La visita presidencial que originó un negocio rentable en Neuquén

En 1913 el expresidente Roosevelt, estuvo en Neuquén. En autos oficiales fue llevado a Bariloche. Un chofer descubrió la ruta y creó el servicio de transporte de pasajeros y correo.





En una visita presidencial internacional, dos antiguos pobladores de la ciudad de Neuquén descubrieron un negocio por demás rentable. Todo empezó en 1912, cuando el gobernador Eduardo Elordi creó un servicio oficial de autos con los que las autoridades recorrían periódicamente el interior del Territorio del Neuquén.

Hasta allí, esta iniciativa no había despertado mayores intereses en quienes buscaban una oportunidad económica para crecer en una tierra donde todo estaba por hacerse.

Pero al año siguiente, la visita oficial del expresidente de Estados Unidos, Teodoro Roosevelt a estás inhóspitas tierras dejó pensando a uno de los vecinos de Neuquén, don Amaranto Suárez. En 1913, Suárez se desempeñaba como chofer del servicio oficial de transporte para la gobernador. Roosevelt, como parte de las actividades protocolares, fue conducido por él desde la capital de Neuquén hasta San Carlos de Bariloche y allí fue que el avispado neuquino vio una posibilidad y una ganancia.

Fue entonces que Suárez se asoció con Jarred Jones, un inmigrante tejano que vivía en Bariloche para consolidad esa ruta para el transporte de personas y correo.

Las crónicas históricas que se guardan en el museo Paraje Confluencia, refieren que Amaranto Suárez se encargó de realizar todas las tareas administrativas para la creación de una empresa, mientras que su socio tuvo a su cargo la misión de traer a estos territorios los primeros autos Ford T. Llegaron en 1914.

Cuando todo ya estaba organizado, en octubre de 1915 Suárez y Jones fundaron la empresa de automóviles “La Veloz”, considerada el primer servicio privado que unió la ciudad capital con Bariloche.
Realizaban transporte de pasajeros y correspondencia, llegando tiempo después a ampliar sus rutas hacia San Martín de los Andes y Chile.

La sociedad Suarez-Jones funcionó hasta mayo de 1918, cuando la empresa quedo a cargo de Amaranto Suárez. Para 1921, el Estado cede el permiso de transporte de correspondencia en la ruta Neuquén-Bariloche a “La Veloz” reconociendo el servicio”.


Comentarios

Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
La visita presidencial que originó un negocio rentable en Neuquén