Tras motín y fugas, la defensora vuelve a las cárceles

El organismo hizo un relevamiento de los penales en mayo. Se inspeccionará nuevamente las unidades.



#

El domingo en el penal 3 internos reclamaron por sus condiciones de alojamiento. Foto: A. Bartoliche

CRISIS PENITENCIARIA

El intento de motín de Bariloche con la toma de rehén de un guardiacárcel para expresar una serie de reclamos culminó con una semana compleja en las cárceles rionegrinas y por eso la defensoría del Pueblo anunció que volverá a inspeccionar las unidades para ampliar el panorama de la situación actual de los penales.

La defensora Nadina Díaz presentó en mayo a la secretaría de Seguridad detallando una serie de falencias en cuanto a equipamiento, capacitación del personal y de funcionamiento. Y ahora tras los hechos reciente anunció que instruyó a su equipo a inspeccionar todas las unidades carcelarias.

El objetivo es “evaluar el estado actual y así elaborar un diagnóstico sobre la evolución de esta sensible temática”.

Internos del pabellón 2 del penal 3 de Bariloche reclamaron el domingo por presuntos malos tratos a las visitas y malas condiciones de alojamiento.

La situación crítica del penal local motivó a la Justicia a intervenir y pedir mejoras edilicias hasta tanto se construya el nuevo establecimiento anunciado por el gobierno provincial.

También el gremio ATE se expresó respecto de la situación carcelaria destacando la tarea que “cumplen todos los agentes penitenciarios a pesar de sus pésimas condiciones laborales y bajos salarios”.

El sindicato de los trabajadores estatales denunció malas condiciones laborales en los penales de la provincia donde “no se cumplen las normas mínimas de seguridad e higiene exigidas por las normas vigentes” y agrega que las condiciones edilicias “son pésimas y en algunos casos ni siquiera existen baños para el uso del personal civil penitenciario ni agua potable”.

Agregó en un comunicado de prensa que no se entregaron suficientes chalecos antipunzantes reclamados 2 años atrás, tampoco son suficientes los aparatos de comunicación, ni se incorporaron reflectores nocturnos, “pese a que esa necesidad se manifestó hace meses” y tampoco no se instalaron cámaras de seguridad en el perímetro de los penales.

Rodolfo Aguiar, secretario general de ATE dijo que los trabajadores penitenciarios “realizan diariamente una tarea de extrema complejidad y exponen su integridad física y psíquica, a pesar de no ser reconocidos en sus condiciones y salarios”.

DeBariloche


Temas

Bariloche

Comentarios


Tras motín y fugas, la defensora vuelve a las cárceles