Toledo sube la apuesta y llama a no votar en Perú

El candidato opositor llamó a los peruanos a abstenerse en la votación si ésta se produce el 28 de este mes, como ayer ratificaron el organismo electoral y el gobierno de Fujimori. De no variar el panorama, el presidente obtendría la re -reelección, ya que Toledo no se presentaría en esta segunda vuelta. La medida de la oposición generó una crisis política en el país andino, que podría paralizar el funcionamiento del Estado y afectar seriamente a la recuperación económica.

Lima (Télam-SNI).- El candidato opositor Alejandro Toledo convocó ayer a los peruanos a no votar en las segunda vuelta de las elecciones del 28 de mayo y afirmó que si el presidente Alberto Fujimori es reelecto su gobierno será "ilegítimo".

"Vamos a iniciar una campaña pública para lograr que los peruanos se ausenten en las votaciones del día 28", anunció Toledo a la prensa extranjera en Lima.

Toledo renunció ayer a participar del ballotage del domingo 28 del mayo, al denunciar que el presidente-candidato Fujimori "realizará un segundo fraude" en esa compulsa electoral.

El economista, del opositor partido "Perú Posible", pidió que los comicios se aplacen hasta el 18 de junio, pero la fecha inicial fue ratificada por el Jurado Nacional de Elecciones (JNE).

"Si el presidente de esta dictadura es elegido, se dará lugar a un gobierno ilegítimo y fuente permanente de inestabilidad política", opinó Toledo.

Dijo que quería participar en la segunda vuelta, "pero no el 28 de mayo", porque aseguró que no hay tiempo suficiente para corregir las irregularidades que persisten desde la primera ronda de las elecciones del 9 de abril.

De acuerdo con el criterio de las misiones internacionales de observación electoral, los comicios de abril no cumplieron los requisitos mínimos para ser considerados limpios, justos y democráticos.

El opositor anunció emprenderá movilizaciones en todas las regiones de Perú "contra la dictadura de Fujimori". La campaña comenzó anoche con una concentración en Lima y continuará en otras ciudades, inclusive el 28 de mayo, "hasta que logremos unas elecciones limpias".

Para que se realicen unas elecciones limpias, según dijo, tienen que cumplirse tres condiciones mínimas: que sean designados nuevos miembros de las mesas de votación, que el programa de cómputo de los votos sea sometido a una auditoría efectiva y que la televisión de informe de forma equitativa de las actividades de los candidatos.

En tanto, el presidente peruano reiteró que la fecha electoral es inamovible.

Los acontecimientos de ayer en la noche agudizaron la polarización entre la alianza oficialista Perú 2000 y el movimiento opositor Perú Posible.

Por su parte, el candidato a primer vicepresidente por la alianza oficialista Perú 2000, Francisco Tudela, consideró que el virtual retiro de Toledo del proceso electoral no derivará en un aislamiento del país.

"Si hay retirada, tengo entendido que, de acuerdo a ley, el proceso continúa". Según Tudela, ex canciller, "las relaciones internacionales se basan en una compleja red de factores, por lo que la situación política por sí sola no es determinante para que los diversos países fijen sus posiciones". Un ex presidente del Consejo de Ministros de Fujimori, Javier Valle Riestra, también experto en política exterior, mencionó posibles "pronunciamientos internacionales, retiros de embajadores o bloqueos económicos efímeros o permanentes" en caso de que el gobierno sea ilegítimo y no se realice el ballotage.

Este es uno de los puntos más polémicos sobre la crisis causada por la decisión de Toledo y la exposición de Fujimori ante las irregularidades electorales. "Las dudas sobre el proceso eleccionario se alargan y la recuperación económica se postergaría hasta el 2001", pronosticó el analista Elmer Cuba, de la privada Macroconsult. Cuba advirtió que con la actual situación "el sentimiento de los inversores se ha exacerbado" y el clima sólo podrá despejarse cuando la crisis se supere políticamente".

El vacío legal deja una crisis política

Lima.- El Defensor del Pueblo de Perú, Jorge Santistevan, afirmó ayer que la retirada del candidato opositor Alejandro Toledo de la segunda vuelta electoral por la presidencia del país plantea "una crisis fundamentalmente política".

Santistevan comentó que la retirada de una candidatura presidencial no está prevista en la ley electoral y consideró que no se puede aplicar para resolver este caso el precedente de las elecciones de 1985, cuando el candidato izquierdista Alfonso Barrantes declinó participar en una segunda vuelta electoral con el centroizquierdista Alan García.

Santistevan opinó que ante la anunciada ausencia de Toledo, Fujimori no podría ser proclamado ganador de la segunda vuelta porque "no se ha cumplido con el requisito del artículo 111 de la Constitución, que es haber obtenido la mitad más uno de los votos y de hecho la elección está convocada". "La retirada no está prevista y es posible que el Jurado Nacional de Elecciones no la admita, con lo que se va a la elección con dos candidatos supuestos, donde el ciudadano no tendría por quién optar", dijo.


Comentarios


Toledo sube la apuesta y llama a no votar en Perú