“¿Son tan diferentes?”



Se acercan las elecciones provinciales en Río Negro y muchos comenzamos a pensar en nuestro voto porque, aunque nos equivoquemos, siempre votamos con la esperanza de que hagan lo que dicen que van a hacer. Eso no nos exculpa, pero tampoco nos pueden endilgar que nos beneficiamos cada vez que nos engañan, porque justamente es todo lo contrario: el ciudadano de a pie es el que paga los platos rotos de sus propias equivocaciones. Cuando uno escucha los discursos y propuestas de cada candidato se pregunta: son tan diferentes? Analicemos a los gobernadores propuestos. Por un lado, el senador Miguel Pichetto, quien por primera vez ocuparía un cargo ejecutivo, proviene del menemismo más puro y pasó por el duhaldismo y el kirchnerismo. No se puede negar que ha traído obras y dinero a Bariloche, obras que si bien tienen “costos muy altos para el Estado” –que pagó por una rotonda como la del Ñireco ocho millones de pesos y 1.800.000 la fuente de agua... eso lo pagó el municipio: una fuente de agua salió lo mismo que dos casas de 80 m²– están y se pueden ver y tocar. El senador tiene mucha facilidad para establecer lazos y reunirse asiduamente con los empresarios de Bariloche y apoya a la intendenta Martini. Sus seguidores, como el Dr. Ramón Chiocconi y el sindicalista Walter Cortés, de Empleados de Comercio, a todas luces están entre los mejores referentes que puede exponer en ese espacio político. Se puede decir que también invita a participar a Anahí Tappatá, una prestigiosa economista de la Fundación Mediterránea que acompaña la gestión de Martín Soria en General Roca (Fundación Mediterránea se fundó el 13 de agosto de 1977 con la anuencia de 33 empresarios cordobeses y su mentor, el Dr. Domingo Felipe Cavallo. Se destacan sus trabajos para asesorar durante la dictadura al Dr. José Alfredo Martínez de Hoz y en democracia al Dr. Menem). Hoy estamos a la espera de la propuesta de gobierno del senador Pichetto, que seguramente esbozará en algún momento de la campaña. Otro candidato con posibilidades es Alberto Weretilneck, quien proviene del Frente Grande y ha tenido dos períodos como intendente de Cipolletti y uno como gobernador, cuando el triste episodio del electo Carlos Soria nos pegó a todos los rionegrinos. Apoya en Bariloche al Ing. Gustavo Gennuso para candidato a intendente. El gobernador ha ocupado puestos ejecutivos durante los últimos 12 años; fue cuestionado desde su reemplazo de Carlos Soria por muchos diputados del FpV y por el mismo senador Pichetto y sin embargo tejió alianzas dentro del mismo PJ que le permitieron sobrevivir a los embates de quienes decían que ocupaba un lugar no merecido. El gobernador Weretilneck respetó a los funcionarios del Dr. Soria, como su fallecido vicegobernador Carlos Peralta y tantos otros, y lo ha hecho desde una estrategia política que parece entender que si el mensaje de las urnas de hace cuatro años quería un gobernador como Soria, él tenía que reforzar su espacio con quienes lo acompañaban y aparentemente así lo ha hecho. Este gobernador se jacta de ser el único que en un solo período de gobierno ha estado en los más de 440 parajes y ciudades que componen nuestra provincia, de tener una administración confiable y pagar a los docentes y empleados públicos como hace más de 20 años no se hacía, con una puntualidad que ha anulado la justa protesta de los trabajadores que casi siempre terminaban cobrando a mitad de mes. Nuestra ciudad ha recibido la visita de Weretilneck de forma asidua durante estos cuatro años, se lo ha podido ver en los barrios de casi toda la ciudad y gestionando diferentes obras. También ha tenido algunas diferencias con el Ejecutivo municipal, pero en momentos delicados como la erupción del volcán Calbuco se lo ha visto arremangarse y trabajar con el municipio para solucionar los problemas –nobleza obliga, también se lo ha visto en el mismo sentido al senador–. En realidad, la impronta de uno como la de otro candidato parecen diferenciarse mucho, tanto en experiencia ejecutiva como en sus acompañamientos de gestión. Entre estos dos candidatos se encuentra el próximo gobernador de Río Negro. Ahora somos nosotros, el soberano, quienes con nuestro voto debemos avalar a uno u otro. Quiera la oportunidad que nos equivoquemos lo menos posible o que de una vez por todas acertemos y podamos elegir un gobernador que acompañe a Bariloche y reconozca la deuda histórica que los gobiernos provinciales tienen para con nuestra ciudad. Bariloche necesita trabajar fuertemente con el próximo gobierno provincial y romper de una vez por todas con esa lógica de que desde Viedma nos dicen qué hacer o desde aquí hacemos lo que queremos. Debemos trabajar juntos y elegir al candidato que nos dé las mayores garantías de poder hacerlo. Jorge L. Fernández Avello, DNI 12.862.056 Bariloche

Jorge L. Fernández Avello, DNI 12.862.056 Bariloche


Temas

Bariloche

Comentarios


“¿Son tan diferentes?”