Tsipras impone “corralito” y Europa teme contagio

Reunión de urgencia de autoridades dela Eurozona.



#

Los griegos salieron en masa a retirar dinero de los cajeros.

ATENAS.- Los bancos griegos permanecerán cerrados a partir de hoy y se impondrán controles de capital en Grecia, anunció ayer el primer ministro Alexis Tsipras en un mensaje televisado al pueblo griego.

La imposición de un “corralito” como se aplicó en Argentina tras el default de diciembre del 2001 permitiría a los griegos sacar sólo 60 euros por día. Además los bancos estarán cerrados hasta el 6 de julio.

Tsipras indicó que el banco central griego recomendó las medidas después de que el BCE decidiera congelar sus créditos de emergencia para los bancos griegos.

Si finalmente Atenas entra en default, como parecería que va a suceder, el impacto sobre la economía mundial sería impredecible. Hoy se sabrá el nivel de ansiedad que afecta a las bolsas mundiales cuando abran y muestren su tendencia. Lo que resta saber es si las medidas tomadas tienen consecuencias sólo en Europa o a nivel mundial.

El presidente estadounidense, Barack Obama, y la canciller alemana, Angela Merkel, hablaron ayer por teléfono sobre la crisis en Grecia y expresaron su preocupación por la situación en el país heleno. Merkel y el presidente francés François Hollande llamaron a una reunión de emergencia para tratar la crisis. “La decepción es muy grande”, dijo el ministro de Finanzas alemán Wolfgang Schäuble, quien subrayó sin embargo que Grecia sigue siendo miembro de la Eurozona y parte de la UE.

Mientras las filas en los cajeros de los bancos son cada vez más largas, Tsipras pidió a los griegos ser pacientes y les aseguró tras un consejo de ministros de emergencia que los depósitos en los bancos están “completamente seguros” y afirmó que salarios y pensiones están “garantizados”. “En estas horas críticas, debemos recordar que a lo único que hay que temer es al miedo en sí mismo”, añadió. Además, Grecia pedirá nuevamente una prórroga de corto plazo del rescate más allá del 30 de junio, cuando vence.

“Las recientes decisiones del Eurogrupo y el BCE sólo tienen un objetivo: intentar reprimir la voluntad del pueblo griego”, dijo el primer ministro sobre la decisión de los ministros de Finanzas de la Eurozona del sábado de rechazar el pedido de Grecia de extender el rescate hasta julio. “No triunfarán. Sucederá lo exactamente opuesto: el pueblo griego se mantendrá firme con una tenacidad aún mayor”, añadió el primer ministro griego.

“La dignidad del pueblo griego frente al chantaje y la injusticia enviará un mensaje de esperanza y orgullo a toda Europa”, aseguró.

Poco antes del anuncio de Tsipras, el presidente de la junta directiva del Banco del Pireo, Anthimos Thomapoulos, había señalado a periodistas en Atenas que el gobierno griego había prohibido a los bancos del país abrir sus puertas hoy con el fin evitar un colapso financiero después de que el BCE decidiera congelar sus créditos de emergencia para los bancos griegos.

Los bancos griegos dependen desde hace meses de los créditos de emergencia, los llamados ELA (Emergency Liquidity Assistance), que son otorgados por el banco central griego, pero necesitan la venia del BCE, que puede frenarlos con una mayoría de dos tercios. Y en la institución bancaria europea crece la resistencia a otorgar más líneas de créditos de emergencia.

El diario griego “Kathemerini” había adelantado que los bancos reabrirán como temprano el 6 de julio, es decir un día después del referéndum en el que los ciudadanos decidirán sobre el paquete de reformas y medidas de ahorro propuesto por los acreedores. (DPA/AFP)


Comentarios


Tsipras impone “corralito” y Europa teme contagio