tuvo la prudencia de no participar ante una discusión", señaló. "Pero no nos engañemos porque está hablando un gobernador que no es un inocente: al igual que la policía de la provincia, la Gendarmería ha recibido directivas de su jefe político" indicó en alusión al presidente Néstor Kirchner.

Sobisch enfatizó que "las decisiones políticas de la fuerza las tomo yo y me hago responsable en el mediano y largo plazo". Y consignó que "si alguien cree que una orden no se condice con la responsabilidad política que tengo, que vaya a la justicia y me someteré todas las veces que sean necesarias".

La "zona liberada" fue denunciada por tres altos oficiales de la policía en Plaza Huincul a principios de mes. Ante la justicia sostuvieron que el subjefe de la fuerza Moisés Soto, les ordenó no intervenir ante los obreros de la UOCRA que fueron hacia la destilería de esa localidad para desalojar a los docentes que mantenían cortado el ingreso al lugar.

Entre los trabajadores de la construcción había personal de la Dirección de Informaciones del Estado (DIE), una especie de SIDE provincial, según precisaron los oficiales. Además, el titular del gremio admitió que hubieron infiltrados.

Hasta ayer, todos los ámbitos del gobierno mantuvieron un silencio hermético en torno al tema y evitaron opinar sobre el tema.

Las declaraciones del gobernador constituyeron un fuerte respaldo a la cúpula de la policía, la cual quedó debilitada luego de se

ñalar públicamente que hay un boicot interno en la fuerza.

A diferencia del acto realizado a principios de semana en Junín de los Andes, esta vez el jefe de la policía Carlos Zalazar optó por un tono conciliador. En la mayor parte de su discurso resaltó la actividad de los efectivos caídos y de que aquellos que están en actividad. No volvió a hablar sobre las denuncias de boicot que efectuó en aquella ocasión, y la ministra de Seguridad y Trabajo Susana Arévalo, incluso dijo desconocer esa situación.

El acto se realizó en la jefatura de la Policía y el gobernador pidió "trabajar por los derechos humanos de toda la sociedad, ya que no son patrimonio de un solo sector". Reveló que el intendente Horacio Quiroga se solidarizó con él cuando los docentes mantenían cortadas las rutas.

Notas asociadas: Arévalo eludió hablar de la crisis interna ¿Y los parapoliciales?  

Notas asociadas: Arévalo eludió hablar de la crisis interna ¿Y los parapoliciales?  


Comentarios


Sobisch admite que ordenó a la policía no actuar