Tenis dorado, como en Río 2007



#

AP

Cuando por aquí el reloj estaba cerca de las 11 de la noche el último revés estadounidense fue a dormir a la red y la dupla Florencia Molinero-María Irigoyen se transformó en otra gran novedad para la delegación argentina al sumar la octava medalla dorada en los Juegos Panamericanos de Guadalajara. “Estamos súper emocionadas. Estaba muy triste por no haber ganado el bronce en singles, pero este logro en dobles es inolvidable”, dijo Molinero antes de escalar al podio tras vencer a la dupla americana Christina Mchale-Irina Falconi por un cerrado 6-4, 2-6 y 10-6. Florencia logró su revancha personal porque antes había perdido la chance de conseguir la medalla de bronce en el torneo individual al caer con la estadounidense Christina McHale, por 6-1 y 6-1 en apenas 64 minutos. Así, Molinero e Irigoyen aportaron al medallero nacional (8 oros, 5 platas y 11 bronces) y concretaron el ‘bi’ en el dobles femenino, ya que Jorgelina Cravero y Betina Jozami se habían consagrado en Río de Janeiro 2007.

Irigoyen-Molinero y la octava medalla de oro.


Comentarios


Tenis dorado, como en Río 2007