La cerveza artesanal de Bariloche también está en jaque por el cepo a las importaciones

Las fábricas locales necesitan de levaduras y lúpulo que se producen fuera del país.





La limitación para el acceso a los dólares de importación también encendió las alarmas en el sector cervecero artesanal de Bariloche, al igual que los chocolateros.

Uno de los propietarios de la firma Berlina, Guido Ferrari, dijo que que una de las alternativas al lúpulo importado es el que se produce en El Bolsón, pero en el mercado de las artesanales la calidad cuenta y los sabores también. “Cada cerveza tiene su receta y no da lo mismo cualquier lúpulo. Al que usa una variedad importada no le va a dar lo mismo cualquier otra”, señaló.

Lo mismo ocurre con las levaduras. Existe una fuente de provisión en el laboratorio del Ipatec, en Bariloche, pero es muy específica, y una buena parte de las cervezas se elaboran aún con levaduras secas importadas.

La mayoría de los cerveceros locales se abastecen en una importadora de lúpulos que ya les comunicó la restricción que se avecina. Les advirtió que las medidas adoptadas el lunes por el gobierno nacional les imponen los obstáculos más serios desde que se dedican a la importación del insumo cervecero, hace seis años.

Aclararon a sus clientes que el problema “no es de índole aduanero, sino de restricciones para acceder al mercado libre de cambios, para poder girar fondos y pagar la mercadería en el exterior”.

La importadora pidió a la Cámara de Cerveceros Artesanales de la Argentina que inicie gestiones ante el ministerio de Producción en busca de una solución “por todos los medios posibles”, a fin de “llevar tranquilidad a sus clientes”.

Les sugirió también a las microcerverías de todo el país, incluidas las de Bariloche, que realicen “precompras de lúpulo por plazos más largos de los habituales”.


Comentarios

Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
La cerveza artesanal de Bariloche también está en jaque por el cepo a las importaciones