Tomaron un rehén para exigir el traslado a Roca

Son internos que hasta el martes estuvieron alojados en el Penal 1 de Viedma. Interceptaron a un joven penitenciario y lo amenazaron con una faca.

VIEDMA (AV).- Con la toma de un rehén, cuatro internos del Penal Nº 1 de Viedma lograron el traslado forzado a Roca. Si bien no se dio ninguna información oficial, a pesar de las consultas de este diario, se pudo establecer que cuatro hombres que cumplen condenas graves lograron dejar el penal viedmense para ser derivados a otro del Alto Valle. Según se supo uno de ellos, de apellido Sayes, tenía autorización judicial para ello por haber sido padre recientemente pero por razones burocráticas se retrasó esta disposición. Pasadas las 20 del martes junto con otros tres internos, Sayes habría tomado de rehén a un joven ingresado hace unos meses tras aprobar el curso de auxiliar penitenciario. Para ello habrían utilizado una faca. De acuerdo a trascendidos, lo obligó a llegar hasta uno de los móviles y allí exigir el traslado. El director del Penal, Horacio Vecchio, habría logrado que los internos entreguen los elementos punzantes, liberen al rehén y aguarden una comunicación con los jueces de las Cámaras que dictaron las respectivas sentencias que cumplen los internos. La autorización judicial permitió la partida del móvil con chofer y custodias hacia Roca. El egreso de los auxiliares penitenciarios del curso ofrecido por la Secretaría de Seguridad y la ubicación de casi un centenar de ellos en el Penal habría generado que un importante porcentaje de los uniformados que prestaban allí servicios solicitaran el pase a distintas dependencias policiales. Cabe recordar que hasta la capacitación e ingreso de los penitenciarios la prestación de custodia y traslado de internos la cumplían efectivos de la policía. La disminución de este personal uniformado con experiencia habría provocado cierta inseguridad en el manejo de los internos. La teoría es una cosa pero abrir bruscamente la puerta de la práctica en este tipo de servicios no es fácil para nadie. Menos para quienes deben tratar con personas en situación de encierro. A esta dificultad, al Penal 1 se le suma un mal que arrastra desde sus inicios: la falta de recursos.


Comentarios


Tomaron un rehén para exigir el traslado a Roca