Exclusivo Suscriptores

El niño misterioso y la primera novela publicada en Neuquén

Tenía 12 años y escribió “La Codicia”. Se difundió en 1909 en el diario “Neuquén”, de Abel Cháneton. “Se publicará como una excepción y porque se trata de un niño”, anunció el periodista.

La primera novela que se publicó en el periódico “Neuquén”, de Abel Chanetón, fue escrita en 1909 y lo más destacado es que su autor apenas tenía 12 años. De su nombre nadie sabe, pero sus escritos perduran.

La novela fue titulada “La Codicia” y se difundió en el diario neuquino, durante 12 números, ocupando en cada edición todas las columnas de un pie de página.

El 23 de enero de 1909, los directores del periódico presentaron al niño y su novela. “Es un niño, aún no ha cumplido 13 años y ya se destaca toda la silueta de un nombre de pensamiento de estudio y de labor. Tiene todo el despejo y audacia educada del inteligente y la apostura del que mira concienzudamente el más allá de la vida, Serio sin ser terco, afable y cumplido, tranquilo. Por esto distribuye por intuición propia las horas del día con admirable ecuanimidad, las que dedica a ayudar al padre, a su persona al estudio”, texto rescatado en el libro “Recuerdos Territorianos” de Ángel Edelman.

En la nota de presentación, también se hace mención a la novela. “De imaginación y concepción viva y fácil, se vislumbran aptitudes naturales para los estudios filosóficos, habiendo puesto a prueba su precoz inteligencia escribiendo una petit novelita titulada ‘ La Codicia’, en la cual aparecen bien definidos los papeles de cada personaje, lo que revela un concepto claro entre la idea y la forma de desarrollarla. Se publicará en Neuquén como una excepción y porque se trata de un niño”.

La novela en cuestión, se trata de “una doncella disputada por dos pretendientes, uno con la pasión de que informa el título (La Codicia), un duelo, un rapto frustrado y finalmente el condigno castigo y arrepentimiento del joven descarriado”, recuerda Edelman.

Con esta novela, el niño se ubicó cómodo en el cuadrilátero excelso de la literatura neuquina.


Comentarios