Avanza juicio por tierras en una zona caliente de Vaca Muerta

La fiscalía puso en duda la pertenencia mapuche que se autoatribuye la comunidad. La defensa aduce que son habitantes ancestrales de esos terrenos.



#

Algunos de los acusados en los pasillos del edificio de Tribunales de la calle Yrigoyen.(Foto: Mauro Pérez.- )

Una disputa por terrenos estratégicos de Vaca Muerta llegó ayer ante la justicia con la formulación de cargos contra 21 personas que se presentaron como miembros de una comunidad mapuche, quienes reclaman derechos ancestrales sobre las tierras y a quienes acusaron por el delito de usurpación. Los culpan por ocupar desde el pasado 18 de mayo una serie de lotes a orillas de la ruta 7 en la zona de Tratayen, ubicada entre Añelo y San Patricio del Chañar.

Se trata de un sitio de grandes intereses económicos, porque si bien allí no hay extracción de hidrocarburos, los caños petroleros que lo atraviesan de punta a punta, rompen con el esquema del paisaje productivo. Además en la misma zona existen bombas que extraen agua desde el río Neuquén para la producción de fruta y para la hidrofractura –ver aparte–.

La audiencia de ayer fue una formulación de cargos que se realizó en la pequeña sala de audiencias número 8 de Yrigoyen al 179. El pequeño recinto estuvo desbordado, no cabía ni un alfiler y allí acusaron a los 21 pobladores, quienes en su mayoría debieron permanecer durante 45 minutos de pie, mientras el fiscal Marcelo Silva los responsabilizaba de haber ingresado ilegítimamente en los lotes ubicados sobre la ruta 7 entre los kilómetros 75 y 83 en horas de la madrugada del 18 de mayo.

El planteo del fiscal sostiene que dichas tierras son propiedad de Rodolfo Formaro, los hermanos Roberto, Silvio y Luciano Ferracioli (el segundo es un exministro de Economía de la provincia), Liliana Paredes, Félix Galván y Pablo Varones, quien le alquila hectáreas a Galván. Afirmó que el grupo de 21 personas ingresó, previo a forzar candados y cadenas, para ocupar el lugar hasta la fecha.

Pero la formulación de cargos tuvo momentos de polémica ya que el defensor oficial de los imputados, Fernando Diez, enfatizó que sus defendidos, a pesar no tener la personería jurídica como comunidad mapuche, sí pueden acreditarse como tales y que están amparados por la Constitución. Aseguró que ellos ocupan los terrenos en disputa con anterioridad, al menos desde la década de 1940.

Diez indicó que el trasfondo de la discusión tiene “otros ribetes, otros intereses” y giró la discusión hacia otro terreno donde puso en duda a los “supuestos propietarios”. Puntualmente interrogó a la fiscalía por la sociedad integrada por Formaro y Ferracioli y enfatizó que uno de los integrantes es el exministro de Economía de la provincia.

“Si la defensa entiende que se obtuvo de manera irregular la tierra, esta fiscalía con todo gusto recibirá las denuncias”.

Pablo Vignaroli es el fiscal jefe que cuestionó el argumento de la defensa.

Datos

“Si la defensa entiende que se obtuvo de manera irregular la tierra, esta fiscalía con todo gusto recibirá las denuncias”.

Tratayén desde hace siglos es territorio estratégico. En la época de fortines el agua formaba una garganta que no permitía que nadie pase sin ser visto. En el siglo XXI nuevas obras de riego en esos cauces, permitieron que varias hectáreas sean productivas. Hoy, la comunidad que se denomina Fvta Trayen ocupó un campo y los productores de frutales, bodegas y feedlot temen por sus inversiones.

En la última semana 5 consorcios de riego de Chañar, Chañar Tercera Etapa, Añelo, Añelo 2020 y Tratayén presentaron una nota ante el Ministerio Público Fiscal y el Poder Ejecutivo provincial para manifestar su preocupación y “requerir medidas inmediatas contra las usurpaciones de predios privados por supuestas comunidades indígenas”, dice el escrito.

El 18 de mayo, Diego Rosales y Martín Mardones se presentaron en el campo de Galván y comenzó lo que llamaron su “reafirmación territorial”, con el apoyo de la Confederación Mapuche. Se apostaron en una chacra y aseguraron “vinimos a vivir acá mucho antes de que esta nueva conquista de las petroleras llegara”.

Los productores, en las notas presentadas ante el Gobernador y el Fiscal general, explicaron que esta situación lleva inseguridad jurídica, desalienta las inversiones y pone en riesgo 6.000 puestos de empleo. Según destacaron, tienen comprometida las bocatomas con las que se riegan 800 hectáreas. “Tratamos de buscar soluciones pero es difícil. Son crianceros y los usan. Ahí está el acceso a Sierras Blancas y Loma Campana, dos de los yacimientos que van a recibir inversiones petroleras, y en la chacra que se tomó está el bombeo para eso”, dijo Pablo Cervi, empresario que tiene un feedlot en la zona.

Los productores subrayan que hay personas, animales y plantas que dependen del riego. Por otra parte, las tareas culturales están atrasadas y queda poco tiempo para la defensa de heladas. Resaltan que no pueden entrar porque reina una violencia grande.

“Hay denuncias penales y civiles y sospechas. Aparecen actores, que nada tienen que ver ahí. Es una chacra estratégica para el manejo del agua, porque se encuentran los bombeos de YPF hacia Loma Campana y las bocatomas del canal de Tratayén”, dijo Pablo Veronés, de La Deliciosa empresa inquilina de las tierras. Agregó que pusieron frutales con certificado orgánico que deben atender y está en riesgo una inversión de mucho dinero.

“Van donde hay recursos petroleros o agua, y eso empaña el pedido originario. No es una persona, somos muchos, y son 800 hectáreas”,

dijo Pablo Cervi, empresario de feedlot.

En números

Datos

“Van donde hay recursos petroleros o agua, y eso empaña el pedido originario. No es una persona, somos muchos, y son 800 hectáreas”,
6.000
son los puestos de trabajo que según los consorcios de riego están peligro porque el bloqueo desalienta las inversiones.
80
hectáreas de la chacra en litigio están plantadas con fruticultura. Posee certificación orgánica.

Comentarios


Avanza juicio por tierras en una zona caliente de Vaca Muerta