Turquía sí que sabe de milagros

Empató en la última bola y lo ganó por penales.



El técnico turco Fatih Terim calificó como “algo único en la historia” el pasaporte a semifinales de la Eurocopa 2008 que su equipo conquistó al vencer en definición por penales a Croacia por 3-1, tras igualar agónicamente 1-1 en tiempo suplementario.

“Somos un equipo fuerte. Lo que pasó hoy (por ayer) es realmente algo único en la historia. Nos hemos convertido en uno de los países más importantes en el fútbol”, dijo el temperamental entrenador tras el “milagro de Viena”. “Esta victoria es muy importante para nosotros. Si nuestro pueblo está orgulloso de nosotros, nosotros también lo estamos de nuestro pueblo”, agregó Terim, cuyo equipo se medirá el martes en Basilea con Alemania, con un cupo en la final en disputa.

Turquía sacó de la galera un nuevo milagro al empatarle el partido a Croacia en el último segundo de la prórroga, y con el 1-1 estiró la definición al punto del penal, desde donde se impuso por 3-1. La noche de Viena tuvo dos héroes, Semih Senturk, autor del gol del agónico gol del empate, y el arquero Recber Rustu, que atajó el último penal ejecutado por Mladen Petric.

Turquía volvió a pegar el grito del final, igual que ante Suiza y República Checa. El partido, que se disputó en el estadio Ernst Happel ante 52.000 espectadores, ofreció en los tres minutos finales de la prórroga toda la emoción.

A los 129 minutos, el sustituto Ivan Klasnic, quien juega con un riñón transplantado, cabeceó al gol tras una salida en falso de Rustu y puso el 1-0 para Croacia, que parecía sentenciar la historia. Pero en la última pelota del cotejo, Semih sacó un zurdazo impresionante al ángulo y Turquía revivió. Luego, en la lotería de los penales surgió el nuevo milagro turco.


Comentarios


Turquía sí que sabe de milagros