Sol de Mayo, con los pies sobre la tierra y el ánimo por las nubes

El equipo de Viedma no bajó su rendimiento de la temporada pasada. Arrancó el nuevo torneo jugando el mismo fútbol y es el único que ganó de visitante en la zona 2. Juan Elordi, uno de los históricos del equipo y autor del primer gol el domingo pasado, dialogó con ‘‘Río Negro’’ en la vuelta al trabajo.



Foto: Pablo Leguizamón

El presente de Sol de Mayo se ve reflejado en el primer entrenamiento que tuvo esta semana, luego de quedar puntero en la zona B con siete unidades junto a Huracán de Las Heras y Deportivo Maipú, aunque con mejor diferencia de gol y un partido menos.

Ayer hubo trabajos regenerativos y luego con pelota pensando en lo que será el duelo como local frente a Camioneros el próximo domingo. El plantel estuvo distendido y no es para menos con este prometedor arranque que hace ilusionar a cualquiera. Pero el certamen es largo, son 30 fechas y el Albiceleste mantiene los pies sobre la tierra.

El lateral Juan Manuel Elordi termina de elongar y se sienta a dialogar con ‘‘Río Negro’’. Como a la gran mayoría, le sorprendió este arranque y afirma que no se imaginaba estar “tan arriba pero la confianza siempre está”. En la victoria como visitante en la última fecha ante Círculo Deportivo por 2 a 0, el lateral izquierdo abrió el marcador para destrabar el cero en Otamendi. ‘‘Tengo esa suerte que en el área me queda una de vez en cuando, sirvió para arrancar ganando el partido y logramos soltarnos”.

Sol atraviesa un gran momento, con un plantel más corto y con menos presupuesto que los favoritos de esta zona. “Más allá de que cambiaron un par de nombres, la base quedó y el juego es lo que venimos manteniendo. Sabemos a lo que jugamos y lo que podemos dar”, afirma Elordi. Mientras se cambia el calzado, agrega que “sabemos que el nivel nos da para pelear arriba, lo demostramos en el torneo pasado y ahora lo tenemos que revalidar”.

Esa confianza se siente en el grupo y también la armonía que prevalece. Pero tienen en claro que no hay que confiarse “los pies sobre la tierra y hay que seguir trabajando” asegura uno de los jugadores con mayor regularidad en el equipo viedmense.

Además de las actuaciones fuera de casa, también es llamativo que todos los goles que convirtió Sol de Mayo fueron durante la última mitad del partido. Para el jugador es una cuestión fortuita. ”Nos pasó en estos partidos que anotamos en el segundo tiempo, pero es una circunstancia que se da porque las chances también las generamos en el primer tiempo”. Sobre esa situación agrega que “una vez que hacemos el primer gol, agarramos confianza con el arco y metemos un par de goles en pocos minutos”.

El camino de Sol es largo y aún falta mucho por delante. Este domingo recibirá a Camioneros, un duro rival que buscará hacer negocio en la capital rionegrina. “Es un equipo que sabe de la categoría y nosotros como local vamos a tener la obligación de buscar los tres puntos”, sostiene Elordi mientras se marcha tras el primer entrenamiento de la semana.


Comentarios


Sol de Mayo, con los pies sobre la tierra y el ánimo por las nubes