Preocupa el aumento de las fatalidades en los ríos y lagos de Neuquén

Las muertes por asfixia por inmersión ocurrieron en las zonas no habilitadas, las cuales informaron donde están. Expusieron la situación en los balnearios de la ciudad y dieron algunas recomendaciones para la población.





En la provincia de Neuquén se registraron tres muertes por ahogamiento en los pocos días que transcurrieron de este 2023, en la región el numero asciende a siete. Son distintas las razones de los hechos, pero todas tienen el denominador común que sucedieron en zonas no habilitadas para bañarse.

Los tres casos en la provincia fueron en el río Limay, otro en el río Neuquén, y el tercero en el lago Moquehue. El subsecretario de Defensa Civil y Protección ciudadana, Martín Giusti, contó que generalmente la asfixia por inmersión ocurre por desconocimiento del lugar, por bañarse en zonas no habilitadas y sin guardavidas, y por no saber nadar.

En la ciudad de Neuquén no se han registrado ahogamientos, por lo menos en los casi 14 kilómetros del río Limay que cubiertos por guardavidas. Pero sí se registró una gran cantidad de rescates y asistencias.

En la ciudad de Neuquén no se registraron ahogamientos, por lo menos en los casi 14 kilómetros del río Limay que están cubiertos por guardavidas. Pero sí se registró una gran cantidad de rescates y asistencias.

En las dos primeras semanas del año se realizaron más de 150 rescates. Responden al pedido de auxilio porque se está en situación de ahogamiento. Willy Castro es guardavidas en el balneario Sandra Canale y contó que han llegado a tener nueve rescates por día. “Hay mucha imprudencia de la gente que se acerca al río y el 80% de las personas que rescatamos son niños”, especificó.

Uno de los ejemplos más recurrentes es el de los chicos que se tiran del puente que une el balneario Canal Grande con la Isla 132, el Paseo de la Costa. “Son niños que tienen entre 12 y 17 años, les llamamos la atención pero no hacen caso ni a la policía”, relató el guardavida.

La mayoría de los guardavidas coinciden en que los niños son las víctimas más frecuentes producto de las distracciones. “Pedimos a los padres que tomen cartas en el asunto con los niños y jóvenes para que paren con esa actividad, hay que tenerle respeto al río”, solicitó Castro.

Contó que muchas veces los ahogamientos o rescates resultan por no saber nadar, tanto niños como adultos, y que la confianza juega una mala pasada. “Piensan que el río que está bajo y en realidad tiene diferentes profundidades con pozos de hasta cuatro metros”, mencionó.

Otra de las causas de los rescates son lo que Willy denominó como “shock térmico”. “Este río es muy frío y si nosotros venimos con una temperatura en el cuerpo muy elevada e ingresamos al agua, eso nos puede dar una hidrocución, un shock térmico”, explicó.

Gabriel Rambado, el director de Seguridad Balnearia de la municipalidad de Neuquén contó que se realizaron 363 asistencias en estas dos semanas de enero. “Es a lo que llamamos escoltar”, mencionó. “Se trata del grupo que intenta cruzar el río, la mitad se arrepiente y quiere volver, entonces los acompañamos y le avisamos que es peligroso”, detalló.

144 guardavidas trabajan en la costa del Limay. Foto: Florencia Salto.

Cómo trabajan los guardavidas en lagos y ríos de Neuquén  

Hay 144 guardavidas en la costa del Limay que van rotando cada semana. La zona está controlada por el área de náutica, que utiliza cuatro motos de agua de alta cilindrada y dos semirrígidos. “Con eso patrullamos todos los kilómetros del Limay”, contó Rambado.   

Willy Castro agregó que también hay un cuatriciclo que va por tierra y que los guardavidas además se encargan de lo que sucede en la costa, y no solo en el río. Hay heridos por cortes, asistencias a gente que se queda sin aire y hasta algunas personas que sufren preinfartos, y en conjunto con el personal de Salud actúan rápidamente.  

En el balneario Sandra Canale las zonas más peligrosas son entre Isla Verde y calle Gatica, y además hay que tener cuidado con los pozones.  

Luego, como informó Rambado, las zonas no habilitadas van desde calle Anaya hasta Saavedra, donde concurre mucha gente y no hay guardavidas. Y luego pasando Linares, es decir, después de la mutual BPN hacia el mirador.

“Esta última es la zona que más hacemos hincapié y más patrullamos porque es más largo que el anterior, que no deja de ser peligroso, profundo y correntoso”, contó el director de Seguridad Balnearia.  

Rambado aclaró que el Río Neuquén no está habilitado para bañarse, ya que no hay balnearios ni infraestructura.  

Algunas recomendaciones a la hora de ir a los ríos o lagos

El secretario de Defensa Civil y Protección Ciudadana, Martín Giusti, y el guardavidas Willy Castro, dieron algunas recomendaciones. Primero que nada, bañarse en espejos de agua habilitados, respetar los ríos caudalosos y no confiarse de la profundidad.  

Respetar los avisos que se encuentran en las zonas costeras es de suma importancia, al igual que las indicaciones del personal.   

En los lagos no permanecer en acantilados y no usar de sombra las salientes de los mismos. Así también tener cuidado al ingresar cuando el agua es muy fría, para no tener un shock térmico.  

Recomiendan no ingresar al agua si se ingirió alcohol y tampoco hacerlo durante la noche.  

Indispensable permanecer siempre cerca de los menores de edad, tener precaución y no perderlos de vista.  

Por último, pero no menos importante, estar siempre hidratado ante las altas temperaturas y utilizar cremas que disminuyan la recepción de los rayos solares. 


Comentarios

Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
Preocupa el aumento de las fatalidades en los ríos y lagos de Neuquén